Los policías alertan de que los bolardos restan eficacia y rapidez a sus intervenciones

La reciente instalación de las protecciones en la calle Peregrina generó un tenso debate en el Pleno entre el Gobierno local y la oposición
Representantes de los policías nacionales, ante los bolardos de la discordia de la calle Peregrina. DP
photo_camera Representantes de los policías nacionales, ante los bolardos de la discordia de la calle Peregrina. DP

La polémica por la reciente instalación de tres bolardos en la calle Peregrina, lejos de apagarse con el tiempo, continúa avivándose a cada jornada. A las voces críticas surgidas la pasada semana desde la Subdelegación del Gobierno y los Bomberos, se sumaron este lunes los policías nacionales a través del Sindicato Unificado de Policía (mayoritario en el seno del cuerpo), quienes se mostraron totalmente contrarios a la ubicación de estos pivotes metálicos en las zonas de paso de los servicios de emergencia.

Roberto González, portavoz del sindicato en Galicia, se sumó a un grupo de compañeros en la concentración realizada en la zona del conflicto, donde arremetió contra la concelleira de Seguridade Cidadá, Eva Villaverde, "por dicir que a Policía Nacional facía unha ocupación do espazo público. O que fai a Policía Nacional é prestar un servizo de calidade e por iso estamos aquí, para pedir que se supriman todos os elementos que dificulten o noso traballo".

Explicó que este tipo de barreras arquitectónicas retrasan el tiempo de reacción de los agentes ante cualquier posible delito o incidencia, "que no caso da Comisaría de Pontevedra é moi reducido e nos gustaría que así se manteña, polo ben da cidadanía".

Ante la posibilidad planteada de que las patrullas vayan a pie, el sindicalista replicó que ya se llevan a cabo en determinadas circunstancias (como en manifestaciones) pero que los vehículos les reportan rapidez, agilidad, eficacia "e os medios de protección axeitados para a actuación".

Por todo ello, el SUP insta al Concello a que reconsidere su decisión sobre los bolardos, que tenga en cuenta la opinión técnica de la Comisaría "e que poidamos ter acceso dun xeito máis áxil ó centro de Pontevedra".

Una petición que coincide con la formulada la pasada semana por el subdelegado del Gobierno y los Bomberos.

El debate sobre la idoneidad o no de estos elementos también llegó este lunes al Pleno municipal. Fue tras la moción del PP sobre seguridad ciudadana, cuando el socialista Iván Puentes aprovechó para criticar la gestión del Gobierno local a este respecto y criticar que "se fiara todo a unha xunta local de seguridade, limitando todo a instalación dos bolardos da rúa Peregrina". Una crítica que despertó los aplausos de todos los presentes en el Principal.

El popular Rafa Domínguez instó al alcalde a solucionar esta problemática y le acusó de mentir a los pontevedreses sobre lo consensuado en la Junta de Seguridad.

Por alusiones, Eva Villaverde respondió diciendo que "con decisións valentes coma estas conseguimos mellorar a seguridade desta cidade" y defendió la potestad del Concello para tomar este tipo de decisiones.

Comentarios