Uno de cada tres nuevos contratos firmados en Pontevedra ya es indefinido

La reforma laboral multiplica por cinco las contrataciones fijas pero hay áreas, como la hostelería, que son "reticentes" a fijar plantilla ►La CIG alerta de que "segue habendo unha precariedade terrible" y de que la mayoría de los nuevos fijos son empleados a jornada parcial
Una camarera sirviendo este jueves en una terraza de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Una camarera sirviendo este jueves en una terraza de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La reforma laboral aprobada a finales de diciembre ha conseguido el golpe de efecto que pretendía el Gobierno central o, al menos, así lo empiezan a revelar las estadísticas. Uno de cada tres contratos que se firmaron en la provincia en el último mes fueron indefinidos, llegando a cotas de contratación fija que no encuentran precedentes en los últimos ejercicios.

Según los datos facilitados a este periódico por fuentes sindicales, en Pontevedra provincia se firmaron en mayo 27.066 contratos, de los que 10.053 (el 37%) fueron indefinidos y de los que además 2.417 fueron fruto de la conversión de un empleo temporal a uno fijo (lo que equivale al 24% de los indefinidos).

Este volumen de contrataciones sin fecha de caducidad multiplica por cinco las que se registraban hace un año, cuando en toda la provincia apenas se superaron los 2.000 contratos fijos. El cambio se debe fundamentalmente al veto de la empleabilidad temporal que, con arreglo al Decreto-ley 32/2021, de 28 de diciembre, solo se puede realizar en dos situaciones muy concretas: por circunstancias de la producción debidamente acreditadas o por sustitución de personal.

La reforma laboral ha restringido la contratación eventual, que equivalía a casi el 50% de los contratos que se suscribían anualmente en la provincia. Y además ha eliminado los contratos de obra y servicio, que representaban cerca del 30% de la contratación anual que se realizaba en Pontevedra y que se han visto reducidos a mínimos. De los 7.342 que se oficializaron en abril de 2021 se ha pasado a 769 (en abril de este año).


Menos de 5.000 parados por primera vez desde 2008
Según los datos publicados ayer por la Xunta, la comarca de Pontevedra cerró el mes de mayo con 7.229 desempleados, un 2% menos que el mes anterior y un 10% menos respecto a mayo de 2021.

4.944
Es el número de parados que constan en el municipio de Pontevedra, lo que implica bajar por primera vez de la barrera de los 5.000 desde septiembre de 2008. Se trata de una marca que la ciudad llevaba meses tratando de batir, desde que hace catorce años se superase ese listón de desempleo en una ciudad que es la segunda de Galicia, después de Ferrol, con la mayor tasa de paro. De estos, 3.666 buscan empleo en el sector servicios, 417 en la industria, 357 en la construcción y 124 en la agricultura y pesca.

TRANSICIÓN. La fase de adaptación facilitada por el Gobierno terminó en abril, por lo que la norma aboca ahora a las empresas que solían recurrir a los contratos temporales a utilizar el contrato fijo ordinario o el contrato fijo-discontinuo. ¿Cómo está respondiendo la patronal?

Las organizaciones sindicales indican que el cambio depende del sector y del tamaño de la empresa, pues las grandes compañías han sido las primeras en recibir las comunicaciones emitidas por Inspección de Trabajo para advertir sobre un posible uso fraudulento de la contratación temporal. En España han recibido este toque de atención más de 83.600 sociedades y, según las fuentes consultadas, entre ellas han sido notificadas varias firmas de Pontevedra.

El secretario intercomarcal de UGT Pontevedra, Deza y Arousa, Ramón Vidal Trillo, señala que la alimentación es uno de los sectores que se está adaptando con mayor agilidad al nuevo mapa de contrataciones, "transformando el personal eventual en indefinido". En cambio, asegura que en otras áreas, como el comercio y la hostelería, se percibe más "reticencia" a fijar plantilla y que, por tanto, la adaptación a la reforma laboral está siendo "muy gradual".

Empresarios y trabajadores de ambos ramos muestran discrepancia sobre el concepto de temporalidad y en algunos casos se ha dado salida a reclamaciones ante el Juzgado de lo Social. Vidal Trillo explica que "empresas, sindicatos y la autoridad laboral tiene diferencias de criterio sobre si son contratos producto de un momento o son regulares, con lo cual hay una inestabilidad jurídica en la que hay que sentar jurisprudencia". No obstante, también advierte de que esto que sucede no es un hecho aislado, si no que "ya pasó con la reforma de Rajoy y con la de Zapatero". En todos los cambios de este tipo hay un periodo transitorio en el que se sientan las bases jurídicas (...) pero se ha conseguido que una tercera parte de los contratos sean indefinidos. No es una interpretación nuestra. Lo dicen los datos".


