Las obras del primer gran parque canino darán comienzo dentro de 15 días

El objetivo del Concello es que esté operativo en unos dos meses y a continuación crear varios miniparques por los barrios de la ciudad
2020083111213135174
photo_camera Detalle a vista de pájaro de cómo quedarán distribuidos los espacios y el mobiliario. DP

La segunda semana de septiembre. Es el plazo que se marca el concelleiro de Desenvolvemento Sostible e Medio Natural, Iván Puentes, para que comiencen los trabajos del primer gran parque canino de la ciudad. Una vez los operarios concluyan la puesta a punto, la estimación inicial es que pueda estar operativo en unos dos meses. "En calquera caso, seguro que estará antes de que remate o ano", apunta.

La ubicación, como ya se había anunciado, es una parcela de 4.300 metros cuadrados a orillas del Lérez, en los antiguos terrenos de Tafisa, en la que se instalarán zonas de paseo y juego para perros con diversos elementos de ejercicio, un cierre perimetral de malla traslúcido, pavimento de tierra, tres bancos, luminarias solares, una fuente y papeleras.

Puentes explica que se eligió esta zona por ser un lugar ya habitual de esparcimiento para dueños y mascotas y por su ubicación, mucho más próxima al centro que el antiguo recinto de A Xunqueira de Alba, totalmente degradado e infrautilizado. "Está moi illado, ten pouca iluminación e a maiores temos o debate de se está ou non en terreos de Poio. De aí que escolléramos outro sitio", aclara.

El proyecto fue anunciado en mayo pero diversos contratiempos habían ralentizado la disponibilidad de los 47.849,69 euros en que fue presupuestado. Tras la modificación de crédito aprobada en el Pleno de julio, se habilitó una partida específica que permitirá activar los trabajos "na segunda semana de setembro, unha vez que rematen os trámites administrativos".

También habrá equipamiento para ejercicios tipo Agility, que tendrán un acabado rústico y entre ellos se incluirá un elemento de salto formado por dos postes verticales de 9x9 centímetros, laterales de panel de tabla y una barra de madera de un metro de longitud. Además, se colocarán tres postes sobre zapatas de hormigón especialmente diseñados para que las mascotas puedan orinar, se instalará una boca de riego e incendio y se plantarán tres fresnos.

POR LA CIUDAD. Iván Puentes también indicó que, una vez esté en marcha este gran recinto canino, la intención de su Concellería es crear una red de miniparques por aquellos barrios y zonas de la ciudad donde sean habituales los paseos con las mascotas. "A idea é que os donos dispoñan dun lugar cerca das súas casas onde poder sacar os seus cans e que poidan correr e gozar sen problema", puntualizó.

Estas nuevas instalaciones, cuyas ubicaciones concretas aún no están decididas, no tendrán ni las dimensiones ni las prestaciones del nuevo parque en Tafisa, pero sí ofrecerán las comodidades suficientes para garantizar el esparcimiento de los chuchos.

Solo una multa en 2020 por dejar las cacas en la acera
El Concello anunció en reiteradas ocasiones -la última tras el confinamiento- mano dura para los propietarios de perros que no cumplieran con la normativa, sobre todo en cuanto a la tenencia de los considerados potencialmente peligrosos (PPP) y a la recogida de excrementos de la vía pública.

Sin embargo, pese a constatarse multitud de ejemplos de cacas en las aceras, la Policía Local tan solo ha tramitado una denuncia por este concepto a lo largo del presente año. Lo mismo que todo 2018, mientras que en 2019 no presentó ninguna.

La infracción más sancionada (en 13 ocasiones) fue carecer del preceptivo chip identificativo, seguida por no hacer uso de correa y/o bozal (nueve) y por no tener licencia de PPP para su posesión (cinco).

El ránking de denuncias en 2020 se completa con dos por maltrato, otra a un dueño de PPP por carecer de seguro para el can y otra por abandonar a este tipo de perros en la vía pública sin causa justificada.

Comentarios