Domingo. 19.05.2019 |
El tiempo
Domingo. 19.05.2019
El tiempo

La Policía desmantela la red de blanqueo de Parido y detiene a diez testaferros

Mansión en Ribadumia atribuida al capo Parido. DP
Mansión en Ribadumia atribuida al capo Parido. DP

Una finca de caballos en A Cañiza y un centro comercial en el Norte de Portugal, entre los bienes incautados al narcotraficante arousano

Diez detenidos, varias cuentas bancarias bloqueadas y un patrimonio inmobiliario colosal intervenido. Ese es el saldo provisional de la operación policial desarrollada este martes por agentes de la Brigada Central de Estupefacientes, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal y el Greco Galicia contra la red de blanqueo de capitales que presuntamente había logrado entretejer uno de los mayores narcotraficantes gallegos del siglo XXI: Juan Carlos Fernández Cores, alias Parido.

Agentes de la Comisaría General de Policía Judicial acompañaron al Greco Galicia en un sigiloso operativo desarrollado este martes

Parido, que fue detenido en el marco de la operación Tabaiba (la más importante de cuantas se han llevado a cabo en los últimos años junto a la operación Mito), permanece recluido en el centro penitenciario de Topas, en Salamanca, compartiendo prisión con otros nombres célebres del narcotráfico gallego, como David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña.

En cuanto a los detalles de la operación desarrollada el martes y que acabó con un buen puñado de individuos en los calabozos de la Comisaría Provincial de Pontevedra, este periódico ha podido confirmar hasta el momento que cinco de los arrestos se han producido en distintos puntos de las Rías Baixas (Cambados, Ribadumia, donde se intervino la mansión del capo en la que residía su compañera sentimental, y Nigrán).

En cuanto a los registros y al embargo de inmuebles, destacan los intereses de la familia del narcotraficante en el país vecino: una de las joyas de la corona que han sido intervenidas es un centro comercial ubicado en el Norte de Portugal, levantado, según los investigadores, con los beneficios obtenidos por el capo a lo largo de los años con el tráfico de sustancias estupefacientes. Más allá del Miño, en el distrito de Valença, han sido embargados varios bienes atribuidos a Parido, que, según la UDEF, estaban inscritos a nombre de una sociedad que actuaba de pantalla con la presencia interpuesta de algunos de los investigados, entre los que destaca la esposa de Fernández Cores, varios familiares y distintos colaboradores, todos ellos de su núcleo más cercano y presuntos testaferros suyos.

Otras ubicaciones de relevancia en esta fase final de la investigación han sido Madrid y Lugo, donde la Policía también ha efectuado registros y ha intervenido bienes presuntamente relacionados con la red criminal.

LA HISTORIA DEL CAPO. Parido alcanzó gran fama y una importante cuota de poder en el narcotráfico gallego en los primeros años del siglo XXI, cuando, al lado del también cambadés Manuel Abal Feijoo, alias Patoco, logró reunir una gran infraestructura para introducir ingentes cantidades de cocaína en Galicia a través de las Rías Baixas. Contaba, además, con vías de entrada alternativas en el caso de que Pontevedra y Arousa estuviesen vigiladas, como quedó claro en la citada operación Tabaiba: desviaba las planeadoras hacia A Costa da Morte.

La red de Parido cayó pocas semanas después de la desarticulación de la de Patoco, en un gran despliegue en el que participaron autoridades británicas y portuguesas con un gran despliegue de medios aeronavales.

El motivo era que los hombres de Parido habían recogido 4.000 kilos de droga en un barco apodado El Almacén.

Una operación histórica en febrero de 2009. "Lanzaron la lancha contra las rocas y huyeron a la carrera"

"El helicóptero se les echó encima al lado de una pequeña cala próxima a Muxía (la playa de Arnela) y ellos abandonaron la droga y se fueron, literalmente, a la carrera. Esa fue la lancha que apareció incinerada en Ribeira. La lanzaron contra las rocas y la dejaron allí. Un agente del propio helicóptero se quedó en la playa custodiando la droga. Eran unos 4.000 kilos de cocaína, aunque no se pudo recuperar toda. Nosotros, que estábamos en tierra, llegamos unos minutos después. En aquel caso no se pudo detener a nadie in situ, pero sí recopilamos la suficiente información como para que cayesen en los días posteriores. Era la organización de Parido". Así recuerda Antonio Duarte, jefe de la Brigada Central de Estupefacientes, el punto culminante de la operación Tabaiba en el libro Narcogallegos. Tras los pasos de Sito Miñanco (Catarata, 2018). El mismo Duarte está detrás de la actual investigación, que persigue arrebatar al narcotraficante y a sus familiares los bienes obtenidos, presuntamente, con el dinero de la cocaína.

Aquella noche se lograron incautar 122 fardos de polvo blanco valorados en más de 100 millones de euros. Entre los detenidos, además del citado Parido, destacó la presencia de Baltasar Vidal Durán, alias Saro, uno de los pilotos de planeadoras más conocidos y que por aquella época trataba de sacar al mar la embarcación más potente jamás vista en la ría: la Patoca, que contaba con siete motores fueraborda.

Parido cumple una condena de 13 años de prisión por aquellos hechos.

La Policía desmantela la red de blanqueo de Parido y detiene a diez...
Comentarios