jueves. 04.06.2020 |
El tiempo
jueves. 04.06.2020
El tiempo

Pontevedra, a la cola de la tasa de mortalidad

Sanitarios del Hospital Provincial agradecen los aplausos de los vecinos a las ocho de la tarde de este sábado. DAVID FREIRE
Sanitarios del Hospital Provincial agradecen los aplausos de los vecinos a las ocho de la tarde de este sábado. DAVID FREIRE
El área sanitaria tiene el porcentaje de fallecimientos por Covid-19 más bajo de Galicia, situada ya en la parte más baja de la tabla a nivel español ►El jefe de Neumología del Chup es optimista: "Ya estamos viendo la luz al final del túnel"

"Ahora ya podemos asegurar que estamos viendo la luz al final del túnel", afirmó este sábado el jefe de Neumología del Chup, Adolfo Baloira Villar, según los últimos datos, que le hacen ser optimista respecto a la lucha contra el coronavirus. "La tendencia a la baja en el número de ingresos es clara. En nuestro hospital se han reducido más de un 50% y el incremento de nuevos casos no llega al 6%".

El doctor, que hace dos semanas dio el alta al primer paciente grave por Covid-19 en Pontevedra, destaca que Galicia tiene una de las tasas de mortalidad más bajas de España, por debajo del 2% (la de España ronda el 8%) y, dentro de la comunidad, el área sanitaria la reduce un poco más. De hecho, puso como ejemplo dramático el de hospitales madrileños en los que falleció el 20% de los pacientes ingresados por Covid-19, casos agravados por su avanzada edad y "unos servicios sanitarios sobrepasados".

En todo caso, destaca, "hay que ser muy cautos", pues sufrimos una pandemia por un virus muy contagioso, aunque la ratio de contagio logró bajarse notablemente. "La reducimos casi un 70% y eso es gracias al confinamiento. Es absolutamente clave para frenar al virus", un elemento tan novedoso que apenas hay experimentos con tratamientos en China o con animales, "pero en humanos casi no hay estudios", por lo que la cuarentena y la distancia social son fundamentales. Así, citó un estudio del Imperial College que estimaba en siete millones de españoles los posibles infectados -entre enfermos y asintomáticos-, la ratio más alta del mundo occidental. "Si no hubiera medidas de contención podría haberse infectado todo el país".

EN DESCENSO. Baloira calcula que los pacientes más graves ya han sido tratados y que a partir de ahora, llegado al pico, es posible que la cifra vaya descendiendo progresivamente. Además, en España, "hemos bajado de 900 fallecidos diarios, la menor cifra de la última semana". Esta tendencia es positiva también en Pontevedra, donde se logró evitar la saturación de los servicios hospitalarios. "Desde las tres de la tarde del viernes hasta las once de la mañana del sábado hubo tres pacientes nuevos, cuando hace una semana eran 15 o 20 diarios", mientras las altas continúan aumentando. "Casi equilibramos el número de altas e ingresos", un alivio en comparación con el hospital La Paz, en Madrid, que llegó a tener 200 pacientes a la espera de ser atendidos en urgencias".

En Montecelo, explica, se llevó a cabo un dispositivo muy eficaz con un circuito específico para pacientes sospechosos de sufrir la Covid-19 que redujo al mínimo su estancia en Urgencias.

A esto se suma el control telefónico y telemático a los pacientes que no llegan a ingresar por sus síntomas leves -pasan todo el periodo de la enfermedad en su domicilio- o que fueron dados de alta sin estar curados del todo. "Así logramos ter más camas a disposición".

Baloira se confiesa "razonablemente optimista" también por otro "pequeño hito", ya que el viernes se dieron las primeras altas a pacientes de la UCI.

CONFINAMIENTO. Después de comprobar el alto grado de eficacia del confinamiento, la ampliación del estado de alarma dos semanas más -hasta el 26 de abril- supone una medida acertada en opinión del jefe de Neumología del Chup, a pesar de que, admite, "con este virus, estamos viendo las cosas día a día, ya que es totalmente nuevo".

