La ola de calor abrasa las Rías Baixas con temperaturas de hasta 38 grados

Los arenales de la comarca se llenan de bañistas debido a las altas presiones ? Los expertos recomiendan reducir la exposición al sol en las horas centrales del día para evitar golpes de calor
Decenas de personas disfrutaron este lunes de una jornada de mucho calor en las playas pontevedresas. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Decenas de personas disfrutaron este lunes de una jornada de mucho calor en las playas pontevedresas. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

El mes de agosto se despide por todo lo alto. Las Rías Baixas sufren estos días la cuarta ola de calor de este verano y, probablemente, una de las últimas de esta temporada estival. Esto deja infinidad de imágenes de arenales completamente llenos de bañistas, así como de turistas que disfrutan de sus últimos días de vacaciones en la zona pontevedresa.

El buen tiempo comenzó el lunes a acechar en la comarca pero sin duda los días más fuertes de esta gran ola serán este martes y el miércoles.

El aumento de temperaturas continuará en esta jornada de martes llegando a alcanzar los 40 grados en algunas zonas de Galicia. En la Boa Vila, tal y como pronostica MeteoGalicia, las máximas ascenderán hasta los 37 grados y las mínimas se quedarán en los 20.

Por la influencia de las altas presiones, se esperan además brumas costeras en el litoral atlántico a lo largo de las primeras horas del día, las cuales irán dando paso paulatinamente a cielos despejados.

Esta tendencia continuará el miércoles, cuando, según prevé MeteoGalicia, los termómetros llegarán a superar los 41 grados en la zona de Ourense. En Pontevedra, datos similares a los de este martes. Máximas de 38 grados y mínimas de 22.

Y aunque estas cifras podrían ir desciendo levemente de cara al fin de semana, el calor seguirá presente en todas las Rías Baixas.

Gracias a estos datos, y después de un verano bastante inestable, en el que apenas ha habido días continuos de calor, tanto los vecinos de la comarca, como los tursitas que veranean en esta zona gallega, aprovechan cada rayo para tumbarse en la arena a tomar el sol, nadar en el agua, o pasear por la orilla.

Los hay quienes, después de unos cuantos chapuzones, se acercan hasta los chiringuitos a tomar algo. Y es que sin duda, cualquier plan cerca del mar es perfecto para estos días de tanto calor.

Salud

Aunque en verano todo es mucho más bonito y el estado de ánimo suele ser más positivo que en invierno, lo cierto es que no todo son buenas noticias en esta época. En la temporada estival suelen ser muy comunes los virus gastrointestinales, los resfriados o los golpes de calor. Problemas que pueden evitarse con unas pautas básicas.

Gonzalo Valdéz Acitores, farmacéutico de Lanier Pharma, hace hincapié en el colesterol, que afecta a una gran parte de la población y agrava estos problemas de salud. Él mismo recuerda que más del 50% de los españoles adultos tienen niveles de colesterol altos. Este dato es alarmante si se tiene en cuenta que, según una encuesta realizada por la Fundación Española del Corazón, siete de cada diez personas nunca se han hecho una revisión de colesterol.

Este experto explica que el colesterol es justamente uno de los factores que agravan los golpes de calor y que incrementa el riesgo de sufrirlos. Para poder reducirlo, recomienda ajustarse a la dieta mediterránea, con predominancia de platos livianos y frescos, con muchas verduras, cereales integrales, fibras, frutos secos, pescados y huevos. Eliminar el tabaco y el alcohol es siempre un buen consejo, así como realizar ejercicio y reducir el exceso de peso.

Para evitar los golpes de calor, Valdés recomienda reducir la exposición al sol en las horas centrales del día, cubrirse con ropa ligera, gorros y gafas de sol, así como cuidar la hidratación y no abusar de las comidas grasas o muy calientes.

Virus gastrointestinales

Más allá de los golpes de calor, si hay algo que se acentúa durante el verano esas son las enfermedades gastrointestinales. El calor acelera la descomposición de cualquier alimento, por lo que los expertos aconsejan extremar las precauciones a la hora de consumirlos, cuidar la refrigeración y lavar bien las frutas y verduras.

Por otra parte, en esta época estival es posible sufrir también un resfriado. El motivo más frecuente son los cambios de temperatura, al pasar del calor exterior a lugares con aire acondicionado. La ropa de baño mojada o el exceso de bebidas heladas también favorecen este tipo de procesos.

Comentarios