domingo. 16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo

La pandemia disparó entre un 5% y un 10% la contratación de seguros de salud

Un médico poniéndose su bata de trabajo. GONZALO GARCÍA
Un médico poniéndose su bata de trabajo. GONZALO GARCÍA
Desde la irrupción del covid, los pontevedreses optan más que nunca por tener cobertura sanitaria privada como alternativa al sistema público, algo que constatan las aseguradoras

A raíz de la pandemia, caer enfermos se ha convertido en una de las principales preocupaciones para muchos ciudadanos. Ese hecho, unido a la mayor sobrecarga que han registrado los servicios sanitarios públicos, ha disparado el interés por los seguros de salud privados.

Según los datos de Unespa (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras), en la provincia de Pontevedra 139.493 personas tenían contratado un seguro médico en el año 2019, es decir, el 14,81% de la población provincial.

Desde 2020, con la aparición y propagación del covid-19, la contratación de este tipo de servicios se ha incrementado entre un 5% y un 10%. Así lo señalan conocidos comparadores de seguros y también corredurías pontevedresas. Tal y como explica Naír Fernández, gerente de Ferco 2000 (firma radicada en la calle García Camba), "los seguros de vida y de decesos han registrado un incremento de la demanda desde que comenzó la pandemia, pero donde más repunte notamos nosotros es en los seguros de salud. Aunque tenemos un sistema público de salud fantástico, con la pandemia la gente se ha dado cuenta de que en determinadas situaciones puede verse desbordado y para esos casos es muy importante tener una alternativa que nos permita contar con la prestación necesaria de una manera más ágil".

Según añaden desde el comparador Acierto, además de las personas que ya han contratado, "casi el 30%" de las que aún no tienen un seguro médico, "pretenden contratarlo a corto plazo" y "la razón principal para hacerlo es esquivar los tiempos de espera de la sanidad pública". Todo ello a pesar del incremento del IVA sanitario, que acabará repercutiendo en el cliente, y de la actual crisis económica que ha traído aparejada la pandemia. De hecho, este tipo de coyunturas económicas históricamente han frenado la demanda de seguros de salud. Aún así, el año 2020 cerró con 11 millones de asegurados en España, lo que supone un 23,4% de la población del país.

Tal y como señaló Naír Fernández, "en el ramo de seguros de vida, salud y decesos, la labor del asesor es si cabe más importante que en los de otro tipo", aunque desde el año pasado se ha producido un cambio de tendencia y es la propia población la que llama a las corredurías interesándose por este tipo de productos sin necesidad de que las empresas realicen tanta labor comercial.


Naír Fernández. Gerente de la Correduría Ferco 2000

Naír Fernández, gerente de la Correduría Ferco 2000. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"Antes no había un especial interés en estos seguros; ahora es al revés, la gente los busca"

¿Se ha incrementado en su correduría la contratación de seguros de vida, salud y decesos desde que comenzó la pandemia?
Sí. En el último año, desde el confinamiento, la demanda de este tipo de seguros ha aumentado rotundamente. Normalmente eran seguros en los que la gente no tenía un especial interés a menos que el profesional le informase, pero ahora es al revés. Son los propios ciudadanos los que buscan esa información sin necesidad de que el profesional de la aseguradora haga gestión comercial. Es la propia gente la que demanda este tipo de seguros, porque en situaciones como la actual se ha visto la relevancia que tiene estar bien asegurado y que, además de los riesgos obligatorios o más conocidos como el seguro de auto o el de hogar, tengamos asegurada nuestra propia vida y nuestra situacion patrimonial.

¿Cuál es el perfil del cliente que contrata un seguro de salud, vida o decesos?
Suele ser el de una persona mayor de 45 años y con una situación económica medioalta. En mi opinión, es un error que se ciña a este perfil, porque este tipo de seguros se pueden adaptar a todas las economías y a todas las situaciones patrimoniales. Un seguro de vida se puede personalizar totalmente, desde capitales bajitos hasta otros muy altos y eso es lo que va a variar la prima, además de la edad. Y son seguros que, cuanto más joven se contrate, el riesgo baja y por lo tanto son más baratos, pero es que además de ese modo el cuadro asegurador de la persona está mucho más claro desde el principio y tiene la ventaja de que ya cuenta con una protección general a nivel patrimonial. Por eso yo animo a la gente a que valore esta opción desde joven. En esto vamos muy a la cola de otros países europeos, sobre todo anglosajones, en los que la cultura aseguradora es enorme. Ya no hablo de Estados Unidos, donde lo es, pero por otras cuestiones. Hablo  por ejemplo de Suecia, donde es muy complicado que cualquier persona no tenga claro que tiene que tener contratados determinados seguros sobre su vida y su patrimonio. En España, en cambio, es raro que una persona joven te diga que tiene seguro de vida, de salud y de decesos, y para mí son tres patas esenciales para cualquiera. Todo el mundo debería informarse sobre qué gasto le supondría tener aseguradas estas cuestiones, porque luego cuando surge un problema es cuando nos acordamos.

¿Cuál es en media el coste anual de un seguro de salud?
Puede personalizarse con un abanico inmenso. Hay multitud de opciones y en función de la edad, del tipo de seguro, de la contratación individual o familiar o de otras muchas alternativas, la prima va a variar mucho. Además, dentro de los seguros de salud están los dentales, que se venden muchísimo y son muy económicos. Incluso para niños en algunas pólizas de salud se contratan de manera gratuita y es una opción fantástica, teniendo en cuenta que, sobre todo en el caso de los niños, se suele gastar bastante en dentistas.

La pandemia disparó entre un 5% y un 10% la contratación de seguros...
Comentarios
ç