"Pontevedra es, desde siempre, un referente a nivel nacional"

La subdirectora de Políticas Urbanas del Ministerio de Transportes afirma que el proceso de peatonalización de la capital "fue una decisión muy valiente que ahora mismo se ha replicado en muchas ciudades del país"
La subdirectora de Políticas Urbanas y la edil Anabel Gulías, en el Principal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera La subdirectora de Políticas Urbanas y la edil Anabel Gulías, en el Principal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"Pontevedra es, desde siempre, un referente a nivel nacional". Así lo asegura la subdirectora adjunta de Políticas Urbanas del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Sonia Hernández Partal, que este miércoles participó en el Teatro Principal en un foro organizado por el Concello acerca de su agenda urbana.

La responsable estatal, que compartió jornada con distintos expertos, afirmó que el proceso de peatonalización que se impulsó en la capital provincial "fue una decisión muy valiente que ahora mismo se ha replicado en muchas ciudades del país". Hernández señaló que este tipo de medidas, "recuperar el espacio para las personas y sacar a los vehículos", son un "objetivo".

La transformación urbana de Pontevedra empezó el 7 de agosto de 1999. Un polémico bando del alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, obligaba a cerrar el casco histórico al tráfico rodado. Era la primera vez que se ponía límites al coche privado. Ahí empezó la gran peatonalización de la ciudad, que años más tarde se extendió a otras partes del centro.

El modelo continuó con otras medidas pensadas para mejorar la seguridad vial. En 2004 se instalaron los primeros "lombos" en la avenida de Bos Aires, entre Tafisa y Monte Porreiro. Los pasos sobreelevados los colocó la Deputación tras la presión vecinal.

Los badenes en Orillamar se trasladaron a otros puntos del municipio para reducir accidentes de tráfico. En la actualidad hay más de 700 elementos de este tipo.

Además de los "lombos", otro de los cambios significativos en materia de movilidad fue las restricciones a la velocidad. En 2010 se implantó la zona 30 en todas las carreteras de titularidad municipal. Y en 2020 se puso en marcha la zona 10 en ensanche del centro de la ciudad y en O Gorgullón y Virxe do Camiño, por donde pasan los peregrinos que hacen el Camiño de Santiago.

Sin muertes

La seguridad vial ha surtido efecto en la capital provincial, cuyo modelo urbano ha sido y es aplaudido a nivel nacional e internacional y reconocido con premios como el de la Comisión Europea. Sus vías urbanas no registran muertos desde hace 13 años. La última víctima murió atropellada en un paso de peatones en febrero de 2011.

La nueva línea de trabajo municipal se centra ahora en la reducción de los tráficos de paso y de agitación. La implantación de la zona de bajas emisiones en Pontevedra se ha hecho sin peajes ni restricciones de paso a coches que más contaminen. Para ello se ha empleado como aval su modelo urbano, que prevé nuevas peatonalizaciones a corto, medio y largo plazo para tratar de lograr los mejores estándares medioambientales.

"El trabajo que ha hecho Pontevedra desde la perspectiva de la Agenda Urbana es estupendo. También lo es en la elaboración de su propia Agenda Urbana. El equipo del Ayuntamiento, sobre todo a nivel técnico, ha trabajado muy duro para sacar adelante una estrategia que yo creo que va a ser una buena herramienta para preparar la ciudad para optar a financiación", explica la subdidrectora de Políticas Urbanas sobre el acceso a fondos para nuevos proyectos y obras urbanas.

La zona de bajas emisiones abarca 510 hectáreas en las que vive el 75% de la población

La zona de bajas emisiones (ZBE) de Pontevedra abarca una superficie de 510 hectáreas, en cuyo interior están censados 62.367 habitantes. Es decir, el 75% de la población de todo el municipio. Así figura en el informe técnico que acompaña la instrucción del Concello para la señalización de estas áreas de tráfico reducido.

Las 14 señales de las denominadas ZBE, que limitan el tránsito al tráfico "necesario", se colocaron la semana pasada y se destaparon el 15 de marzo. Los paneles están situados en los accesos al centro urbano y en los barrios de Monte Porreiro y O Burgo.

Comentarios