viernes. 22.11.2019 |
El tiempo
viernes. 22.11.2019
El tiempo

LOS COLECTIVOS FEMINISTAS SE MUESTRAN PARTIDARIOS DE LA CUSTODIA COMPARTIDA

"No quiero visitas, quiero ser parte de su vida"

Un padre sostiene a su hijo en una de las calles de Pontevedra
Un padre sostiene a su hijo en una de las calles de Pontevedra
Una sentencia del Tribunal Supremo sienta jurisprudencia al otorgar la custodia compartida a un padre al que le había sido denegada en la Audiencia Provincial de Pontevedra ► Cada vez más hombres separados solicitan más tiempo con sus hijos

"Antes era una vergüenza que un padre pasease con el carrito de su hijo por la calle, hoy eso ha cambiado", explica Antonio Montes, uno de los portavoces de la Asociación de Pais e Nais Separados. Lleva años implicado en la lucha por adquirir la custodia compartida –que implica que los menores pasen el mismo tiempo con cada uno de sus progenitores, ya sea por periodos semanales, mensuales semestrales o anuales– y ha visto cómo cada vez los padres reclaman más su derecho a disfrutar de la compañía de sus hijos a través de la custodia compartida. Y recalca que "no es un derecho de los padres, sino de los hijos, que no tienen por qué prescindir de ninguno de sus progenitores", al tiempo que añade que los padres ya no quieren un régimen de visitas, sino que "queremos ser parte de sus vidas".

El Tribunal Supremo acaba de pronunciarse sobre este asunto en una sentencia con raíces pontevedresas en la que sustituye las visitas puntuales durante la semana y fines de semana alternos por un régimen de custodia compartida, lo que implica que el menor estará una semana con su madre y otra con su padre.

Esta regulación de las visitas había sido establecido por la Audiencia Provincial de Pontevedra y su revocación en el Supremo, propiciando la custodia compartida, sienta jurisprudencia en futuros casos similares. De este modo, la Justicia apuesta por este régimen para el cuidado de los hijos tras la ruptura de sus padres, porque "fomenta la integración de los menores con ambos padres, evita el sentimiento de pérdida y no se cuestiona la idoneidad de los progenitores", según señala el texto legal dictado recientemente.

EN AUMENTO. Fuentes judiciales confirman que la implicación de los padres a la hora de pedir la custodia compartida de los hijos ha crecido de forma notable en los últimos años, "tanto cuando se solicita por primera vez como después, mediante revisiones de la custodia y el régimen de visita". Así, cada vez el concepto custodia compartida está más presente en las custodias, aunque menos de lo que debería según los padres de la Asociación de Pais e Nais Separados. "La conflictividad entre los padres es el motivo que más suele pesar a la hora de denegar la custodia compartida", explica un juez de familia.

Por su parte, Antonio Montes, se queja de la actitud de muchos progenitores, que anteponen los problemas con sus parejas al bienestar de los menores provocando que, en muchos casos se deniegue este tipo de custodia. "Se debería valorar también a la parte que tiende la mano para que haya entendimiento, si no siempre saldremos perdiendo los mismos", explica.

Cuando una pareja con hijos decide poner fin a la relación tiene dos opciones: planificar de forma amistosa cuándo y en qué condiciones disfrutarán de la compañía del menor o sumergirse en un litigio en el que un juez será quien decida sobre este asunto. "Desafortunadamente, en la mayoría de los casos ocurre lo segundo", dice Montes. Sin embargo, otro de los compañeros de la asociación, Sergio Martínez insiste en que los padres "no nos podemos permitir el lujo de llevarnos mal".

Durante el juicio se tienen en cuenta criterios como la relación entre los padres, la comunicación que hay entre ellos, la dedicación de ambos progenitores a sus hijos hasta ese momento, la edad de los menores y la situación socioeconómica de cada uno de los padres. Estas cuestiones se comprueban a través de la intervención del Imelga (Instituto de Medicina Legal de Galicia), que realiza entrevistas con los menores para dilucidar cual es su relación con sus padres. "La ley hace hincapié en que hay que escuchar al menor, pero también hay que tener en cuenta que, hasta los doce años, los niños no tienen un criterio muy formado o pueden estar influidos por una de las partes", indican fuentes judiciales. A partir de ahí, se dicta sentencia. Si alguna de las partes no está de acuerdo con la misma tiene la opción de recurrir a la Audiencia Provincial y, si su dictamen tampoco le satisface, todavía queda la opción de recurrir al Tribunal Supremo. "Pero la justicia es muy cara en este país, no todo el mundo se puede permitir llegar hasta ahí", se queja Antonio Montes.

El objetivo de muchos padres es que la custodia compartida pase a ser la primera opción para los jueces a la hora de dictar este tipo de sentencias, como ya ocurre en otras comunidades como Aragón, Cataluña, Valencia, Navarra y el País Vasco, en las que la custodia compartida está regulada por ley.

ILP. Los integrantes de la asociación a la que pertenece Antonio Montes llevan un tiempo preparando una Iniciativa Legislativa Popular para seguir el mismo camino que otras comunidades que tienen la custodia compartida como opción preferente.

Para redactarla, cuentan con la colaboración de otros colectivos, como organizaciones de mujeres, juristas o abogados de familia. "Nuestro objetivo es que la ley llegue al Parlamento de Galicia y que al menos se debata, aunque lo ideal sea que se aprobase", cuenta Montes.

Aunque el contenido principal de la ley sea establecer la custodia compartida como «lo normal» en un proceso de separación, sí se contemplan excepciones. "Evidentemente, en casos de violencia de género o cuando se demuestra que una de las partes no está capacitada para hacerse cargo de un menor no sería posible aplicar este tipo de medida, eso no lo discutimos", cuenta.

Por su parte, a los partidos políticos les cuesta posicionarse en este asunto. Mientras Ciudadanos llevaba en su programa electoral la intención de instaurar la custodia compartida como opción preferente, el PSOE e IU se muestran reacios. El PP, por su parte, presentó en la última legislatura un Anteproyecto de Ley sobre esta cuestión que no prosperó.

Se trata de un asunto que ha sido polémico. Aún así, y aunque el número de hombres que piden más tiempo con sus hijos crezca, los padres que piden la custodia compartida siguen sin ser la mayoría.

"No quiero visitas, quiero ser parte de su vida"
Comentarios