Pontevedra encara 2019 como el año clave para el futuro de la ría

El año del agua trae consigo los grandes proyectos de saneamiento para la ría para impulsarla como motor económico de la comarca

Un padre y un hijo se fotografían ante la ría en Pontevedra. JAVIER CERVERA
photo_camera Un padre y un hijo se fotografían ante la ría en Pontevedra. JAVIER CERVERA

PONTEVEDRA. Pontevedra entra en 2019 con la mirada puesta en el horizonte de la Ría. En un año que vendrá marcado por las elecciones municipales de mayo y en el que muchas aspiraciones económicas están puestas en el turismo, el saneamiento es el gran reto al que se enfrenta no solo la Boa Vila, sino todo su entorno. La amenaza de una multa europea por no cumplir con los estándares de saneamiento se cierne sobre el futuro de uno de los motores económicos de la comarca. Aunque ya han pasado más de dos años desde que se creó la Mesa polo Saneamento da Ría, en la que instituciones y agentes sociales implicados se sientan para acercar posturas y acordar actuaciones con el objetivo de atajar el problema, a día de hoy los deberes continúan sin hacer.

Tras las doce campanadas del próximo 31 de diciembre se empezarán a descontar los plazos para la licitación de las dos principales actuaciones en materia de saneamiento. Por una parte, la mejora de la Estación Depuradora de Lourizán (EDAR) y, por otra, la ampliación del emisario para las que se prevé una inversión de 15 y 16 millones de euros, respectivamente. Por el momento, la polémica ampliación de la EDAR permanece en un segundo plano, aunque hace solo unos días la conselleira de Infraestruturas, Éthel Vázquez,recordaba que el saneamiento «é unha obriga, non unha opción». El objetivo, advirtió durante una visita a Marín «é que non se peche a ría de Pontevedra».

El Gobierno gallego tiene como una de sus prioridades este cometido. No en vano siete de cada diez euros de los presupuestos autonómicos de 2019 van destinados al saneamiento de la ría y a Gran Montecelo, el proyecto concebido para dar respuesta a las necesidades de ampliación de infraestrucutras y mejora de servicios de la EOXI de Pontevedra y O Salnés.

Los planes para terminar con la contaminación de la ría recibirán en el nuevo año más de 7,7 millones de euros a través de tres partidas. La primera de ellas supera los 4,5 millones, y se corresponde con la mejora de la actual depuradora de Os Praceres. Por otra parte, la construcción del nuevo emisario submarino, presupuestado en 10,2 millones de euros, contará con una partida autonómica de 3,1 millones en 2019. La tercera partida vinculada a este proyecto es el plan de saneamiento local, que incluye una inversión de 93.977 euros, dinero que podría destinarse a estudios de carácter técnico.

O ANO DA AUGA. El Concello de Pontevedra ha definido 2019 como «o ano da auga». Así, se explica que se hayan programado obras en materia de abastecimiento y saneamiento por 36 millones de euros que se iniciarán después de Reyes. Así, Concello y Viaqua completarán la red de alcantarillado en Santa María y San Andrés de Xeve, Campañó y Bora a partir de 2019. Este plan de obras llevará la traída a Marcón, Tomeza, Salcedo, Bora y Mourente y se hará el depósito de Castro Senín para el Gran Montecelo.

Los Presupostos municipales dedican un apartado al complejo industrial de Lourizán. «O saneamento integral da ría é un asunto pendente da máxima importancia para Pontevedra», aseguraba el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, en la presentación de las cuentas municipales. El regidor local lamentaba sin embargo «que a autorización a que Ence permaneza no impropio lugar que ocupa hoxe desbarata todos os soños de contar cunha ría sen contaminación», añadía Lores en la primera semana de diciembre. Pese a que las cuentas se han puesto sobre la mesa y los objetivos parecen claros, los propios concellos de Pontevedra y Marín y las agrupaciones de mariscadores y bateeiros miran con cierta preocupación al futuro y han presentado las correspondientes alegaciones al anteproyecto del emisario porque consideran perjudicial que la zanja atraviese el banco marisquero, así como el lugar escogido para el punto de vertido, entre otros detalles técnicos.

Junto al saneamiento de la ría de Pontevedra, los pasos firmes hacia Gran Montecelo, la implantación del transporte metropolitano, la apuesta por el turismo o la creación de empleo en la ciudad son solo algunos de los grandes objetivos de la Boa Vila para el horizonte de 2019 que está ya tan cerca. En los próximos días, Diario de Pontevedra publicará entrevistas con los candidatos de los grupos municipales a las elecciones de mayo, en las que se abordarán, entre otros, estos retos.

Comentarios