El Nehir y sus dos toneladas de cocaína estarán en tierra firme en menos de un mes

El buque, atribuido a narcos gallegos, lleva desde 2021 semihundido en el puerto de Gijón ► Este lunes comenzaron a extraerle el combustible
El casco del Nehir, boca abajo, en el puerto de Gijón. SALVAMENTO MARÍTIMO
photo_camera El casco del Nehir, boca abajo, en el puerto de Gijón. SALVAMENTO MARÍTIMO

El Ministerio de Justicia ha consignado algo más de 641.000 euros para sufragar el coste de la maniobra de reflote del Nehir, el último gran narcobuque que pretendió alijar un gran cargamento de cocaína en las costas gallegas a principios de 2021. A ese elevado precio habrá que añadir más de 100.000 por el mantenimiento del mismo en las instalaciones en las que se halla desde entonces, en Asturias. Así, las malas artes de los narcos que hundieron su propio barco con la intención de borrar huellas le costará al Estado un mínimo de 776.000 euros.

De las cuatro toneladas que supuestamente llevaba el buque fueron recuperadas cerca de dos, y se piensa que en las bodegas del buque, actualmente en el puerto gijonés de El Musel, se conservan entre 1.500 y 2.000 kilos más. Tras dos años de estudios y resolución judicial mediante, Justicia ordena la ejecución de unos trabajos muy costosos debido al mal estado del pecio y al riesgo de contaminación ambiental, cada vez más presente ante el deterioro de un barco que echaron a pique deliberadamente los traficantes cuando se vieron descubiertos por las autoridades.

En estos momentos, la empresa adjudicataria de los trabajos, Gijonesa de Actividades Subacuáticas, ha iniciado la fase previa de los mismos, consistente en la recuperación del combustible que seguía en los tanques de la embarcación. A continuación se desarrollarán tareas más complicadas, muchas de ellas en superficie y otras debajo del mar, con la idea de sacar el barco del muelle y transportarlo a tierra para su inspección.

En febrero de 2021, este periódico contaba en exclusiva que el buque Nehir, interceptado por las fuerzas de seguridad y hundido por los narcos frente a las costas de Ribadeo, albergaba en su interior esas dos toneladas de cocaína, información de la que se hicieron eco posteriormente el resto de medios de comunicación. La Policía, la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera lograron incautar unas 1,8 toneladas antes de que el buque, de más de 50 metros, se escorase y acabase boca abajo. Los especialistas del Greco Galicia de la Brigada Central de Estupefacientes con base en Pontevedra sabían que la embarcación aún contenía al menos tanta droga como la que fue incautada, circunstancia que acabó siendo confesada por el capitán del barco, rescatado en su momento, miembro de una tripulación 'de paja' compuesta por ciudadanos georgianos y turcos al servicio de grandes capos y en alianza directa con narcotransportistas gallegos.

La historia de la singladura del Nehir guarda similitudes, por ejemplo, con la del narcosubmarino de Aldán: los narcos llegaron con la droga al lugar pactado para el trasvase, delante de las costas gallegas, pero las lanchas que debían salir a su encuentro no lo hicieron. Algunas fuentes lo achacaron al temporal y otras a posibles filtraciones sobre el control del barco que ya tenía la Policía. Lo cierto es que el Nehir continuó viaje hacia el Norte hasta que su capitán apostó por abrir las válvulas para intentar hundirlo.

Comentarios