Pontevedra corona la cima del mundo

Dos moteros pontevedreses recorren en sus 'custom' los 5.800 kilómetros que separan la capital del Lérez de Cabo Norte (Noruega), una travesía muy poco habitual en este tipo de motos
Javier Quiroga e Isaac Cardoso, junto a sus motos, en Cabo Norte. QVEM
photo_camera Javier Quiroga e Isaac Cardoso, junto a sus motos, en Cabo Norte. QVEM

Lo habitual es que las grandes rutas en moto se realicen en modelos trail o sport turismo. A veces, algún osado se anima en una R, para descalabro de sus riñones. Pero lo realmente insólito es ver a dos custom recorriendo 13.500 kilómetros, casi la mitad por las heladas carreteras noruegas. Esa es justamente la aventura que han protagonizado Javier Quiroga e Isaac Cardoso a bordo de sus Yamaha XV1900 Midnightstar y Harley Davidson Street Glide, respectivamente.

Partieron de Pontevedra el pasado 18 de mayo y nueve días después pusieron una pica en Cabo Norte, en Noruega, considerado la cima del mundo. Atrás quedaron los 5.800 kilómetros que separan este gélido punto de la capital de las Rías Baixas, a una media de 600 kilómetros diarios.

El regreso (esperan llegar a Pontevedra el 11 de junio) no es menos espectacular, pues su objetivo es completar 14 de las 18 rutas que marca el mapa noruego. Este mismo miércoles asaltan la emblemática Atlanterhavsveien, la Carretera del Atlántico, considerada una de las más espectaculares de toda Europa.

Las dos monturas, en el Círculo Polar Ártico. QVEM
Las dos monturas, en el Círculo Polar Ártico. QVEM

Para encontrar el origen de lo que sus protagonistas bautizan como "auténtica locura" hay que remontarse unos años, cuando el pontevedrés Javier Quiroga –motero empedernido– se dio cuenta de que su voraz apetito de kilómetros no se saciaba con las ruta locales de uno o dos días y decidió poner a prueba a su potente montura.

PRIMER REVÉS. Un primer asalto fallido a los Pirineos, lejos de desmoralizarle, solo avivó su pasión. Gasolina en el depósito y fuego en el corazón. Una mezcla explosiva que le llevó, ya con su esposa Belén como acompañante, "a emprender proyectos que ahora de viejos nunca creí posibles: Normandía, Pirineos, Paso Stelvio (considerada la carretera más espectacular del mundo, por sus sinuosas curvas)...

Pero llegó la pandemia y el parón obligatorio le llevó a descubrir la web Ruta 181, con todos los faros de España. "Junto a Isaac (natural de Vigo), recorrimos durante 25 días toda la península, visitando absolutamente todos los 181 faros de su costa", explica.

Ese matrimonio de circunstancias durante tantos días, tardes y noches solo podía tener dos finales: "O acabar fatal o hacernos compañeros inseparables. Por fortuna, se dio el segundo". Y ahí nació el siguiente proyecto: Cabo Norte.

"Eran 13.500 kilómetros, ida y vuelta, y a bordo de unas custom, que no son las motos más apropiadas para estas megatravesías. Además, necesitábamos una logística importante. En resumen, una locura", admite Javier.

Javier Quiroga e Isaac Cardoso, junto a la bola del mundo de Cabo Norte. Nada más llegar, brindaron con una cerveza 1906 y con licor café. QVEM
Quiroga y Cardoso, junto a la bola del mundo de Cabo Norte. Nada más llegar, brindaron con una cerveza 1906 y con licor café. QVEM

Pero como si del tópico Agárrame el cubata se tratase, ambos moteros decidieron medirse y afrontar la proeza. "Viajar a Cabo Norte fue casi empezar la casa por el tejado, porque es el summum de cualquier viajero en moto. Y para nosotros fue nuestra primera salida por Europa".

Como quería dejar testimonio de sus travesías y compartirlas con sus amistades, empezó escribiendo un blog a modo de cuaderno de bitácora que pronto derivó en un canal de YouTube que alimentaba tras cada etapa. Este hobby fue madurando y germinó en Quiero viajar en moto, que también tiene perfil en Facebook.

Un lugar mítico de obligada visita para los turistas
El Cabo Norte es uno de los lugares turísticos más importantes de Noruega. Su fama atrae cada año a miles de visitantes que se acercan a este extremo del mundo, mucho más allá del Círculo Polar Ártico, para disfrutar de los paisajes más septentrionales de Europa, mirando directamente al fascinante Polo Norte.

A pesar de su fama,  Cabo Norte no es el punto más al norte de la Europa continental: primero, porque está en una isla, y segundo porque cerca hay otro cabo, Knivskjellodden, que se haya geográficamente más al norte.

Sin embargo, sigue siendo uno de los lugares imprescindibles para cualquier gran viaje por tierras noruegas, pues marca la separación entre el Atlántico y el Océano Ártico.

Comentarios