martes. 29.09.2020 |
El tiempo
martes. 29.09.2020
El tiempo

Pontevedra, dividida ante la prohibición de fumar en las calles

Una mujer fuma mientras toma un café en la terraza de un bar. EFE
Una mujer fuma mientras toma un café en la terraza de un bar. EFE
La medida, que ya barajan implantar otras comunidades autónomas, gusta y disgusta a parte iguales a los habitantes de la Boa Vila

Pontevedra asume la prohibición de fumar en los espacios públicos. La medida aprobada por el Gobierno gallego entró en vigor a las 00 horas de jueves tras su publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

La orden firmada por el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, impide fumar en la vía pública y en espacios al aire libre, incluidas terrazas, si no se cumple con la distancia de seguridad de dos metros por la concurrencia de personas o las dimensiones del lugar.

La medida se implementó tras sopesar, señala el boletín, los riesgos asociados a esta práctica, y a la de vapear, debido a la manipulación de la mascarilla, al contacto repetido de los dedos con la boca tras tocar productos que podrían ser transmisores y a la relajación de la preceptiva separación entre personas. Situación precedida por el estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, el cual revela que fumar sin mantener la distancia de seguridad aumenta el riesgo de contagio por no poder protegerse como corresponde.

En Pontevedra puede decirse que la medida ya ha ganado un buen número de adeptos, pues eran pocos los que todavía en la mañana de jueves encendía un pitillo en las terrazas de las cafeterías o en alguna calle del centro urbano. Y de estos, los más, desconocían la normativa. Y es que la pandemia ha propiciado un despliegue de nuevos protocolos nunca antes visto. Comenzando con la mascarilla, pasando por la distancia social, los higénico-sanitarios y, ahora, la restricción sobre donde fumar.

Galicia fue pionera en instaurar la prohibición de fumar en las calles, pero Canarias no ha tardado en sumarse a la iniciativa, pues desde viernes es la segunda autonomía en adoptar la medida. Asimismo, son muchas las comunidades que están estudiando implantarla, ya que el imparable avance del virus amenaza, de nuevo, a la salud colectiva.

Además, algunas asociaciones, como Nofumadores.org, se suman a las demandas de ampliar a toda España la medida con campañas en Internet. En concreto, la de esta agrupación ya cuenta con el apoyo de 81.000 personas, pidiendo acabar con el humo en las terrazas.

Fumar na rúa.

          Fumar na rúa 2

Los hosteleros se sienten perjudicados: bares y cafeterías de Pontevedra temen "la pérdida de clientes"
El sector hostelero es, sin duda, uno de los más damnificados por la nueva prohibición de fumar en las terrazas, siempre y cuando no se puede mantener la distancia de seguridad de dos metros, así lo constata Helena Vitoria, secretaria de Hoempo, la asociación de Hosteleros Empresarios de Pontevedra.
"La noticia nos ha sentado como un jarro de agua fría. Vamos a perder clientela, eso está claro. Muchas personas vienen a los bares o cafeterías con el único pretexto de disfrutar tomándose algo mientras se fuman un cigarrillo. Si eso ya no va a ser posible, preferirán quedarse en sus casas, donde sí pueden hacerlo", explica Vitoria. Sin embargo, "y aunque pueda parecer contradictorio", desde Hoempo ven la norma "adecuada para evitar la transmisión comunitaria del virus". "Es como un tratamiento paliativo para tratar de contener lo que podría ser peor. Y es que somos conscientes de que un empeoramiento de la situación supondría el cierre de la actividad con un nuevo confinamiento", explica Helena. Algo, que tendría consecuencias "nefastas" si se volviera a producir.
"Hay muchos locales de hostelería a los que, si ahora se les obligara a bajar la verja, sería muy difícil que la volvieran a levantar", indica. Esperamos que, al menos, la medida sea efectiva y consiga mejorar la situación sanitaria», concluye Vitoria.

Pontevedra, dividida ante la prohibición de fumar en las calles
Comentarios