Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Pontevedra es ya el Concello donde más crece el saldo migratorio en la provincia

Vista aérea de la ciudad. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Vista aérea de la ciudad. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Vilanova y Nigrán, los otros municipios con mejores cifras desde los años centrales de la crisis

 Será el modelo de ciudad, será el hecho de ser una ciudad de funcionarios, será que la comarca atrae población o será todo ello junto. Lo cierto es que los últimos datos oficiales del Instituto Galego de Estadística confirman a la capital pontevedresa como el municipio de toda la provincia donde más y mejor crece el saldo migratorio.

Para comprenderlo basta un repaso a las cifras. Tomando como referencia el año 2009, ejercicio donde el castigo de la crisis económica se dejó notar con crudeza, la Boa Vila pasó de cerrar aquel diciembre con un balance de 48 inmigrantes (llegados a la ciudad) más que emigrantes (salidos del municipio), a cubrir 2017 con un saldo positivo de 365 ciudadanos nuevos. La comparación con la otra gran ciudad de la provincia mejora la percepción de esta cifra. Vigo tuvo en 2009 un total de 51 inmigrantes más que emigrantes. Pero el pasado ejercicio salieron de la ciudad 1.577 personas más de las que llegaron.

Evolución del saldo migratorio en la provincia de Pontevedra¿De donde vienen? Pues, en el caso de Pontevedra, fundamentalmente del extranjero, al menos en las cifras de 2017. El pasado año fueron 420 las personas que se asentaron en el Concello llegadas de otros países, frente a los 240 que llegaron del resto de Galicia. El saldo de los españoles no gallegos en Pontevedra fue negativo: salieron de la ciudad 180 más de los que llegaron.

Sólo aprecian fenómenos similares municipios como Vilanova o Nigrán. El primero pasó de un saldo migratorio negativo en 2009, cuando se fueron del Concello 9 personas más de las que llegaron, a otro positivo en 2017, año cerrado con 56 inmigrantes más que emigrantes.

Nigrán, el municipio satélite de Vigo con mayor crecimiento urbano, reflejado también en el aumento del precio de la vivienda, anotó a finales del pasado ejercicio un saldo migratorio positivo de 142 personas, partiendo de otro resultado también positivo de 56 ciudadanos más llegados que salidos del pueblo en 2009.

En la provincia manejan una buena capacidad de atracción ciudades como Lalín, Silleda o Caldas (ver el gráfico), mientras las cifras caen y la población inmigrante (nacional o internacional) decrece en localidades como Poio, Moraña, A Estrada, Sanxenxo, O Grove o Marín. Especialmente significativo es el caso del municipio marinense. En plena crisis, en 2009, finalizó el ejercicio con 18 inmigrantes más que sus emigrantes. Pero el pasado año se marcharon del Concello 202 personas más de las que llegaron, agravando así un problema de crecimiento demográfico en una ciudad que también es satélite, en este caso de la cabecera provincial, pero que pierde capacidad de atracción, de acuerdo con los datos de flujo migratorio reflejados en el IGE.

Pontevedra es ya el Concello donde más crece el saldo migratorio en...
Comentarios