Pontevedra es la provincia gallega más tecnológica gracias al agro

El 'Mapa del Internet de las Cosas' refleja que la domótica, el seguimiento de reses y la higiene ambiental acaparan el volumen de conexiones
Un sensor instalado en una parcela de cultivo y conectado a una tablet, ejemplo de dispositivo IoT. DP
photo_camera Un sensor instalado en una parcela de cultivo y conectado a una tablet, ejemplo de dispositivo IoT. DP

Una de cada tres conexiones de dispositivos a internet (excluyendo móviles y ordenadores) que se realizan en Galicia tienen como origen la provincia de Pontevedra: el 36,89%. Es, por tanto, la más tecnológica de la comunidad, gracias al impulso recibido por los sensores vinculados a la agricultura, que constituyen el 72% del tráfico.

La ganadería (especialmente el seguimiento de reses), la detección de la legionela, la lucha antiincendios, la monitorización de las cajas de pago, la localización de roedores y el control de la calidad del aire fueron otros usos que auparon a Pontevedra a lo más alto del escalafón gallego.

Son algunas de las conclusiones de la cuarta edición del Mapa del Internet de las Cosas en España, en el que se analizan los diferentes sectores conectados a las nuevas tecnologías para ofrecer una radiografía del avance digital en el país.

El estudio hace hincapié en el significativo porcentaje destinado a la agricultura y la ganadería, lo que desafía la percepción tradicional de que estos sectores avanzan lentamente hacia la modernización y la vanguardia tecnológica. De hecho, estos números muestran todo lo contrario, demostrando cómo el mundo rural y agrícola está adoptando activamente tecnologías innovadoras para mejorar su eficiencia, productividad y sostenibilidad.

Posibles usos de la tecnología

Una de las aplicaciones prácticas de la tecnología en el agro es la instalación de sensores para que el agricultor tome decisiones que mejoren su producción: cuándo regar, localizar plagas, dosificación de fertilizantes... Toda esa información llega ahora a una tablet a través de sensores instalados bien en campo abierto o bien en el interior de los invernaderos.

Algo similar ocurre con la ganadería. Desde la utilización de drones para vigilar los movimientos de las reses hasta detectores para ubicarlos y computarlos. Unos avances que no solo afectan al ganado vacuno, sino también a la avicultura o la porcicultura.

La tecnología permite a las granjas seguir de cerca el engorde de los animales, posibles pandemias, cambios en la alimentación, condiciones meteorológicas favorables o adversas, etc.

Son algunos de los factores que permiten al Mapa del Internet de las Cosas en España constatar un significativo crecimiento en Galicia, que ha pasado de tener un 2% a un 2,66% de dispositivos conectados, la mayor parte en el área de Pontevedra, seguida muy de cerca por A Coruña (con el 31%). A más distancia se quedan Ourense (18%) y Lugo, que con solo el 14% de los sensores instalados en la comunidad lidera el vagón de cola de la tecnología.

"El crecimiento tecnológico en Galicia es notable. Pontevedra emerge como la gran protagonista, al contar con un 36,89% de los dispositivos, mayoritariamente destinados al control de ganado, lo que subraya el enfoque innovador en la gestión del sector agrícola y pecuario. A su vez, A Coruña aglutina el 31,14%, dispositivos que destina en su mayoría a la monitorización del consumo de agua, demostrando cómo la tecnología IoT está siendo adoptada para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad gallegas", añade Manuel Álvarez, Managing Director de UnaBiz España, la empresa que ha elaborado el estudio.

De este modo, Galicia se cuela en el top 10 de comunidades con mayor implantación del internet de las cosas (IoT) en su territorio, adelantando a Aragón, Murcia y Canarias. Para llevar a cabo este estudio, UnaBiz ha analizado el total de dispositivos conectados a su red desplegada en el 80% del territorio, y qué regiones y sectores han liderado la implantación de tecnología IoT en el país, analizando un total de 5.444.908 dispositivos.

¿Qué es el Internet de las Cosas? (IoT)

El Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) es el proceso que permite conectar elementos cotidianos a internet: desde objetos domésticos comunes, como las bombillas, hasta los recursos para la atención de la salud, como los dispositivos médicos; las prendas y los accesorios personales inteligentes; e incluso los sistemas de las ciudades inteligentes.

Los dispositivos del IoT suelen ser interruptores (es decir, envían las instrucciones a un objeto) o sensores (recopilan los datos y los envían a otro lugar).

¿Cómo funciona?

El término IoT hace referencia a los elementos físicos que reciben y transfieren datos a través de las redes inalámbricas, con nula o poca intervención humana. Es posible gracias a la integración de dispositivos informáticos en todo tipo de objetos.

Por ejemplo, un termostato inteligente recibe la ubicación de un automóvil inteligente y, estando ambos conectados, le permiten ajustar la temperatura de una casa a pesar de que no estar allí.

El funcionamiento general consiste en enviar, recibir y analizar los datos de forma permanente en un ciclo de tiempo concreto para tomar decisiones cada momento.

Comentarios