Nogar inicia la retirada de madera del exterior de su nave de Campañó

El Concello dice que es la Xunta quien debe resolver los dos expedientes que afectan al grupo: el de Cicasa y el del incendio de Pontesa, en el que se emplearon 3,5 millones de litros de agua externa y en el que los Bombeiros hicieron jornadas hasta diez horas

Nogar inicia la retirada de madera acumulada en el exterior de su Complejo Industrial de Campañó (Cicasa). La empresa confirmó este lunes el traslado gradual del eucalipto que almacena fuera de su recinto, que tiene Ence como destino, tras las críticas que horas antes hizo el Concello, que aludía a que este material no podía seguir en su actual ubicación porque "non hai título habilitante".

Es la primera movilización de material que la compañía realiza en la zona tras la apertura del expediente de suspensión de actividad promovido por los técnicos del Concello, que defienden que las instalaciones no cuentan con las medidas de seguridad necesarias para albergar 97.000 toneladas de grano. La empresa sostiene, sin embargo, que sí cumple con los sistemas de prevención, por lo que defenderá su postura por la vía administrativa ante la Xunta y no descarta acudir a los tribunales.

La concejala de Protección Cidadá, Eva Villaverde, compareció este lunes por la mañana ante la prensa para explicar que la orden municipal, que Nogar acata en parte, impide el almacenamiento de más grano en las naves de Campañó.

Lo que no hará el Concello es precintar el recinto al entender que podría generar situaciones de riesgo en caso, por ejemplo, de un incendio. Villaverde explicó que este expediente deberá resolverlo la Xunta, a través de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (Aplu), que también deberá asumir la reposición de la legalidad en el caso del incendio de Pontesa. El organismo autonómico no se ha manifestado públicamente en ninguno de ambos casos. "Non temos coñecemento de ningún expediente de incoación", afirmó Villaverde, que insistió en que lo más importante es que no se produzcan incidentes en la antigua fábrica de La Cross, la que Cicasa tiene en Campañó.

"Se despois da desgraza de Pontesa alguén cría que a este Concello lle ía tremer o pulso en La Cross, é que non nos coñece. Para nós non é unha prioridade o beneficio empresarial, senón a seguridade", dijo la edil del BNG, que justificó la inspección de Campañó por el siniestro de Pontesa.

3,5 millones de litros de agua para apagar el fuego

En el complejo de Ponte Sampaio el incendio se dio por extinguido el pasado sábado, 21 días después de su inicio. El Concello informó de que esta tragedia, que se cobró la vida del operario Benito González (y edil en Marín), conllevó un amplio operativo. Se movilizaron más de 10.000 toneladas de produtos en la zona cero y se emplearon 3,5 millones de litros de agua para apagar el fuego, un tercio de lo que consume el concello en un día. Los recursos hídricos fueron externos porque el recinto carecía de ellos. "Se este incendio tivera sido no verán e durante o período de seca, a gravidade do problema sería extrema", señaló Villaverde.

De los 21 días de trabajo, los Bombeiros hicieron diez jornadas de diez horas; el brazo telescopio se usó diez días; la autobomba nodriza otros 20; las autobombas forestales dos días y las cisternas de Axega operaron 20 días. También se usaron 650 equipos de autónomos de respiración, tres trajes de protección química, 190 unidades de aislamiento térmico o 190 mascarillas FFP3.

El Concello pasará la factura del dispositivo de emergencia de Pontesa al Grupo Nogar. Se le cobrará, como recordó Villaverde, "en función do traballo feito e das horas realizadas". Y siempre siguiendo los costes de la ordenanza fiscal correspondiente.

Comentarios