Domingo. 16.12.2018 |
El tiempo
Domingo. 16.12.2018
El tiempo

Los paros en Renfe afectarían a unos 30 trenes y a alrededor de 4.500 usuarios en Pontevedra

Una joven abandonando la zona de venta de billetes de la estación de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Una joven abandonando la zona de venta de billetes de la estación de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Los sindicatos alertan de que Pontevedra "es el caso más sangrante" de Galicia en los recortes de personal que menguan el servicio ▶La empresa confía en que la intensificación de las negociaciones en los próximos días pueda evitar la convocatoria de huelga

Unos 28 trenes, casi una treintena. Es la cifra de convoyes que se verán afectados en la estación de Pontevedra de prosperar la convocatoria de huelga que los sindicatos de Renfe comunicaron este miércoles a la empresa.

Obviamente, se trata de los viajes incluidos en las franjas horarias en las que están previstos los paros parciales, esto es, de 6 a 7 horas y de 19 a 20 horas los días 29 de junio y 2, 13 y 16 de julio; de 14 a 18 horas el 23 de junio y el 24 de julio; y de 9.30 a 13.30 horas (casi toda la mañana) el próximo día 24 y el 25 de julio, festividades de San Juan y Santiago Apóstol, respectivamente. En caso de que la protesta se mantenga, Renfe establecería unos servicios mínimos, que mantendría el tránsito de algunos de estos trenes.

En cualquier caso, los convocantes del paro estiman que quedarían sin servicio en torno a unos 4.500 pasajeros que utilizan habitualmente los andenes de la estación pontevedresa. "En cada tren viajan entre 100 y 150 personas al día, con picos de 200 en las horas punta. Además, el 24 de julio todos los viajes a Santiago van hasta la bandera, con motivo de los fuegos del apóstol", explica Carlos Díaz, representante de UGT en el comité.

Esta medida de presión deriva de la falta de personal en los puestos de venta de billetes e información en las estaciones de Vigo-Guixar, Vilagarcía y Pontevedra. Este último, según los sindicatos, "es el más sangrante de toda Galicia, porque se da la particularidad de que hay un cruce de viajeros de A Coruña y de Vigo, lo que repercute en una especial carga de trabajo en estos puestos". La presión llega al extremo de que, en muchas ocasiones, "solo hay una persona en toda la tarde para atender el servicio, lo que le impide disfrutar de los descansos a los que tiene derecho, porque si no, al volver, se encuentra unas colas tremendas", destaca Carlos Díaz.

Carlos Díaz, portavoz de UGT en Renfe
"Por las tardes hay solo una persona para atender las taquillas, lo que le impide disfrutar de sus 20 minutos de descanso"

El comité de empresa subraya que estas carencias se vienen produciendo desde hace un año y repercuten en todos los demás servicios que se prestan en las estaciones, además de provocar situaciones de estrés laboral y la imposibilidad de realizar el trabajo en unas condiciones dignas minimamente aceptables.

"En junio del año pasado le explicamos a los representantes regionales de la empresa que la situación empezaba a ser preocupante, pero nos respondieron que desde Madrid no enviaban más personal y que no podían hacer nada. Este año sólo el único refuerzo de personal que ha llegado a Galicia fueron tres personas para A Coruña y Santiago, y ninguna para Vigo, Vilagarcía y Pontevedra", reprocha el representante de UGT, que cifra en "cinco o seis personas" el incremento necesario de la plantilla "para trabajar en unas condiciones dignas".

Fuentes de Renfe, por su parte, admitieron este miércoles ser conscientes del problema, si bien lo tildaron de "desajustes puntuales" derivados de un cúmulo de factores, tales como bajas de larga duración, horas sindicales, libranzas... "pero entendemos que la plantilla actual es suficiente".

Sobre la carencia de efectivos en las taquillas recordaron que existen otras vías para adquirir los billetes, como la web de Renfe o las máquinas de autoventa. "En cualquier caso, aún recibimos hoy (por el miércoles) la convocatoria de huelga e intensificaremos las negociaciones para evitarla", apuntan.

Enfado general. Una vendedora fue agredida por una mujer en Pontevedra
Los principales damnificados por la escasez de personal en los puestos de venta de billetes son los usuarios, especialmente aquellos que llegan con el tiempo justo a la estación y se ven obligados a soportar largas colas, con el consiguiente enfado.

Una situación que se crispa especialmente cuando el viajero pierde el tren debido a la espera.

Carlos Díaz defiende que "los trabajadores no podemos pagar los platos rotos", como le ocurrió hace unos seis meses a una trabajadora de la estación pontevedresa. En aquella ocasión, el nerviosismo de una mujer por la posibilidad de perder su tren la llevó a encararse con la vendedora, a la que llegó a agarrarla por el pecho y a zarandearla.

SIN IR AL BAÑO. El sindicalista apunta la singularidad de Pontevedra, "donde por las tardes hay solo una persona y apenas puede ir al baño o atender un imprevisto, porque a la vuelta ya tiene la cola en la ventanilla y te llaman de todo menos bonito".

Díaz recuerda que en Guixar otro viajero, visiblemente enfadado por la demora, "nos pidió el libro de reclamaciones y se marchó con él".

Agrega que "no está justificado el clima de tensión y los insultos que tenemos que soportar por una mala gestión de Renfe".

Los paros en Renfe afectarían a unos 30 trenes y a alrededor de...
Comentarios