La pesadilla del covid persistente: unos 26.000 pontevedreses lo padecen

Uno de cada cuatro trabajadores con este problema está de baja laboral por el cansancio y el déficit de concentración que sufre
Una sanitaria vacuna a un anciano contra el covid en Galicia. BRAIS LORENZO
photo_camera Una sanitaria vacuna a un anciano contra el covid en Galicia. BRAIS LORENZO

El covid persistente afecta a unos 26.000 pontevedreses, según una estimación que hace la presidenta de la Red Española de Investigación en Covid Persistente (REiCOP), Pilar Rodríguez Ledo. Galicia sumaría en total 75.000 casos de covid persistente, de los que la mayoría, 30.000, estarían en la provincia de A Coruña, seguida de Pontevedra, mientras que en Ourense habría 9.000 afectados y en Lugo 8.000.

A falta de un registro oficial de casos -una de las reivindicaciones de los pacientes y también de los médicos en el Día del Covid Persistente, celebrado el 15 de marzo- estas cifras están calculadas después de extrapolar la incidencia a nivel nacional a los datos de población y el número de contagiados de covid en Galicia.

"Es necesario tener un registro de pacientes con covid persistente porque, entre otras cosas, se planificaría mejor la asistencia sanitaria", propone Pilar Rodríguez.

Se siguen dando casos. En los meses de diciembre y enero pasados, los contagios fueron numerosos"

Los casos de covid persistente siguen creciendo al igual que también aumenta, con el paso del tiempo, el número de casos de covid. Algo que se sigue produciendo aunque haya aumentado la inmunidad, tanto la natural como la derivada de la vacunación.

"Se siguen dando casos de covid y de covid persistente. En diciembre y enero pasados, los contagios fueron numerosos", afirma Pilar Rodríguez Ledo.

El covid persistente es una enfermedad no reconocida como tal -de hecho, las bajas laborales de los pacientes son por los síntomas que presentan- que, además, es muy difícil de diagnosticar en las consultas médicas por la gran variedad de síntomas que presenta y también por la falta de una prueba que determine su existencia.

Una prueba

"Nos gustaría tener una prueba para poder hacer un diagnóstico rápido y preciso, pero no la hay. Como tampoco la hay para las enfermedades mentales, ni para la artritis reumatoide. Pero, además, hay otro problema a mayores: que algunos pacientes pueden tener covid persistente y, en cambio, no sospecharlo porque creen que nunca tuvieron el virus y lo tuvieron. Tampoco tenemos ningún marcador biológico que nos lo diga", apunta la presidenta de la REiCOIP, que defiende una atención médica multidisciplinar coordinada para atender a estos pacientes.

Este problema de salud -de carácter crónico y, por ahora, sin tratamiento que lo cure- puede presentar más de 200 síntomas y afectar a cualquier órgano del cuerpo, según la documentación médica sobre la enfermedad.

Los síntomas más prevalentes son los siguientes: cansancio y déficit de concentración pero también problemas cardiovasculares, digestivos y otorrinolaringológicos. A esto se suman otros como, por ejemplo, olvidar un idioma aprendido.

La presidenta de la Red Española de Investigación en Covid Persistente afirma que la cuarta parte de los trabajadores, con este problema de salud, se ven obligado a coger la baja. Además, el 9,5 por ciento perdió su trabajo y solo un 15 pueden seguir trabajando.

Elena, una paciente: "Cada día voy sobreviviendo"

Elena, periodista de 55 años, tuvo que luchar con la incredulidad de su médico ante una fatiga crónica que le impedía trabajar y derivó en depresión, ansiedad y pastillas.

"Cualquier cosa me cuesta un montón, se me olvidan las cosas cada dos segundos, dejé de hacer pilates, de viajar, es una especie de astenia otoñal permanente. Es como si cada día fuese sobreviviendo", relata esta mujer.

Reclama que "no se abandone a su suerte" a estos pacientes y que se aúnen esfuerzos en investigación para llegar a una cura y, por el camino, paliar los efectos físicos, afectivos y sociolaborales. "'El olvido que somos' [el lema del Día del Covid Persistente de este año] no es el título de un bolero, aunque lo parece. En lugar de desamores, en este caso hablamos de desencuentros" dice esta paciente.

Elena pone el foco en las administraciones, que niegan discapacidades por el covid persistente en aquellos casos en los que los pacientes no pueden seguir trabajando, y también en aquellos médicos a los que la enfermedad se les "escapa", dice. Para paliar esta falta de atención hacia los pacientes con covid persistente, Elena —como otros muchos— recurrió a una asociación de enfermos a través de la cual accede a una serie de servicios que la Administración no le da.

En el caso de Galicia, la asociación que agrupa a los afectados por este problema es Asgacop (Asociación Galega de Covid Persistente), con la que se puede contactar en el correo asgacop@ gmail.com.

Comentarios