"Nos quieren en casa o bajo tierra"

La activista afgana Massouda Kohistani visitó Pontevedra con Amnistía Internacional ▶ Tras ser recibida por las autoridades locales ofreció una charla para visibilizar la realidad de las mujeres de su país 
 
La defensora de los derechos humanos Massouda Kohistani durante la charla que ofreció en la Casa das Campás de Pontevedra. RAFA FARIÑA
photo_camera La defensora de los derechos humanos Massouda Kohistani durante la charla que ofreció en la Casa das Campás de Pontevedra. RAFA FARIÑA

No tiene dificultad alguna para hacerse entender Massouda Kohistani en Pontevedra. Cuando la intérprete no está con ella se abre camino en inglés, un poco en francés y ha empezado a hablar español. Pero es que además su mensaje es muy claro y sencillo: "Las mujeres afganas necesitan ayuda". 

Investigadora y docente, Massouda lleva desde 2021 viviendo como refugiada en Barcelona, a donde llegó de la mano de Cepaim (fundación sin ánimo de lucro de Acción Integral con Migrantes) cuando los talibanes recuperaron el poder en Afganistán. "Los talibanes ponen a las afganas nuevos límites cada día", advierte de la sangría de derechos que vive su país. "Las mujeres en mi país han perdido los derechos más básicos, pero no han dejado de luchar", sostiene Kohistani.


La activista inició la semana pasada un recorrido por las principales ciudades gallegas junto a Amnistía Internacional para visibilizar la situación que viven sus conciudadanas. Tras ser recibida por las autoridades de Pontevedra, Massouda Kohistani protagonizó una charla en la Casa das Campás ante estudiantes de la Universidade de Vigo

La presidenta provincial. Carmela Silva, recibió a la activista refugiada afgana Massouda Kohistani. DP
La presidenta provincial. Carmela Silva, recibió a la activista refugiada afgana Massouda Kohistani. DP


Massouda Kohistani agradeció la "amabilidad" que asegura está percibiendo en la sociedad gallega, y "la atención" por parte de políticos y medios de comunicación a la hora de recoger su mensaje. "Los talibanes no son interlocutores válidos, ellos están recortando derechos a las mujeres todos los días, matan y violan a las mujeres y a quienes defienden sus derechos, es importante que los gobiernos apoyen al grupo militar que está luchando contra ellos", sostiene Kohistani, que reclama que la comunidad internacional no abandone a su país.

Esta investigadora inició su periplo en la Boa Vila por la Deputación de Pontevedra, donde fue recibida por la presidenta, que no dudó en mostrarle su apoyo. "Podes contar con esta Administración", dijo Carmela Silva. "Levantaremos a voz para defender a todas as mulleres afgás e o conxunto do pobo afgán (...) Hai que facer moito máis do que se está facendo. É unha obriga política, ética e de valores", añadió. La presidenta provincial se puso a disposición de la joven activista para "que construamos unha rede de mulleres en España que apoie as vosas xustas e imprescindibles reclamacións".

Las concejalas Yoya Blanco y Carmen Fouces y el concejal Iván Puentes recibieron a Kohistani en el Concello de Pontevedra. DIANA CARRACELAS
Las concejalas Yoya Blanco y Carmen Fouces y el concejal Iván Puentes recibieron a Kohistani en el Concello de Pontevedra. DIANA CARRACELAS


También el Concello de Pontevedra abrió las puertas a esta ciudadana afgana. La concelleira de Igualdade, Yoya Blanco, y los concejales Carmen Fouces e Iván Puentes recibieron a Kohistani y escucharon su denuncia de la constante pérdida de derechos de las niñas y mujeres en Afganistán. "Los talibanes siempre trataron de que se respetase su ideología, políticas y cultura... Pero su cultura no es la de Afganistán", manifestó Massouda Kohistani. "A su forma de entender, el papel de las mujeres es o en casa o bajo tierra. Ningún Gobierno u organismo internacional puede aceptar esto", subrayó.

Esta docente forma parte de la Unidad de Investigación y Evaluación de Afganistán, una organización independiente para la mejora de la situación social, y del grupo Afghan Women’s Network. Tras convocar la primera manifestación tras el regreso de los talibanes al poder, recibió amenazas de muerte. Participante de la Jirga Nacional sobre Consultas para la Paz, defiende la participación de la mujer en la esfera pública.

Dos años perdiendo derechos

Con la marcha de EE. UU. de Afganistán, los talibanes recuperaron el poder en aquel país en agosto de 2021, lo que supuso un gran retroceso en la defensa de los derechos humanos conseguidos en las dos décadas anteriores. Las mujeres y niñas perdieron la posibilidad de moverse y expresarse libremente, de ir a la escuela y desde hace tres meses tampoco pueden cursar estudios universitarios. No se les permite ser propietarias de sus negocios ni ocupar cargos públicos y tienen que su cuerpo cubierto con un hiyab.

Comentarios