La Plaza de España, la 'casa' de todos

El edificio de la Casa Consistorial preside este espacio, por el que pasan cada día infinidad de turistas ? En este lugar conviven cuatro negocios: una farmacia, un estanco, un local de fotografía y una bocatería

Uniendo las calles Michelena, Bastida y Paio Gómez Charino con la Alameda, se encuentra en Pontevedra la Praza de España. Un espacio de gran importancia en la vida diaria de los pontevedreses, así como en la historia de la ciudad.

Tal y como recuerda Juan Juega Puig en su libro Rúas de Pontevedra, esta plaza constituía antiguamente "a antesala da cidade, ó proceder á porta principal, polo que recibía o nome de Porta da Vila, tamén denominada de Santo Domingo, pola proximidade do convento de dominicos. Nunca se considerou como praza, no sentido estricto, ó non estar enmarcada por casas".

Durante la II República, explica Juega, "tomouse conciencia da súa importancia estratéxica dentro da cidade e acordouse denominala praza da República, nome que se cambiou, en 1936, polo de España".

Lugar de encuentro para la ciudadanía en infinidad de ocasiones "baixo o amparo da casa do pobo", tal y como apunta Ramón Rozas en su libro Rúas de Pontevedra, este es un espacio en el que "podemos facer uso da nosa forza colectiva".

Comerciantes de la Plaza de España. GONZALO GARCÍA
Comerciantes de la Plaza de España. GONZALO GARCÍA

"A súa situación sen vivendas ó seu arredor, xa que se atopa aberta cara a Alameda, fálanos dunha praza atípica, na que desembocan moitas das principais rúas da cidade", afirma Rozas.

Presidiendo la plaza está la Casa Consistorial, edificio que fue terminado de construir en 1880 y en el que en la actualidad se está llevandoa cabo una amplia reforma por pate del Gobierno local con el objetivo de que vuelva a abrir sus puertas a la ciudadanía a lo largo de este año 2024.

Esta zona tuvo además grandes innovaciones urbanísticas: "cambios nos seus farois, nos seus sinais de tráfico e ata tivo baños públicos, que eu lembre os únicos da cidade dende aqueles que a principios do século XX se colocaron na praza da Ferrería como símbolo dunha urbe moderna. Estes servizos situá-banse a carón dun dos laterais do Concello entre uns pequenos xardíns, e dous accesos soterrados permitían o acceso ós retretes", recuerda también Rozas.

COMERCIO. En lo que se refiere a los negocios, en este entorno destacó durante muchos años el Café Lar, que era un lugar de reunión para los políticos pontevedreses. También resaltó el quiosco de Marisa o la tienda de Maquiera, dedicada a la venta de complementos de pesca.

En la actualidad quedan tres. El establecimiento más antiguo es la Farmacia Plaza España. Fundado en octubre de 1895 por Themes, este edificio contaba con dos plantas hasta que sobre el año 1911 se le añadió una tercera. Hasta el 2007 todos los titulares de la farmacia fueron hombres. Fátima Martín fue la primera mujer que se puso al frente del local, aunque decidió venderlo en julio de 2020, año en el que cumplió su 125 aniversario. Elena Álvarez es la actual propietaria.

"Aterricé aquí en plena pandemia y en aquel momento esto era algo desolador porque no había nadie, ese fue el único aspecto negativo que viví en esta plaza. Por el resto, realmente yo no veo ningún problema de este entorno, le veo todo ventajas. Es una plaza llena de vida, en la que siempre hay actividades y un montón de gente y es un entorno que invita a pasear, al terraceo, a que vengan los niños... Además, es un punto de paso obligado de los turistas", afirma la farmacéutica.

Junto a esta farmacia se sitúa la Expendeduría número 8. Carlos Brea, empleado de este estanco, reconoce también que este "es uno de los lugares con más paso de turistas de la ciudad". Además, añade, "todo el movimiento que tiene la plaza y todos los eventos que se organizan en ella siempre son buenos para los negocios que estamos aquí".

Negocio emblemático también el de Foto Olimpio, ya que abrió en mayo de 1978. Su dueño, Fernando Piñeiro, asegura que "la plaza sí que cambió a nivel peatonal. Antes por aquí pasaban muchísimos coches y yo creo que la peatonalización en general siempre es buena para el comercio. Aunque al principio como no conocíamos el asunto creíamos que iba a ser algo muy malo, yo creo que a la larga es mucho mejor. De hecho, cuando pasa por aquí un coche ya parece que estorba". "Ahora la zona se ve mucho mejor, con más gente y más movimiento", añade.

Al lado contrario de la plaza, la Floristería Jardín, que abrió Ángela Casares hace 42 años y, en el sector hostelero, la bocatería Momu Facker, que abrió en agosto de 2023. Su encargada, Sheila Ramírez afirma que "lo mejor de esta plaza es que tenemos aquí todas las fiestas".

Historia de la Casa Consistorial

La Casa Consistorial es un edificio del siglo XIX que tiene influencia de la arquitectura francesa del XVIII, lo que desmuestran, tal y como apunta Pepy González Clavijo, en su libro Las calles de Pontevedra, "los remates de la balaustrada con jarrones, las columnas con capiteles, jónicoflorido, las grecas y roncallas sobre las ventanas, el doble pórtico superpuesto con la balconada y el reloj de estilo barroco".

González recuerda en su obra que "toda la obra se debe a Alejandro Rodríguez Sesmero, que fue un maestro de obras, técnico municipal durante once años, hasta que leobligaron a dimitir en 1887 para que su puesto fuese ocupado por un arquitecto titulado".

Este antiguo ayuntamiento fue edificado además sobre la Bastida Grande "que era una de las torres de la muralla antigua". Las obras se terminaron el 4 de agosto de 1880 y "según datos de Modesto R.Figueiredo, costaron 251.586 pesetas con 12 céntimos". La previsión del Gobierno local es volver a abrir el edificio este año.

Comentarios