Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

La orden de vigilar los composteros con las cámaras se dio el miércoles

Reproducción de la orden de servicio del día 25 con las directrices. M.B.
Reproducción de la orden de servicio del día 25 con las directrices. M.B.

Los agentes de la Policía Local recibieron instrucciones expresas para efectuar "rondas frecuentes" y evitar sabotajes en Eduardo Pondal, Ponte Boleira y Camiño de Ferro

La polémica por los composteiros urbanos sigue sumando enteros y amenaza con recrudecerse cuanto más se aproximen las elecciones municipales, pues tanto Gobierno local como oposición han convertido este asunto en bandera política.

El último motivo de confrontación ha sido la denuncia efectuada por el Partido Popular de que el alcalde había dado instrucciones precisas a la Policía Local para extremase la vigilancia sobre los centros de reciclaje ubicados en Eduardo Pondal, Ponte Boleira y Camiño de Ferro. Jacobo Moreira fue más allá y desveló que las precauciones llegaban al extremo de ordenar orientar las cámaras de tráfico hacia estos enclaves.

Miguel Anxo Fernández Lores, preguntado al respecto, no ocultó su sorpresa por las revelaciones de de los populares pero se apresuró a desmentirlas aclarando que los composteros son un elemento más del mobiliario urbano, como las papeleras y otras instalaciones. Y que una de las competencias del cuerpo es velar por el patrimonio público.

Sin embargo, esa orden existió. Y se dio en el turno de tarde del pasado miércoles, dos días antes de que la airease el PP. La hoja de servicios entregada a los agentes del turno de tarde (reproducida junto a estas líneas) asignaba a dos de ellos este cometido especial.

Si en vez de apuntar a los cruces y las zonas más sensibles de la ciudad, lo hacen a los composteiros, difícilmente podrán darnos esa información

Concretamente, tal y como se aprecia en el escrito, se les ordenaba "intensificar a vixiancia (incluindo rondas periódicas e frecuentes) para evitar posibles sabotaxes nos composteiros de Eduardo Pondal, Camiño de Ferro e Ponte Boleira".

La premisa no solo afectaba a los agentes de calle, sino también a los que controlan las cámaras de vigilancia del tráfico, pues la exigencia era que quedaran "apuntando a estas zonas e non deberán ser mobidas agás causa que o xustifique, en cuxo caso retornarán á posición ao remate da mesma".

Estas directrices no solo se ceñían a la jornada del miércoles, pues añadían que las cámaras continuasen orientadas a los composteros "na quenda de noite e sábados e festivos".

Una orden que, según apuntan algunos agentes de la Policía Local, supone desvirtuar la principal finalidad de las cámaras, que es controlar el estado de la circulación y poder reaccionar con eficacia ante posibles incidencias. "Si en vez de apuntar a los cruces y las zonas más sensibles de la ciudad, lo hacen a los composteiros, difícilmente podrán darnos esa información", añaden.

A mayores, recuerdan que el pasado sábado se celebró una prueba ciclista que afectó al tráfico por el centro urbano todo el día, "y es en eventos como ese cuando la cámaras son más indispensables que nunca, para poder regular adecuadamente las entradas y salidas de la ciudad".

Ese día se dio la circunstancia añadida de que 14 de los 20 agentes que debían realizar el servicio se pusieron repentinamente enfermos, lo que mermó considerablemente la operatividad.

La orden de vigilar los composteros con las cámaras se dio el...
Comentarios