En principio, sostiene, "con la nueva ampliación creo que debería ser casi suficiente" para frenar en seco la pandemia, aunque, advierte, "después no se puede bajar la guardia", porque "el virus no va a desaparecer" sin más.

La buena noticia será que mucha gente ya estará inmunizada al haber generado anticuerpos, por lo que "ya no podrá transmitir" el virus. Además, como cualquier virus respiratorio, tiene "un ciclo", aunque no sea tan controlado como el de la gripe, por ejemplo, cuyo momento álgido de transmisión se sitúa entre finales de otoño y primavera. "Este es algo diferente, pero, por ejemplo, no sobrevive por encima de 50 grados de temperatura, y aunque no lleguemos a esos niveles, sí pueden hacerlo algunas superficies que podrían transmitirlo". En todo caso, explica, a medida que vaya aumentando la temperatura con el avance de la primavera, "será más difícil que se transmita".

Es por ello que, aunque daría por suficiente el confinamiento hasta finales de abril, subraya la importancia de realizar una salida de la cuarentena "progresiva", manteniendo ciertos comportamientos por seguridad.

APERTURA PROGRESIVA. Así, será conveniente seguir manteniendo la distancia de seguridad interpersonal y evitar las aglomeraciones. En cuanto a las mascarillas, "no está clara su eficacia" entre la población en general. "Una apertura progresiva a partir del 27 de abril sería factible", siempre que la transmisión del virus no sufra ningún cambio de tendencia. De hecho, apunta, los modelos matemáticos con los que trabaja el Instituto Carlos III, que analiza todos los datos de la Covid-19 en España, revelan que "en la primera semana de mayo estaría casi terminado el período de alto contagio".

A Baloira le ha sorprendido gratamente el comportamiento de la sociedad española, con "miedo y responsabilidad", pese a alguna excepción, y agradeció el ánimo y el apoyo a los que estamos en las trincheras". "El virus -subrayó- va a suponer un antes y un después en muchísimas cosas".

Balance: consulta aquí los datos actualizados del área de este domingo

El CHUP experimenta un repunte de altas y llega a los 432 casos activos

El área sanitaria de Pontevedra-O Salnés experimentó este sábado un notable repunte en la cifra de altas de pacientes afectados por la Covid-19. Fueron 17, el número más alto desde el inicio de la pandemia, solo comparable a las 16 del pasado 30 de marzo, según los datos aportados por el Servizo Galego de Saúde.

De esta manera, el Chup registra en estos momentos 81 personas hospitalizadas en planta -13 de ellas en el Hospital do Salnés, aunque no trascendió si alguna permanece en el hospital QuirónMiguel Domínguez.

De los 81 pacientes, 18 permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), una menos que dos días antes. Otros 333 enfermos reciben cuidados en sus domicilios, por lo que, en total, a fecha del sábado se contabilizaban 432 casos activos, solo siete más que la jornada previa.

EL 8,7% DE GALICIA. Desde el inicio del plan de contingencia de la Covd-19 ya han fallecido en esta área sanitaria nueve pacientes: una mujer de 89 años y ocho varones con edades comprendidas entre los 74 y los 90 años. Asimismo, desde el inicio de la pandemia, el Área Sanitaria de Pontevedra-O Salnés ha prescrito 56 altas hospitalarias, incluidas las 17 de este sábado.

La cifra de infectados en Galicia asciende a 4.926, por lo que los correspondientes a esta área suponen el 8,7%, una cifra inferior a la del pasado martes. Asimismo es la segunda con menos casos después de Ferrol (283), superada por Vigo (1.055), A Coruña (1.029), Ourense (875), Santiago (694) y Lugo (558).

Pontevedra, a la cola de la tasa de mortalidad
Comentarios