Martes. 12.12.2017 |
El tiempo
Martes. 12.12.2017
El tiempo

Nuevo impulso a la Ronda Urbana de Pontevedra

Actual acceso a Príncipe Felipe desde la carretera de Ponte Caldelas
Actual acceso a Príncipe Felipe desde la carretera de Ponte Caldelas
El Concello aprueba el nuevo diseño del acceso a Príncipe Felipe desde O Marco. La Deputación prevé iniciar este año la construcción del vial tras cambios en el proyecto

El primer tramo de la Ronda Urbana de Pontevedra, la denominada Ronda Leste, sale de su letargo. Los técnicos del Concello acaban de dar el visto bueno al proyecto que permitirá conectar Montecelo y Príncipe Felipe con el nudo de O Marco. El beneplácito municipal es fundamental para que la Deputación pueda acelerar la tramitación de la obra, que acumula años de retrasos y cuyo diseño inicial se ha modificado.

El vicepresidente provincial, Cesáreo Mosquera, asegura que los trabajos están a punto de ser licitados. La intención es que estos se inicien a lo largo del presente ejercicio y finalicen en 2018.

El rediseño del vial conllevará un aumento del coste inicial. Se calcula que el presupuesto ascenderá a 2,5 millones de euros. A este dinero habrá que sumarle otros 1,3 millones de euros en concepto de expropiaciones, que también son superiores a las previstas en el proyecto anterior, en el que se había excluido la ocupación de varios terrenos fundamentales para la construcción de la ronda.

La carretera en cuestión tendrá una longitud de aproximadamente un kilómetro. La infraestructura, que se ha rebautizado como nuevo acceso a Príncipe Felipe, enlazará la PO-542 (O Pino-Bora) con la EP-003 e incluirá una glorieta en dicha intersección. Desde este punto, continuará hasta conectar con la carretera de Ponte Caldelas (la PO-532) a través de otra rotonda que permitirá el enlace con Montecelo.

El vial dispondrá de dos carriles de 3,50 metros de ancho, arcenes de un metro y una senda peatonal (con carril-bici incorporado) de cuatro metros. Una de las novedades del nuevo proyecto es que este paseo no será de 'xabre', sino que se utilizará un pavimentos más resistente y duradero. Se optará, con toda probabilidad, por un suelo asfáltico de distinto color a la carretera para diferenciarla de la zona de tránsito de vehículos.

El objetivo de esta infraestructura es mejorar la movilidad de la zona Este de la ciudad y dar mejor servicio al Hospital. De hecho, la obra tendrá en cuenta la futura conexión de la ronda con la ampliación del centro sanitario pontevedrés.

EL ORIGEN. El origen de la Ronda se remonta a 2013, año en el que el Concello y la Deputación firmaron un convenio para construir el vial. Después de un largo período de hibernación, el Ejecutivo provincial entonces presidido por Rafael Louzán (PP) adjudicó la obra a la empresa Elsan, del grupo OHL. Tras observar varias «irregularidades» en la contratación, el bipartito provincial (PSOE-BNG) decidió rescindir el contrato.

La decisión se anunció en diciembre del año pasado. Desde entonces, los técnicos provinciales han corregido las deficiencias y están a punto de licitar nuevamente los trabajos. Antes de hacerlo, las dos administraciones que participan en esta infraestructura deberán firmar un nuevo convenio de colaboración, ya que los términos del firmado hace cuatro años ya no son válidos.

Algunos cambios La senda peatonal y ciclista prevista en el trazado del nuevo vial ya no será de ‘xabre’, sino de un pavimento más resistente La utilidad El objetivo de la obra es mejorar la movilidad de la zona Este y dar mejor servicio a Montecelo y a su futura ampliación

Nuevo impulso a la Ronda Urbana de Pontevedra