Pontevedra acepta las condiciones de Costas para hacer el vial a Mollavao

El Concello elaborará un estudio de mareas y cambio climático y responderá a una nueva tanda de alegaciones del Colegio de Arquitectos, de las que no había constancia
Así será el vial que unirá la calle Rosalía de Castro y la avenida de Marín. CONCELLO
photo_camera Así será el vial que unirá la calle Rosalía de Castro y la avenida de Marín. CONCELLO

El Concello de Pontevedra acepta las condiciones de la Dirección General de Costas para desbloquear el vial a Mollavao. La Xunta de Goberno local dio este jueves el visto bueno a los requisitos que el organismo estatal exige para construir la nueva carretera, que unirá la calle Rosalía de Castro y la avenida de Marín.

El alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, confirmó que se enviará al departamento un documento en el que Pontevedra se compromete a cumplir con los requerimientos para poder hacer las obras en terrenos protegidos. La infraestructura, que medirá 97 metros de longitud, obligará a ocupar 2.420 metros de dominio público marítimo-terrestre. 

"A maioría das condicións xa están executadas", dijo Lores, que puso como ejemplo que el Concello dispone ya del informe previo del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sobre el citado proyecto. Es uno de los cuatro requisitos que impone Costas. 

El segundo es que se presente conformidad de la Xunta porque la construcción del nuevo vial en Mollavao se solapa en parte con un tramo de la carretera vieja de Marín, la PO-546. En realidad, el tramo mencionado ya es municipal, fruto de un traspaso, y ya forma parte de la calle Rosalía de Castro. 

Los dos únicos puntos que quedan por cumplir son la evaluación de los efectos del cambio climático en la zona. Por este motivo, Lores avanzó que el Concello elaborará un estudio de mareas para analizar los posibles efectos que pudiera tener en este entorno la hipotética subida del nivel del mar como consecuencia de la crisis climática. 

El último apartado al que deberá dar respuesta Pontevedra tiene que ver con una nueva tanda de alegaciones al vial de Mollavao, de las que el Concello no tenía constancia. Costas abrió una fase de exposición pública que concluyó con la presentación de una reclamación por parte del Colegio de Arquitectos de Galicia (COAG) el pasado 19 de mayo. 

La entidad colegial ya había presentado en su día alegaciones a la obra, que fueron respondidas de forma negativa por la Administración local, que ahora deberá valorar de nuevo este requerimiento, el tercero que se hace contra esta actuación. Curiosamente, el informe del COAG se produjo un mes después de que Costas dejase en el aire el vial a Mollavao y desatase una crisis en el seno del bipartito, formado en el pasado mandato por BNG y PSOE. 

El incendio político surgió a raíz de una carta que el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, envió al alcalde. En ella le informaba de que el proyecto presentada "dudas" por su afectación a terrenos protegidos y porque su ejecución afectaría a la renaturalización de la antigua junquera, un proyecto que el PSOE de Iván Puentes negoció en Madrid a espaldas de Lores. 

Finalmente, el vial a Mollavao se desbloquea. Y lo hace gracias a la negociación de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno y como parte del acuerdo entre BNG y PSOE a nivel estatal, que no había trascendido y en el que participó la edil y senadora pontevedresa Carme da Silva, que en enero dejará su acta de concejala para dedicarse en exclusiva a su tarea en la Cámara Alta.

Comentarios