El piragüismo pontevedrés rinde homenaje a Keny formando un pasillo de palas en el funeral

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, dice que "extraña lo sucedido" a José Manuel Penas Balchada porque era "una persona experta en el manejo de la piragua"
Homenaje de los piragüistas de Pontevedra en el funeral de Keny. DAVID FREIRE
photo_camera Homenaje de los piragüistas de Pontevedra en el funeral de Keny. DAVID FREIRE

El piragüismo pontevedrés rindió homenaje este miércoles a José Manuel Penas Balchada, Keny, el piragüista que había desaparecido el pasado viernes y cuyo cuerpo fue encontrado el martes.

Deportistas de los clubes Naval, Poio, Ciudad de Pontevedra y Verducido, entre otros, formaron un pasillo con sus palas en el funeral que tuvo lugar en la Real Basílica de Santa María la Mayor, tanto a la llegada del coche fúnebre como durante la entrada del féretro en el templo.

"Estamos todos unidos en la tragedia que supone el fallecimiento de nuestro amigo Keny", señala Jabucho, un piragüista "de la misma quinta" y con quien coincidía en competiciones "toda la vida, desde los once años", explica Javier Villanueva Pérez, del Club de Piragüismo Verducido.

"Nunca había sucedido nada igual hasta la fecha –añade– porque el piragüismo no es un deporte peligroso, ni mucho menos. Lo que ocurre es que Keny tenía sus problemas de salud, por lo que sospecho que algo extraño pudo haberle sucedido. Lo revelará la autopsia".

En términos similares se pronunció el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, quien confirmó que la autopsia al cuerpo de Keny permitirá conocer si sufrió "algún tipo de incidencia o no" antes de acabar siendo engullido por las aguas.

Funeral de Keny en la basílica de Santa María. DAVID FREIRE
Funeral de Keny en la basílica de Santa María. DAVID FREIRE

Tras las pruebas realizadas en el Instituto de Medicina Legal de Galicia en Pontevedra (Imelga), tuvo lugar el funeral en la Real Basílica de Santa María la Mayor y la posterior inhumación del cadáver en el cementerio de San Mauro.

Miñones se pronunció de este modo a preguntas de los medios de comunicación en Santiago de Compostela después de que el cuerpo fuese localizado en la mañana del Día de Todos los Santos por un agente de la Policía Nacional fuera de servicio que caminaba por el paseo peatonal paralelo a la autovía de Marín, y que alertó a la Comisaría sobre el avistamiento del cuerpo a un kilómetro del lugar donde hacía cinco días había volcado la embarcación.

El operativo de búsqueda de Keny se puso en marcha en cuanto una persona que se encontraba corriendo por la avenida de Domingo Fontán alertó a los servicios de emergencia tras ver cómo el desaparecido caía de su embarcación, a la que en un primer instante logró agarrarse, pero no pudo mantenerse y acabó hundiéndose en el río. Al quinto día de inicio de la búsqueda el cuerpo sin vida del piragüista afloró a la superficie.

Fue encontrado por un viandante flotando a 200 metros de la sede de la antigua fábrica de Construcciones José Malvar, en un lugar muy próximo al paseo marítimo.

Comentarios