O'Mega denuncia ante Inspección del Trabajo la "desprotección" de médicos en Pontevedra

El Sergas asegura que el presupuesto del área en materia de personal creció en 2022 en 129 plazas nuevas, con más de 4 millones de euros 
Hospital de Montecelo. DP
photo_camera Hospital de Montecelo. DP

La Organización Sindical de Médicos de Galicia (O`Mega) ha denunciado al Sergas (Servicio Galego de Saúde) ante Inspección de Trabajo por la "desprotección absoluta" de los facultativos del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés frente a los "riesgos psicosociales" derivados del incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

El sindicato afirma que los facultativos que prestan servicio en el primer nivel asistencial, tanto en centros de salud y PAC como en Urgencias, se enfrentan de forma continuada a sobreesfuerzos físicos y psíquicos, a altos niveles de estrés y a la imposibilidad de conciliar vida personal y laboral.

Los médicos denuncian que el exceso de demanda no atendida en el primer nivel asistencial "se traslada a los servicios de urgencias hospitalarias, llevándolos a una situación próxima al colapso".

Para los facultativos es patente que los riesgos laborales que padecen "tienen su origen en la ausencia o, en el mejor de los casos, en una muy deficiente previsión organizativa que provoca una infradotación de recursos humanos y materiales para hacer frente a la demanda asistencial actual, a pesar de ser conocida en su origen y evolución".

Como ejemplo de esta situación, la denuncia presentada por el sindicato médico O`Mega refleja que con frecuencia los facultativos acuden a los puntos de atención continuada (PAC) "desconociendo si van a estar solos en el centro, asumiendo también las urgencias del resto de sus compañeros, el número y el estado de los pacientes que ya están esperando del turno anterior en salas llenas de usuarios muy molestos por la espera".

El escrito de denuncia también que en ocasiones los facultativos son obligados, sin previo aviso, a desplazarse en taxi a otro centro sanitario en el que no hay suficiente personal.

Esta situación, según los denunciantes, provoca que los facultativos médicos dependientes del Sergas "sufran una sobrecarga laboral inasumible que provoca la realización de sobreesfuerzos físicos y psíquicos extraordinarios de forma sostenida a lo largo del tiempo, lo que genera altos niveles de estrés, el deterioro de las relaciones sociales y personales debido a la imposibilidad de conciliar la vida personal y la laboral y la afectación de la salud física y psíquica del personal médico, lo que deriva en un alto número de bajas laborales".

El sindicato denuncia "la inexistencia de una planificación preventiva para atajar los riesgos de origen psicosocial" y pone de manifiesto "la omisión de la administración de dar debido cumplimiento a la obligación de velar por la seguridad del colectivo médico".  

Respuesta del Sergas

Por su parte, el Sergas recuerda que el presupuesto del área de Pontevedra en materia de personal creció en el año 2022 en 129 plazas nuevas, con más de 4 millones de euros, especialmente, con refuerzo de plantillas en atención primaria. 

Según traslada a Europa Press, se ha hecho un plan de apoyo emocional con una unidad de psiquiatría de referencia por área. Además, indica que se están haciendo actuaciones en materia de formación. 

Concretamente, afirma que en Pontevedra ha habido una actuación de equipo en Uci de la mano del servicio central de prevención de riesgos. 

"En los comités de Seguridad y Salud de las áreas se informa de todas las medidas con carácter trimestral y además se están poniendo en marcha un plan de evaluación psicosocial coordinado desde servicios centrales, siguiendo el modelo navarro, para lo cual se han pedido las autorizaciones oportunas a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social", prosigue en su argumentación el Sergas. 

El Sergas subraya que cuenta con unidades de prevención de riesgos laborales en todas las áreas que están dedicadas a la evaluación de los riesgos de personal y precisamente Pontevedra cuenta con tres técnicos, un médico y una enfermera. "El cuidado de la salud de nuestros trabajadores y trabajadoras es nuestra principal preocupación", agrega. 

La jornada realizada es la legal, de 37,30 horas de promedio semanal. En PAC, en verano se sube por modificación de jornada, que habitualmente es de 130/140 horas mes (un día efectivo de cada cuatro) para hacer entre 30 y 40 horas más en julio y agosto, aproximadamente. Por debajo de las 48 horas de promedio semanal, sostiene. 

"Se han llevado nuevas medidas a mesa sectorial para paliar las incidencias de falta de cobertura este verano con medidas económicas y de gestión. Se ha hecho una OPE para proveer las plazas y también medidas de gestión. Los servicios de urgencias tiene la jornada legal y además han podido contratar MIR de familia, a pesar de las dificultades", finaliza. 
 

Comentarios