Pontevedra despunta como la provincia con menos enfermeras por habitante

▶ Necesitaría sumar 4.010 profesionales para llegar a la media europea ▶ La mitad de los aspirantes a trabajar en el área está en suspensión de llamamientos por las condiciones de los contratos
Concentracion de Satse celebrada en el Hospital Provincial. GONZALO GARCÍA
photo_camera Concentración de Satse celebrada en el Hospital Provincial. ARCHIVO/ GONZALO GARCÍA

La provincia de Pontevedra se ha situado en la cima del ranking de las provincias del país que tienen las peores ratios de enfermeras por habitante. Según datos publicados este martes por el Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España (CGE), en la provincia están activas 3.793 profesionales de Enfermería, lo que arroja una media de 402 especialistas por cada 100.000 ciudadanos. 

Dicha ratio se sitúa a la cola de la tabla nacional y lo hace en muchos casos con márgenes muy amplios en comparación a lo que sucede en otros territorios. De entre todas las provincias, Navarra es la que le saca más ventaja, con una proporción de 926 enfermeras por cada 100.000 habitantes (más del doble), y dentro de la comunidad gallega también existen diferencias notables. De hecho, Lugo supera la ratio de Pontevedra en un 75% (705), A Coruña lo hace en un 43% (574) y Ourense en un 15%.

La tasa provincial también se queda muy por debajo de la media europea. Según el CGE en la UE trabajan más de 4,2 millones de enfermeras, lo que arroja una ratio de 827 profesionales por cada 100.000 habitantes que (de nuevo) supera con holgura los números de Pontevedra. 

Diagnóstico del área

Para llegar a ese promedio comunitario el Consejo General calcula que la provincia necesitaría incorporar a 4.010 enfermeras. El gran escollo es que, según denuncian quienes trabajan en el sector, la dinámica de los últimos años ha sido a la inversa o, al menos en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, donde aseguran que la cantidad de pacientes que asume cada enfermera no ha hecho más que crecer

Según denuncia el sindicato sanitario Satse, en Atención Primaria la falta de personal provoca que las profesionales se hagan cargo muchas veces de los pacientes de más de un médico, lo que se traduce en la asunción de hasta 2.500 e incluso 3.000 cartillas. 

La secretaria provincial de la organización sindical Emma Rodríguez, asegura que hay centros de salud que trabajan con la mitad de la plantilla y que en Atención Hospitalaria la situación no es mucho mejor. Según advierte, en Urgencias de Montecelo el volumen de trabajo ha sido y es tan elevado, que muchos profesionales se ven abocados a "doblar turno" para poder cubrir las vacantes. 

Sin candidatos

Tanto en ambulatorios como en hospitales la situación fue especialmente dura en verano. La falta de manos abocó a los profesionales a autocubrirse y con el añadido de que, según Satse, no pudieron disfrutar de sus días de libre disposición, "porque nos los negaban". El contexto "mejoró un poco en septiembre y octubre" debido a la incorporación de aspirantes a las listas de contratación pero, aun así, Rodríguez asevera que la categoría de enfermeras "está cada vez peor". 

La lista de candidatos para trabajar en el área como enfermera o enfermero eventual sumaba este martes 867 personas, pero de estas (a las 14.50 horas) solo quedaban disponibles para trabajar 14. ¿Por qué? Rodríguez explica que aproximadamente la mitad tienen adjudicado un contrato y que la otra mitad se encuentra en suspensión de llamamientos porque las ofertas de trabajo no compensan o no convencen a los aspirantes. "Si por trabajar unas horas te va a suponer un desequilibrio en tu familia, muchas veces prefieres no hacerlo", dice. 

La secretaria provincial admite que parte del problema se debe a esa falta de profesionales en las listas, pero añade que también influye "la gestión" de los recursos humanos y la fuga de profesionales que ha ocurrido en los últimos años hacia otras áreas sanitarias  por las condiciones precarias que se ofrecían en Pontevedra y O Salnés. "Hay mucha gente que se ha ido porque en otros centros le ofrecían contratos anuales, no días sueltos como aquí. Muchos quieren volver, pero están esperando a puntuar y ganar una oposición", concluye. 

Comentarios