miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

"Perder una de las mejores fábricas de pasta es un lujo que se debe más a política que a técnica"

Elier Ojea. FOTO ROSA VEIGA
Elier Ojea. FOTO ROSA VEIGA
El portavoz de los aserradores y rematantes de Galicia reclama la continuidad de Ence en Lourizán y critica el ataque "directo y permanente" que recibe del Concello capitalino

La hipotética salida de Ence de Lourizán ha empujado a la Federación de Aserraderos y Rematantes de Galicia (Fearmaga) a presentar un recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Nacional que ha declarado nula la prórroga de la concesión de la pastera. La federación reúne a 340 empresas gallegas que facturan algo más de 700 millones de euros y está presidida por Elier Ojea (Piñor, Ourense, 1954). El empresario representa la cuarta generación de una familia de madereros y, aunque se acaba de jubilar, sigue al frente de la organización, desde la que reclama la continuidad de la pastera y cambios urgentes en la gestión del monte.

Fearmaga ha sido una de las siete entidades que ha recurrido la sentencia que pone fin a la concesión de Ence. En su caso, ¿cuáles han sido los motivos que le han llevado al Tribunal Supremo?
Fue un acuerdo de la junta directiva. La federación reúne dos tipos de socios: los aserraderos y los rematantes, que son los que cortan madera en el monte y que fundamentalmente suministran eucalipto a Ence. Perder un comprador del tamaño de Celulosas supondría un perjuicio tremendo para este tipo de empresas, de las que muchas han hecho importantes inversiones. Si la fábrica cierra, sufrirían importantes pérdidas en sus economías.

¿Qué argumentos ha esgrimido la federación en el recurso?
Entre empleo directo e indirecto en Galicia hay 5.000 personas que tienen algún tipo de actividad relacionada con Ence. Algunas tienen relación más directa, como los que venden madera o los rematantes que van a la corta, pero es una actividad que también beneficia a los restaurantes donde van a comer los que van a cortar los eucaliptos o a los talleres donde se arreglan los camiones que se dedican al transporte de la madera. Hay una serie de gente que tiene que evaluar la pérdida de una empresa con esta repercusión. Es un perjuicio tremendo que tiene importantes consecuencias económicas. Enviar la madera a Asturias o Portugal implicaría un aumento del coste del transporte y la reducción de la demanda de eucalipto también afectaría a los precios.

¿Qué facturación representa Ence para el sector?
Está por encima de los 400 millones a nivel Galicia. De todos modos, no sé si las auditorías independientes que han evaluado las emisiones de Ence son buenas o no, pero son las mismas que hacen los informes sobre la Cumbre del Clima de Glasgow. Así que tengo que entender que Ence se ha convertido en un problema político más que en un problema técnico. Hay un Ayuntamiento que le está atacando de manera directa y permanente, pero en cambio en otros concellos los ayuntamientos se ponen del lado de los trabajadores, como ocurre en Alcoa o las refinerías de Huelva. En este momento prescindir de una de las mejores fábricas de pasta del mundo es un lujo que a estas alturas se debe más a una cuestión política que técnica. Ence estuvo mucho peor hace muchos años y sin embargo no tenía los ataques que recibe hoy. Además, muchos aserradores que no tenemos vinculación con el eucalipto desearíamos que el monte estuviera igual de ordenado que donde se planta esta especie. Las plantaciones están ordenadas y Ence se preocupa de controlar las plagas y de investigarlas, obteniendo importantes soluciones.

Ence estuvo mucho peor hace muchos años y sin embargo no tenía los ataques que recibe hoy"

La Xunta ha iniciado los trámites para construir una fábrica de fibras textiles en Lugo con la firma portuguesa Altri. ¿Podría absorber está fábrica la madera que ahora se destina a Ence?
Más bien sería un complemento, porque hay que pensar que Galicia produce eucalipto para las plantas de Ence de Lourizán y Navia y para exportar. Hay madera suficiente para suministrar a las dos plantas sin problema ninguno. En cambio, la de Navia tiene el beneplácito del Gobierno local y en Pontevedra ocurre todo lo contrario.

Pero la parcela de Asturias es de propiedad de la empresa y la de Pontevedra es de titularidad pública...
Sí, es una concesión, pero hay concesiones por todo el litoral de Galicia y para otro tipo de sectores.

La reciente Lei de Recuperación da Terra Agraria restringe la plantación de nuevos eucaliptos. ¿Cómo ha acogido el sector la propuesta?
Es algo que reclamamos desde un principio, porque el eucalipto tiene valor si hay una equivalencia entre la oferta y la demanda, pero si se dispara la oferta, se producirá una bajada de precios. Lo ha advertido la Administración y la propia Ence. Si uno se empeña en el monocultivo, llegará un momento en el que el eucalipto no se usará para hacer pasta, sino para quemar u otra cosa. Por eso creemos que la decisión de paralizar las plantaciones y mantener las que hay es acertada. Hay eucalipto suficiente para atender la demanda. Lo que tenemos que hacer es preocuparnos por el resto del especies y las cientos de hectáreas que tenemos totalmente abandonadas.

"Sufrimos una grave carencia de pino y el carballo que tenemos solo sirve para leña"
Denuncia que Galicia tiene abandonadas cientos de hectáreas. ¿Vive de espaldas al monte?
Creo que nos quejamos de lo que funciona y lo que no funciona no lo vemos. Sufrimos una grave carencia de pino, debemos mejorar la calidad de la madera, necesitamos menos minifundios y más superficie para poder plantar más especies, y llevar a cabo una correcta silvicultura. El carballo que tenemos hoy solo sirve para leña, porque no se poda, así que tenemos que importarlo de Francia. Podríamos tener abetos y cerezos, pero para eso no basta con una parcela de 300 metros cuadrados.

Hay que reorganizar el suelo.
Significa pasar del tojo y la ‘silva’ (zarza) a tener los montes limpios, ordenados y con mayor biodiversidad. Esto permitiría a la gente joven disponer de terrenos para montar una empresa y desarrollarla, pero si hay que negociar con los 600.000 propietarios que hay en Galicia no acabaremos nunca. Hoy hay cientos de pymes y micropymes que le dedicamos cientos de horas al mes para sacar adelante la empresa. Quizás no se nos da importancia porque somos empresas de pocos trabajadores, pero somos la primera industria del rural (...). En los países nórdicos hay otra cultura de la madera que estamos intentando trasladar a la sociedad. Sin embargo, cada vez nos encontramos más que nuestros hijos y los sucesores deciden dedicarse a otra actividad. La madera es muy sufrida.

"Perder una de las mejores fábricas de pasta es un lujo que se debe...
Comentarios