sábado. 11.07.2020 |
El tiempo
sábado. 11.07.2020
El tiempo

La niebla frena la cita con las playas en el primer fin de semana de la fase 2

Niebla en A Lanzada. DAVID FREIRE
Niebla en A Lanzada. DAVID FREIRE
Los arenales de las Rías Baixas y Arousa registraron afluencia moderada de visitantes y no se dio la necesidad de regular el aforo o controlar masificaciones

davidfreire playa silgar sanxenxo silgar

La llegada del primer fin de semana de la fase 2 de la desescalada y, con él, de la oportunidad de experimentar por parte de muchos ciudadanos la recuperación de placeres habituales como los baños en la playa, se vio empañada este sábado por la presencia de calima en toda la costa con lo que los arenales gozaron de una jornada sin tumultos.

Así, por ejemplo, sucedió en Sanxenxo, en donde después de dos jornadas abrasadoras, se presentó la niebla ya de mañana. Pasadas las 11.00 horas, en la playa de Silgar la presencia de bañistas era mínima, como se puede comprobar en la foto tomada por David Freire. Algunos, sentados en sus sillas, otros paseando por el borde del agua y un deportista calentando antes de sumergirse. Con el termómetro marcando 16 grados y una afluencia moderada de visitantes, por el paseo abundaban los caminantes con la mascarilla sujeta en el codo. La niebla baja creó un filtro en el horizonte más próximo. Algún bañista se animó a construir un castillo, otros a hacer agujeros en el suelo y una chica, a leer, pero el agua parecía no apetecer a nadie.

Los concellos notan que hay más visitantes que en otros años, pero no detectaron problemas de seguridad

En torno a mediodía se animó el sector hostelero. Varias cafeterías abrieron. En el paseo, un hombre lucía camiseta azul con el anagrama del Concello de Cartelle. De momento, el flujo de visitantes solo puede ser provincial. La Guardia Civil mantuvo este punto vigilado con sus prismáticos. Un hombre que declaró no haber nacido en Sanxenxo pero que vive desde hace muchos años en esta localidad vaticinaba que la niebla se despejaría a última hora de la mañana. Su acierto fue parcial y el arenal se animó, aunque sin llegar al aspecto de una jornada veraniega.

Angélica Piñeiro, del Restaurante Las Conchas (Raxó): "Abrín hoxe e tivemos mesas, pero teño medo dos contaxios"

Lo mismo aconteció en O Grove. Los pocos que se acercaron hasta San Vicente se protegían del frío. En la terraza de un bar, clientes cariacontecidos observaban la niebla cruzar el istmo que divide la carretera. También mejoró la afluencia por la tarde, pero sobre todo en las pequeñas playas interiores y abrigadas donde la mayor parte de los visitantes son vecinos.

Matías Grosso, del Bar Portocelo: "Nueve de cada diez días abiertos, hemos estado al 100 %"

En A Illa, O Bao pasó la mañana casi vacía. Una veintena de autocaravanas estacionadas en el aparcamiento da una pista de la cantidad de potenciales bañistas, pero los ocupantes se centraron en comprar empanadas en el furgón de una panadería. La jornada invitaba más a pasear por Carreirón que al baño. Al otro lado del puente, la estampa en O Terrón (Vilanova) es similar, y en A Concha-Compostela de Vilagarcía tampoco llegó a haber problemas para mantener las distancias.

Inés Garrido, del Parking O Carballo (Lapamán): "Se nota que, de momento, está viniendo solo gente de la localidad"

En las playas de O Morrazo la gente le plantó cara a la calima y en playas como Mogor más de medio centenar de personas, entre las que hubo una considerable presencia de grupos, se atrevieron a disfrutar del día a pesar de la niebla.

Los rayos de sol que se pudieron disfrutar durante la mañana temprano sí llamaron a algunos bañistas en Portocelo o Lapamán, mientras que la niebla de la tarde vació arenales como Aguete.

Cristina Valiño (Babuchas Sanxenxo): "Todo va lento y nuestras expectativas son poder empezar a trabajar ahora"

En cuanto a Poio, en las proximidades de Pontevedra, contó con afluencia de visitantes en sus principales arenales, en especial en Raxó, pero nada similar a las cifras del viernes. La Policía -que planea instalar en breve paneles indicativos de las normas a respetar en esta nueva fase- no tuvo que controlar el aforo ni detectó casos de grupos que se saltasen las distancias de seguridad,

[Un grupo de amigos en Mogor. RAFA FARIÑA]RAFA PLAYA DE MOGOR

Mayor afluencia respecto a la misma época en otros años
Con la apertura de las playas para uso recreativo esta semana, la Policía local de Marín destaca una mayor afluencia de gente en los arenales en comparación con otros meses de mayo de años anteriores. Por ello, y con el fin de preservar las medidas de seguridad, los agentes han puesto en marcha un dispositivo especial de vigilancia que mantendrán hasta próximo aviso.

Pese a la gran afluencia que se ha apreciado toda la semana, fuentes de la Policía local destacan no haber "tenido que intervenir por incidentes relacionados con el incumplimiento de las medidas higiénicas obligatorias". Aunque sí han recibido innumerables consultas referentes a la utilización y convivencia entre usuarios recreativos y los propietarios de mascotas.

Los agentes señalan "el comportamiento ejemplar y la comprensión de la ciudadanía", que se une además a la campaña de concienciación e información puesta en marcha por el Concello con la instalación de pancartas informativas en los accesos a los arenales y en el vial de las playas.

Más allá de las felicitaciones por el comportamiento de la amplia mayoría, los agentes llaman a la responsabilidad colectiva de los usuarios. Aprovechando la mayor laxitud en las normas de la desecalada, algunos deciden formar grupos en los que no se respetan las distancias ni se hace uso de la mascarilla.

Tal y como advierten tanto Policía local como el Concello, seguir disfrutando de los baños en los arenales depende de la actitud cívica de todos.

 

La niebla frena la cita con las playas en el primer fin de semana...
Comentarios