"El permiso a Sito Miñanco es incomprensible"

Seis años después de la histórica Operación Mito, el juicio sigue sin fecha. El narco más famoso de España, gran conocedor del sistema penitenciario, cumple con los requisitos y sale de prisión a pesar de su acreditada reincidencia y de su riesgo de fuga. La Fundación Galega Contra o Narcotráfico muestra "máxima preocupación"
Sito MIñanco. JAVIER CERVERA MERCADILLO
photo_camera Sito Miñanco. JAVIER CERVERA MERCADILLO

La lentitud de la Justicia en España beneficia a quienes tienen el bolsillo más grande, y uno de esos es Sito Miñanco. Tras pasarse media vida en prisión y aprovechar cada salida de permiso para tomar las riendas de su organización narcocriminal, todos los indicios apuntan a que la historia puede repetirse. José Ramón Prado Bugallo vuelve a disfrutar de los beneficios penitenciarios de semilibertad tras una decisión muy polémica y que ha puesto en pie de guerra al tejido social gallego que lidera la Fundación Galega Contra o Narcotráfico (FGCN).

"Con el obligado respecto a todas las decisiones judiciales, la FGCN manifiesta su estupor y la máxima preocupación ante las posibles consecuencias de la concesión de permisos penitenciarios al narcotraficante Sito Miñanco". El capo de Cambados, detenido en 2001 cuando estaba de permiso -y organizaba la recepción de toneladas de cocaína que fueron incautadas en el Agios Konstantinos-, detenido en 2018 cuando estaba de permiso -y organizaba la recepción de toneladas de cocaína que fueron incautadas en el Thoran-, y condenado por blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas, cumplió hace varios meses el máximo legal previsto en prisión preventiva (dos años prorrogables a otros dos) y se mantenía privado de libertad en virtud de la sentencia por lavado de dinero dictada en la Audiencia Provincial de Pontevedra en 2020. Sin embargo, el tiempo pasa, y su perfecto conocimiento del sistema que permite la obtención de los beneficios penitenciarios le ha otorgado las primeras salidas.

"Estamos ante un narcotraficante convicto, que presenta un elevado riesgo de fuga, alta capacidad económica y posibilidad manifiesta de reincidencia. Tiene pendiente un juicio por el que le van a pedir 29 años de cárcel, se le presuponen dinero, contactos y motivos más que suficientes para poder fugarse y un elevadísimo riesgo de reincidencia. De hecho, se ha fugado otras veces y la última vez que fue detenido estaba todavía en tercer grado aprovechando beneficios penitenciarios para traficar ¿Qué más hace falta para mantenerle en prisión?", añade la Fundación, que, en un amplio comunicado, plantea que "si queremos ganar la batalla al narcotráfico lo último que debemos hacer es otorgar este tipo de incomprensibles permisos penitenciarios a grandes traficantes. Conviene recordar que Miñanco está considerado como uno de los grandes capos de la cocaína de todos los tiempos en España y líder de una banda internacional de traficantes de manifiesta peligrosidad".

La Audiencia Nacional, órgano competente en la Operación Mito, tiene serios problemas de agenda. El mayor despliegue policial contra el narcotráfico gallego desde la Operación Nécora, saldado con más de 50 detenidos y cerca de 5.000 kilos de cocaína incautados en el buque Thoran y en un contenedor en Holanda, sigue a la espera de una fecha para el inicio de las sesiones plenarias. Se esperaba para el primer semestre de 2024, pero nada se sabe oficialmente por ahora.

"Ante esta situación, la FGCN entiende que se deben tomar decisiones de importancia. La primera, evitar la concesión de nuevos permisos; en segundo lugar reforzar al máximo la vigilancia para evitar que vuelva a fugarse o la continuación de su actividad delictiva. Con todo, no podemos olvidar que actualmente la concesión de esta serie de permisos obedece a derecho, por ello hay una tercera decisión a tomar de manera urgente e inaplazable, que es revisar de forma rigurosa los criterios para otorgar permisos penitenciarios a los grandes capos de la droga evitando que estas peligrosas situaciones vuelvan a producirse. Resulta imprescindible abordar una reforma legal que aporte soluciones a este grave problema de seguridad".

Precisamente esa es la línea en la que han insistido los especialistas antidroga en los últimos años, tanto desde los cuerpos policiales como desde la Fiscalía. Unos y otros apuestan por la implantación de juzgados específicos que entiendan sobre crimen organizado en puntos calientes como Algeciras, Valencia, Canarias o Galicia, lo que aliviaría de carga de trabajo a la citada Audiencia Nacional y agilizaría los grandes procesos en aras de una rápida respuesta judicial ante esta clase de delitos graves.

"Desgraciadamente éste no es un caso aislado, aunque sí muy notorio por su importancia. Resulta demasiado frecuente y suscita una alta preocupación en la sociedad ver como estos delincuentes aprovechan permisos o situaciones de libertad condicional a la espera de juicio para seguir traficando", apunta la Fundación Galega Contra o Narcotráfico, que concluye que "estas situaciones ponen de manifiesto la importancia y la perentoria necesidad de agilizar los tempos de la Justicia para evitar que delitos y criminales de esta magnitud estén todavía esperando un juicio seis años después de la detención de una de las organizaciones narco-criminales más poderosas de Europa".

No hay más que recordar las identidades de los detenidos en el marco de la Operación Mito para comprobar el nivel alcanzado por Miñanco antes de su última detención. La Udyco Central del Cuerpo Nacional de Policía, artífice de la investigación, señala que tenía a sus órdenes a los principales grupos de lancheros gallegos, entre ellos a David Pérez Lago, y que trabajaba codo a codo con grupos criminales colombianos y de Europa del Este, además de con holandeses. En el marco de los registros le fueron incautadas narcolanchas que poco o nada le tenían que envidiar a la histórica "Patoca", con capacidad para recorrer grandes distancias y con espacio suficiente para montar seis o siete motores fueraborda en la popa. En los mismos registros a personas relacionadas con la red delictiva se produjeron tiroteos. También se investigan muertes que, según distintas fuentes, estarían vinculadas con la pérdida de los alijos.

En aquel momento, el capo de Cambados vivía en semilibertad en Algeciras, donde fue detenido, pero se desplazaba de forma constante tanto a Galicia, donde tenía su centro de operaciones, como a la Costa del Sol, donde se reunía con distintos socios para sus negocios ilícitos. Todo ello figura en un sumario que deberá ser analizado en los próximos meses en el juicio.

Mientras, las fuerzas de seguridad observan expectantes. Las nuevas tecnologías para la comunicación empleadas por los criminales sellan a cal y canto sus actividades, por lo que podría estar operando sin levantar sospechas. De hecho, algunos de sus históricos lancheros acaban de ser detenidos con cocaína en África.

Sus movimientos: se aleja del foco mediático y policial
Cuando fue detenido en 2018, Sito Miñanco se había alejado de los focos mediáticos y policiales que existen en Galicia, donde su rostro es muy conocido y su presencia sería fácilmente detectada por las autoridades. Cierto es que realizaba viajes a Pontevedra y que llegó a ser identificado por la Guardia Civil, pero siempre en lugares apartados.

Aprende de sus errores
Una de las características del narcotraficante de Cambados es su inteligencia a la hora de moverse, y aprender de sus errores. Así, en 2024 ha decidido pasar sus días en semilibertad en otras latitudes alejadas de Galicia y, por tanto, de la extrema vigilancia de las autoridades. No se descarta, eso sí, que, tal y como hacía en el pasado, se desplace en coche y en horario nocturno a la provincia de Pontevedra.

Comentarios