La hostelería. "A la expectativa"
El presidente de la Asociación de Hosteleros de Pontevedra, Daniel Lorenzo, indica que el sector está abocado a recurrir a los contratos fijos discontinuos, pero que la incertidumbre sobre cómo evolucionará la temporada ha empujado a muchos empresarios a posponer las contrataciones, que antes solían hacerse en la modalidad de obra y servicio. "Antes de adelantabas a la temporada a la hora de hacer los contratos, pero ahora estamos a la expectativa, porque la campaña pinta bien, pero tenemos un menos en la mochila. Es una reforma laboral que no piensa en los pequeños empresarios".

PRECARIEDAD. El secretario comarcal de la CIG, Marcos Conde, no pone en duda el aumento de la contratación indefinida y la estabilización de los contratos, pero sí abre varios paréntesis alrededor de los efectos de la reforma laboral. Según dice, la mayoría de los contratos ilimitados son a media jornada y por tiempos concretos, por lo que probablemente "os traballadores indefinidos serán os novos traballadores precarios, con xornadas a tempo parcial e empregos fixos discontinuos".

El sindicalista añade que "segue habendo unha terrible precariedade", que las empresas "continúan despedindo con alegría" y que en la práctica el contrato indefinido sigue siendo eventual, "porque ter un contrato fixo non é unha garantía de estabilidade". Según advierte, la reforma laboral no ha tocado las indeminizaciones, que se mantienen en los 20 días por año, y la patronal puede seguir aprobando expedientes de regulación de empleo sin el visto bueno de autoridad laboral. "Ademais, as empresas de traballo temporal (ETT) seguen ocupando postos de traballo estructurais", indica.

El sindicato nacionalista asegura que varias empresas están realizando la adaptación a la nueva norma "de forma natural", pero que una parte importante no mueve ficha hasta que recibe un toque de atención sobre sus obligaciones y consecuencias. La reforma laboral incluye un importante endurecimiento de las sanciones por el uso fraudulento de la contratación temporal y, si antes las multas tenían un tope de 8.000 euros por empresa, ahora pueden llegar a los 10.000 por cada trabajador en incumplimientos graves.


Asesorías. "Hay inquietud"
En las asesorías de la ciudad se suceden las llamadas de empresarios preguntando sobre cómo deben hacer para contratar a personal en verano y ajustarse a la ley. "Hay muchas dudas, porque necesitan a personal durante una temporada concreta pero muchos no quieren personal indefinido", explica una trabajadora de una asesoría. "Hay inquietud, especialmente sobre qué ocurrirá si tienen que despedir al trabajador indefinido. Los empresarios tienen la percepción de que esto les va a perjudicar", añade un asesor laboral de la ciudad.

"Tal y como está el precio del despido, se debería perder el miedo al contrato indefinido"

Raúl Gómez Villaverde, presidente del Colegio de Graduados Sociales de Pontevedra. DAVID FREIRE
Raúl Gómez Villaverde, presidente del Colegio de Graduados Sociales de Pontevedra. DAVID FREIRE

Los graduados sociales contemplan en primera línea los efectos de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez.

¿Qué impacto está teniendo el nuevo mapa de contrataciones?
La principal respuesta que estamos viendo es que la contratación temporal que había para la temporada de verano pasa a ser fija discontinua. Solamente quedan como temporales contratos muy específicos, como los de fines de semana para atender eventos. En la construcción el contrato de obra ha desaparecido y ahora la mayoría de los trabajadores son indefinidos.

¿Confirma que el sector de la hostelería está siendo el más reticente a la hora de recurrir a la contratación indefinida?
Sí, es el sector más reticente a transformar los contratos en indefinidos y busca alternativas, como contratos de formación a menores de 30 años, pero creo que es por una cuestión de cultura empresarial que con el tiempo se resolverá.

¿Puede este temor contraer la contratación?
En mi opinión este tipo de miedos son psicológicos. Si pasa la campaña de verano y ves que no necesitas a ese trabajador, lo único que tienes que hacer es rescindir el contrato y pagar una indemnización de 20 días por año en lugar de una de 12 (como ocurría con los contratos temporales). Tal y como está legislado el despido en España y tal y como está el precio del despido no veo ningún problema en que hagan a la gente fija; los empresarios deberían sacarse este miedo a la contratación indefinida. Antes de la reforma el 80% de los contratos temporales eran fraudulentos. Si por acumulación de tareas necesitas dos cocineros, puedes contratar a un segundo de forma temporal, pero si necesitas un cocinero siempre en cocina no puedes emplearlo de forma eventual, tienes que contratarlo de manera indefinida. Y eso es lo que venía ocurriendo, que la gente utilizaba las contrataciones temporales para las primeras contrataciones. Los trabajadores acababan en el juzgado y el juez les daba la razón. Por supuesto que entiendo que los empresarios tengan miedos, porque hoy en día ser empresario es un deporte de riesgo por las cargas fiscales y sociales, pero hay que empezar a contratar a la gente de forma indefinida.