lunes. 27.09.2021 |
El tiempo
lunes. 27.09.2021
El tiempo

Juan Paulo Giménez, ante el juez: "La noche del tiroteo yo estaba en Sevilla"

Juan Paulo Giménez, accediendo al edificio judicial de A Parda, este viernes. POOL SALVADOR  SAS
Juan Paulo Giménez, accediendo al edificio judicial de A Parda, este viernes. POOL SALVADOR SAS
Juan Paulo Giménez, miembro de la cúpula de Los Morones, negó haber disparado media docena de veces causando dos heridos en una pedida de mano del clan de Los Zamoranos

"Yo no soy ningún santo, ni aquí, ni en Italia, ni en Venezuela, ni en Colombia ni en Panamá, pero yo no pegué esos tiros". Juan Paulo Giménez, miembro de la cúpula del clan de Los Morones acusado de protagonizar un tiroteo con dos heridos durante una pedida de mano de Los Zamoranos, clan rival, negó cualquier implicación en los hechos en el juicio que se celebró este viernes en A Parda. Giménez pronunció, además, un larguísimo discurso en el turno de última palabra en el que cargó contra la Fiscalía y contra la Guardia Civil e incluso mencionó a la presencia de la DEA en Galicia y a un conocido grupo dedicado al narcotráfico con base en las Rías Baixas.

Numerosos indicios y los testigos le señalan: "Sentí un tiro y vi a Juan Paulo disparando"

La vista oral, que comenzó pasadas las 10.30 horas y concluyó al filo de las 19.30, sirvió para escuchar múltiples testimonios –no todos los deseables, pues algunos de ellos no se presentaron– acerca de lo ocurrido en la madrugada del 19 de mayo de 2019 en el multiusos de Torneiros, episodio delictivo que se saldó con dos personas heridas de bala y con el principal investigado, el citado Juan Paulo, fugado de la Justicia.

"No he podido presentar las pruebas", añadió. "Me han cerrado muy pronto la Instrucción", dijo, al tiempo que alabó la labor de la jueza. "Ha sido usted muy dura en el proceso, pero me gusta, porque es firme".

En su declaración inicial, Giménez, que estuvo respaldado por medio centenar de familiares y allegados en los exteriores de la sede judicial pontevedresa, negó haber protagonizado el tiroteo y tampoco admitió haber estado más de un año en fuga. "Tengo 56 comparecencias en los juzgados", dijo. Afirmó, además, que los problemas con Los Zamoranos pueden tenerlos otros miembros de su familia, pero no él, pues no se dedica a los mercadillos. "La madre de mis hijos es Zamorana", añadió. Señaló que "la noche del tiroteo estaba en Sevilla", versión que apoyarían más tarde sus hermanos Sinaí y Marino en sus comparecencias como testigos. La fiscal mantuvo para él la petición de nueve años de prisión por lesiones y tenencia ilícita de armas.

"No sé qué pinto yo en esta sala", dijo el segundo acusado, que acabó libre de cargos tras las conclusiones de la Fiscalía por falta de pruebas. Aseguró no tener nada que ver con el asunto, y la fiscal modificó su relato indicando que Juan Paulo llegó al lugar acompañado de una "persona no identificada".

Entre los testigos destacó el relato de una de las víctimas, que dijo haber sentido el impacto de un balazo y reconoció al acusado. "Noté un disparo y cuando me dio la vuelta vi a Juan Paulo retrocediendo y disparando. En ese momento vi que sangraba", detalló.

La defensa, que pide la absolución, intentó demostrar con testimonios y con algunas facturas que su cliente se hallaba en Andalucía cuando se produjo el crimen. Giménez Aseguró que estaba buscando su mujer y a su hija, que "estaban desaparecidas".

Expulsado La jueza pierde la paciencia con Sinaí: "Esto no es un circo"
El juicio de ayer tuvo numerosos momentos de tensión que, sin embargo, fueron resueltos con aplomo por la magistrada encargada de dirigirlo. El más destacado se registró durante la comparecencia de Sinaí Giménez, líder de Los Morones y hermano del procesado, que aseguró que estuvo con su hermano en Sevilla y que, tras abandonar la ciudad hispalense, se comunicó con él por videollamada y confirmó que seguía allí.Posteriormente, y en vista de que la jueza inadmitía las preguntas que le hacía el letrado de la defensa al encontrarlas impertinentes, Sinaí se enfadó. "Si no puedo contestar a nada, me voy. No he visto un juicio igual en mi vida", a lo que la jueza le contestó que no le iba a permitir ninguna tontería. "Yo soy la que aplica la Constitución, no usted", le dijo. "Esto no es un circo". El Morón amenazó con abandonar la sala. El letrado defensor le pidió que no se fuese, pero acabó saliendo entre amenazas de denuncias a la jueza, que respondió indicándole que sería multado. "Como siga así se irá al calabozo", concluyó.

Juan Paulo Giménez, ante el juez: "La noche del tiroteo yo estaba...
Comentarios
ç