Los feriantes mantienen su pulso al Concello y no celebran el mercadillo en Bos Aires

La Policía Local cortó la calle al tráfico como estaba previsto y los vendedores aprovecharon para instalar varias estructuras e impedir su reapertura durante toda la mañana ▶ Ese corte y sus protestas generaron grandes atascos
La avenida Bos Aires, vacía. RAFA FARIÑA
photo_camera La avenida Bos Aires, vacía. RAFA FARIÑA

Tal y como estaba previsto, ni un solo feriante puso sus productos a la venta este sábado en el emplazamiento elegido por el Concello para celebrar el mercadillo: la avenida de Bos Aires frente a la Praza de Abastos

Desde las siete de la mañana, la Policía Local desplegó el operativo de tráfico que estaba contemplado, cortando a la circulación el tramo afectado y dejando solo operativo un carril en dirección desde el puente de As Correntes hacia el de Santiago, y únicamente para residentes, usuarios del parking de la Praza, taxis y buses. 

Aún así, los vendedores ambulantes se mantuvieron firmes en su postura de no celebrar la feria. Lo que sí hicieron fue colocar algunas estructuras sin ningún artículo a la venta, solo para ocupar los carriles cortados e impedir que se reabrieran al tráfico hasta primera hora de la tarde, además de concentrarse con sus vehículos exhibiendo carteles para exigir que la feria regrese a la Alameda.

A partir de las 11.30 horas, los vendedores iniciaron una manifestación con sus furgonetas y coches para protestar a golpe de bocinazo. También llevaron a cabo otras fórmulas de protesta, como activar repetidamente los semáforos de varios pasos de peatones para obligar a parar el tráfico.

Todos estos cortes generaron importantes retenciones en los entornos de los puentes de Santiago, O Burgo y As Correntes, donde calles como la avenida de Bos Aires, la avenida Domingo Fontán y la avenida de Compostela en el tramo más próximo al Pabellón de Deportes estuvieron colapsadas durante parte de la mañana y el mediodía, con el consiguiente enfado de muchos conductores que se vieron atrapados en los embotellamientos, algo que provocó bastante crispación.

Asimismo, durante la mañana se produjo algún enfrentamiento verbal entre ciertos ambulantes y algún vendedor del Mercado de Abastos, aunque también hubo muestras de apoyo a los feriantes por parte de algunos ciudadanos que aplaudieron sus protestas.

En todo caso, la presidenta de la Asociación Galega de Ambulantes Autónomos, Margarita González Bértola, reiteró que la intención de los vendedores es mantenerse en su postura mientras el Concello de Pontevedra no ceda y permita que el mercadillo regrese a la Alameda o bien acepte las condiciones que ponen para celebrarlo en la avenida de Bos Aires solo temporalmente.

«Todavía estamos esperando a que la concejala nos llame para una reunión. Porque con nosotros no se reunió todavía y hasta que lo haga y lleguemos a un acuerdo, seguiremos sin montar la feria en la avenida de Bos Aires», indicó la portavoz.

Así las cosas, el conflicto por la ubicación del mercadillo de los sábados, que ya dura varios meses, continúa. Margarita González explicó también que los afectados ya han recogido unas 8.000 firmas de apoyo para reclamar que la feria vuelva a la Alameda.

Comentarios