viernes. 06.12.2019 |
El tiempo
viernes. 06.12.2019
El tiempo

El personal sanitario cambia el botón del pánico por una aplicación antiagresiones

García-Borregón con el ratón sobre el botón de SOS instalado en los PC del área sanitaria. DP
García-Borregón con el ratón sobre el botón de SOS instalado en los PC del área sanitaria. DP
El Sergas ha instalado en los 2.000 ordenadores un icono de SOS que da aviso a los agentes de seguridad y a los compañeros más próximos del profesional en apuros ▶ La plataforma, llamada Acode, registró 60 avisos de agresiones en lo que va de año, la mayor parte a médicos

El botón del pánico que se escondía bajo la mesa para pedir auxilio ha dado paso a las nuevas tecnologías. Ahora los médicos, enfermeros y el personal no facultativo del área sanitaria recurren a una plataforma virtual, llamada Acode, que se activa cuando se intuye o se produce una agresión por parte de un paciente.

Además del formato PC, el personal tiene a su disposición una aplicación móvil que pueden descargar en sus teléfonos

El programa fue implantado por primera vez en el Hospital do Salnés en 2018 y fue extendido al resto del área sanitaria en los meses posteriores. Desde enero de este año está instalado en los 2.000 ordenadores del área, en los que se puede ver un botón de color rojo que reza SOS. Clickando sobre él se activa el protocolo, que comienza con el sonido de "una fuerte alarma sonora". Automáticamente el programa pone en aviso al personal de seguridad y a los compañeros de los departamentos más próximos, que incluso pueden pinchar sobre la señal que les aparece en el ordenador para informar al profesional en apuros de que "acude a prestar ayuda", explica el responsable de seguridad del área sanitaria, Jorge García-Borregón.

Además del formato PC, el personal tiene a su disposición una aplicación móvil que pueden descargar en sus teléfonos. Esta versión presenta el mismo funcionamiento y resuelve la situación del personal que se mueve entre distintas zonas o servicios.

Las estadísticas arrojan que los facultativos son los que pagan más platos rotos, al ser objeto de 24 de las 60 agresiones registradas

AGRESIONES. El responsable de la implantación del programa explica que Acode fue creado ante "la necesidad de aumentar la seguridad de los profesionales sanitarios en su entorno de trabajo" y con el objetivo de ofrecer una "respuesta rápida" ante la "violencia laboral externa". Las estadísticas arrojan que, lejos de disminuir, las agresiones han ido en aumento.

Solo en lo que va de año (entre enero y el pasado 24 de octubre) la plataforma ha registrado 60 avisos de agresiones de pacientes con mayor o menor gravedad. Del total, 19 fueron ataques físicos, 40 de tipo verbal y una material por parte de un usuario que provocó destrozos en un departamento (que no ha trascendido) del área sanitaria.

En cuanto al tipo de profesional agredido, las estadísticas arrojan que los facultativos son los que pagan más platos rotos, al ser objeto de 24 de las 60 agresiones registradas. Les siguen el personal de Enfermería con 18 ataques, los técnicos auxiliares (13) y los administrativos (cinco). Por centros, el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (CHUP) ha sido escenario del mayor número de incidentes con 36 agresiones, de las que siete se desarrollaron en Urxencias. El resto sucedieron en los centros de salud de Primaria del área sanitaria, entre los que se incluyen los Puntos de Atención Continuada (PAC).

Con el foco puesto en las cien zonas de riesgo y en los pacientes "problemáticos"
La plataforma Acode pone especial atención a cien zonas que se consideradas "de riesgo", entre las que se incluyen las unidades de salud mental, el servicio de Psiquiatría, Urxencias, consultas externas y atención domiciliaria. Además, ofrece una importante herramienta para encarar los "escenarios de riesgo" que se dan en los turnos de noche y para ofrecer asistencia a "familiares y pacientes problemáticos".

Implantación
La instalación de la plataforma fue coordinada por un grupo integrado por profesionales de prevención de riesgos laborales, informática y seguridad. El equipo optó por empezar en el Hospital do Salnés por su tamaño y una de las primeras acciones fue la división del complejo en zonas para determinar el radio de cobertura de cada botón. De forma paralela, se inició un período de formación, que continúa hoy, y se llevaron a cabo simulacros en todas las zonas sensibles.


DEMANDAS. LOS SINDICATOS RECLAMAN MÁS PERSONAL DE SEGURIDAD PARA FRENAR LOS ATAQUES

Responsables de UGT han demandado en varias ocasiones durante los últimos meses que el Sergas refuerce el personal de seguridad para frenar las agresiones que sufre el personal sanitario de Pontevedra.

Sus reivindicaciones trascendieron tras los ataques registrados este año en el servicio de Psiquiatría, una de las zonas consideradas de riesgo para el personal sanitario. UGT exige a la Administración autonómica que estudie realizar un aumento significativo de los agentes de seguridad, así como su dotación de medios, "para dar una respuesta efectiva a este tipo de situaciones que, según la fuerza sindical, son cada vez más frecuentes. "Na situación actual é practicamente imposible manter o clima de seguridade necesario no centro hospitalario e en cada actuación se está manifestado a debilidade da dotación actual", denunció en su último comunicado.

APOYOS. LA POLICÍA NACIONAL CREÓ LA FIGURA DEL INTERLOCUTOR SANITARIO

Solo en el distrito sanitario de Pontevedra hay cerca de 3.000 trabajadores repartidos en las distintas categorías profesionales. Entre ellos, los que están más expuestos a posibles agresiones son los facultativos y las enfermeras, que tienen un contacto más continuo y directo con el enfermo y sus familiares.

El volumen de episodios emplazó a la Policía Nacional a crear hace algo más de dos años la figura del interlocutor sanitario con el fin de frenar los ataques y garantizar una atención personalizada a los profesionales que sufran violencia o amenazas.

El personal sanitario cambia el botón del pánico por una aplicación...
Comentarios