Miércoles. 15.08.2018 |
El tiempo
Miércoles. 15.08.2018
El tiempo

La Policía explica los contactos entre O Mulo y los narcos colombianos

La declaración de uno de los agentes, en la Audiencia. DAVID FREIRE
La declaración de uno de los agentes, en la Audiencia. DAVID FREIRE

Los agentes siguieron a diversos gallegos de su entorno y luego a los narcos sudamericanos

PONTEVEDRA. Una cita en el restaurante San Blas, en Salcedo, varios encuentros en el bar Manhattan, en Cambados, en Ribadumia, en Padrón y en Cabana de Bergantiños, en la nave en la que se construía la planeadora. Ese fue el germen de la investigación policial que acabó con la detención de Rafael Bugallo Piñeiro, O Mulo, y de muchos de sus supuestos colaboradores, en el mes de enero de 2015. Sin embargo, la relación entre el grupo del cambadés y el barco Coral I, que se dirigía a Galicia con 1.245 kilos de cocaína en sus bodegas, no fue determinada hasta pocas semanas antes del abordaje del barco, tal y como indicaron ayer los responsables del operativo policial, miembros del Greco Galicia.

«La investigación empezó con una cita en el restaurante San Blas», dijo el investigador, que explicó que «Rafael empleaba extremas medidas de seguridad, usando pelucas y bigotes postizos, cada vez que acudía a citas importantes con otros investigados».

Sobre los seguimientos alrededor de la nave en la que posteriormente se hallaría la lancha, la sexta sesión del juicio sirvió para conocer que «las personas entraban y salían», en alusión a los gallegos, según señaló un miembro del Greco. «También entró Holguín». Era el notario de la organización colombiana propietaria de la droga.

Sobre la aparición de los sudamericanos, la Policía señaló que fue después de un seguimiento a dos súbditos colombianos hasta la estación de autobuses de Pontevedra, el 21 de diciembre de 2014, cuando comenzaron a sospechar. «Nuestros compañeros montaron un dispositivo en Madrid. A Galicia volvieron en tren. Allí apareció por vez primera Holguín». Este hombre tenía la potestad para negociar con O Mulo en nombre del fallecido Jorge Salazar Castaño, el jefe del cártel en Europa y uno de los narcos más poderosos del mundo cuando fue detenido.

Posteriormente, la Policía siguió a los sospechosos hasta que se reunieron con O Mulo y con El Chileno, su lugarteniente, primero en distintos puntos de O Salnés y más tarde en zonas altas de A Armenteira, lugar que, según los investigadores, empleaban para comunicarse con la embarcación que se hallaba en altamar.

La continuación de la vista oral, cuyo final es aún lejano, está prevista para el mes de junio.

La Policía explica los contactos entre O Mulo y los narcos colombianos