Nuevo informe contra el proyecto de supresión de los pasos a nivel de Praceres

El Concello insiste en que es "unha aberración" y cuestiona quien asumirá los bombeos de agua en los túneles, que además ponen en peligro la seguridad de los vecinos
El tren Algeciras-Marín a su paso por la vía de Praceres el pasado mes de febrero. DP
photo_camera El tren Algeciras-Marín a su paso por la vía de Praceres el pasado mes de febrero. DP

El Concello de Pontevedra remitió esta semana un nuevo informe de alegaciones contra el proyecto de supresión de los pasos a nivel de Os Praceres, impulsado por Adif, en este caso contra el expediente de expropiación forzosa, según explicó este jueves el concejal delegado de Lourizán, Alberto Oubiña. "Os veciños xa tiveron constancia nestas últimas semanas".

El edil insistió en que este proyecto, que contempla la creación de dos pasos subterráneos para coches y peatones y el cierre del tren de mercancías con paneles de bicarbonato y una pantalla vegetal, es "unha auténtica aberración, unha animalada, un disparate que só se lle puido ocorrer a alguén que fixo o proxecto desde Madrid e, se pisou o territorio, fíxoo con moi mala baba".

Recordó que estos dos túneles afectarían, respectivamente, uno al Parque da Dignidade y a los actuales elementos de juego, y el segundo a la Rúa da Praia, que obligaría a desplazar la glorieta y afectaría al acceso al arenal y al colegio Sagrado Corazón Placeres. Cada paso subterráneo llevaría una única acera y en el primero incluso escaleras. "Para consumar a división da parroquia, a vía do tren quedaría totalmente tupida, impedindo o cruce de persoas a nivel, a visibilidade entre ambos lados da praza e dividindo a parroquia en dous".

Oubiña: "Os problemas que se van xerar non só de mobilidade, senón tamén de seguridade"

Si la actual solución "xa é mala" y por sentencia judicial está anulada -lo que derivó en este proyecto- la propuesta de Adif "é moitísimo peor". Al Concello, subraya, le impedirá crear el Parque da Dignidade, porque "nos colle parte do terreo e nos impide dotalo de acceso". Pensado para personas mayores o niños, "quen vai querer cruzar a un parque aillado ou con problemas de mobilidade?", se pregunta. La barrera no solo es física, sino psicológica, añade. Así, en estos últimos informes técnicos municipales se remarca que los problemas que se van a generar no solo de la movilidad peatonal, sino también "da seguranza dos núcleos que quedarían aillados".

UNA SOLA ACERA Y ESTRECHA. En 2012 el Estado consideraba que se entendía como positiva la eliminación de los pasos a nivel para mejorar la permeabilidad del espacio urbano afectado, pero con esta propuesta "acádase absolutamente o contrario do que pretendiamos". Los informes técnicos del Concello subrayan, como en la anterior ocasión, que solo hay una acera con un ancho "que malamente acada o 1,50 metros", esto es "saltándose o seu propio documento técnico, que di que si os anchos de beirarrúas son inferiores a 1,80 metros hai que xustificalos, e non o fan". Oubiña apunta que, efectivamente, la justificación, es difícil. "Tamén quedaría bloqueado o acceso para personas con mobilidade reducida a través da Rúa da Praia, posto que non se habilita ningunha rampa".

No es solo un problema de movilidad, insiste. "É un problema grave de seguridade". Con la documentación facilitada "non é posible determinar que poidamos acceder con camións de bombeiros" y tampoco está claro que ocurrirá con los bombeos. "Quen vai asumilos?". La jefa de Patrimonio emitió un informe, incorporado al expediente, que recuerda que el Ayuntamiento "non debería de asumir, de ningún xeito, o mantemento dos bombeos necesarios para evacuar as augas pluviais dos pasos inferiores, debido a que se trata de elementos funcionais derivados dunha necesidade provocada pola propia infraestrutura ferroviaria e que deberá ser quen asuma os gastos e consecuencias da súa xestión e explotación".

Oubiña: "Non é só a enerxía que consuman os bombeos, senón as molestias de ruído e, sobre todo, que pasaría se fallan"

Ya no es solo, incide Oubiña, en la energía que consuman unas bombas funcionando continuamente en la extracción de agua, pues "estamos debaixo do nivel da capa freática". Son también "as molestias de ruído á veciñanza" y, aún más, se pregunta que pasará si los bombeos fallan. "Xa non digo en condicións normais, que pasaría cos veciños que teñen que ir traballar, cos nenos que teñen que ir á escola?". Pero "e se hai unha emerxencia e fallan os bombeos? Como accede un camión de bombeiros, unha ambulancia...? Quen se vai facer responsable se isto acontece?".

CONSECUENCIAS SOCIALES. A todo esto se suman las consecuencias sociales: "a eliminación do campo da festa, das áreas de ocio infantil e das pistas multixogo; a imposibilidade de acceder á igrexa e ao Parque da Dignidade...". Y quedarán, advierte, viviendas aisladas, la iglesia, el centro escolar o la playa de A Posta. "Adif está esmagando, unha vez máis, a Lourizán contra o criteiro do Concello de Pontevedra. Todos os nosos informes foron encamiñados a que esta obra non se realice, porque é un verdadeiro ataque á parroquia".

Con la ejecución de esta nueva sentencia, recalca el edil, "estamos prexudicando máis á parroquia e á veciñanza do que se estaba a facer co propio proxecto anulado". El Concello insiste , como ya se aprobó en un acuerdo plenario en 2013, en que se modifique el actual trazado de la vía y que se saque del centro de la plaza. "Que se leve fóra, por cuestións de mobilidade, polo benestar da parroquia e, sobre todo, pola seguridade". Adif, subraya, está a tiempo de "parar esta tropelía para non empeorar a situación da veciñanza de Lourizán e dos centos de persoas que diariamente acoden ao centro escolar, á igrexa e agora no verán á praia e, por suposto, ás vivendas".

Esta "nova navallada" a Lourizán "debe paralizarse sexa como sexa" y el Ayuntamiento apoya absolutamente a los vecinos. "Parece que están forzando a que a xente marche destas vivendas".

Las expropiaciones y la licitación, en marcha

Ahora Adif tendrá que volver a resolver estas alegaciones, pero el proceso de expropiación forzosa, admite el edil "xa está bastante avanzado". De hecho, el levantamiento de actas está previsto para el próximo 8 de septiembre. Adif expropiará de forma definitiva nueve parcelas (3.873 metros) y otras 13 de manera temporal para facilitar las obras (21.049 metros).

Paralelamente se mantiene abierto el plazo de presentación de propuestas por parte de las empresas interesadas en acometer la obra, que cuenta con un presupuesto de 10,8 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses. El período de presentación de ofertas concluirá el próximo 15 de septiembre, según el anuncio de licitación publicado por Adif el pasado 18 de julio en el BOE.