Pontevedra es la tercera ciudad gallega que mejor aguantó su población en la última década

Solo Santiago y A Coruña ganaron habitantes entre 2013 y 2023. Vigo y Ourense perdieron ocho veces más población que la Boa Vila
La Boa Vila perdió casi cuatrocientos habitantes desde 2013. El pasado año fue la gran ciudad gallega más castigada, con 293 vecinos menos. DOMÍNGUEZ
photo_camera La Boa Vila perdió casi cuatrocientos habitantes desde 2013. El pasado año fue la gran ciudad gallega más castigada, con 293 vecinos menos.

La demografía se ha convertido en el primer problema gallego y el más grave a medio y largo plazo. La pérdida de habitantes, el envejecimiento y el vaciado de población en algunas zonas han merecido la aprobación de una ley propia en el Parlamento autonómico. Solo la inmigración sostiene las cifras en los principales núcleos residenciales. Según los últimos datos del INE, hasta el pasado julio Galicia tenía 2.693.451 habitantes, 1.995 más que a 1 de enero y 2.722 más que hace un año. La única razón de este crecimiento es que durante el primer semestre del año llegaron a Galicia desde el extranjero 12.106 personas más de las que se fueron.

Al descender al análisis de las ciudades y tomar como referencia la última década, las cosas cambian. El Instituto Nacional de Estadística hizo el día 26 público el último padrón de los municipios gallegos, con datos a 1 de enero de 2023. El resumen es que todos estos concellos mejoraron su población en el último año, de nuevo gracias a los inmigrantes, con las únicas excepciones de Pontevedra (que perdió 293 habitantes) y Ferrol (con 268 ciudadanos menos).

El mejor comportamiento lo tiene A Coruña (con 2.676 nuevos vecinos), seguido de Vigo (1.278), y de Lugo (1.003). Ourense mejoró también sus datos en 494 habitantes y Santiago lo hizo en un total de 508 personas.

Pero con la perspectiva de la última década, desde 2013, son Pontevedra, junto con Santiago y A Coruña, las ciudades que demuestran un comportamiento más robusto en su padrón. Las dos últimas crecen: Compostela tiene hoy 2.646 habitantes más que en 2013 y A Coruña presume de 1.453 vecinos nuevos desde la misma fecha. Las otras cinco grandes ciudades han perdido población en este tiempo, pero mientras en Pontevedra se han evaporado 399 efectivos en diez años, en Ourense y Vigo fueron ocho y siete veces más (3.292 en el caso de la capital de As Burgas y 2.827 en el municipio olívico). El peor parado es el Concello de Ferrol, donde en una década se cayeron 7.342 personas del padrón municipal. En Lugo, la población perdida desde 2013 fue de 547 residentes.

A nivel provincial, el Instituto Nacional de Estadística prueba que Lugo y A Coruña son las mayores amenazas, con pérdidas de 22.049 y 22.174 habitantes, respectivamente, en solo una década. La provincia de A Coruña tiene ahora 14.735 personas menos que en enero de 2013, y Pontevedra ofrece, en este aspecto, la mejor ratio gallega, con una pérdida de 10.805 personas en su cómputo global.

En lo que atañe a la comarca de Pontevedra, las mayores bajadas de la última década se concentran, además de en Vigo, que ahora tiene 2.827 habitantes menos, en A Estrada (-1.383), Marín (-1.286), Rodeiro (-584), Bueu (-453), Caldas (-399), Cuntis (-364), A Lama (-342), Meis (-301), Vilanova (-277), Moraña (-274), O Grove (-268), Campo Lameiro (-259), Meaño (-163), Silleda (-161), A Illa (-152), Ponte Caldelas (-115), Barro (-61) o Vilagarcía (-52).

Por el contrario, las localidades de la comarca que han ganado habitantes desde el año 2013 hasta el actual son Cerdedo-Cotobade, que con la fusión de ambos concellos ha sumado 5.687 vecinos nuevos, Poio (con 530 habitantes más ahora que hace una década), Soutomaior (301), Sanxenxo (272), Lalín (237), Cambados (137), Vilaboa (102) y Ribadumia (21).

La ciudad herculina fue oscilando su población en los últimos diez años, pero solamente en el último ejercicio ganó 2.676 ciudadanos en su padrón municipal.
A Coruña. La ciudad herculina fue oscilando su población en los últimos diez años, pero solamente en el último ejercicio ganó 2.676 ciudadanos en su padrón municipal.
Santiago de Compostela. La capital de Galicia fue la que ganó más población en la última década de las siete grandes ciudades. Solo en el último año aumentó su padrón municipal en 508 ciudadanos. DP
Santiago de Compostela. La capital de Galicia fue la que ganó más población en la última década de las siete grandes ciudades. Solo en el último año aumentó su padrón municipal en 508 ciudadanos. DP

 

Pese a ser la capital industrial de Galicia, Vigo ha ido perdiendo población en los últimos diez años. Solo en el último ejercicio recuperó su padrón con 1.278 ciudadanos más.
Vigo. Pese a ser la capital industrial de Galicia, Vigo ha ido perdiendo población en los últimos diez años. Solo en el último ejercicio recuperó su padrón con 1.278 ciudadanos más.
Ourense. La ciudad de As Burgas es la que más población pierde entre los siete grandes concellos gallegos. En el último año mejoró su padrón con 494 vecinos y vecinas más.
Ourense. La ciudad de As Burgas es la que más población pierde entre los siete grandes concellos gallegos. En el último año mejoró su padrón con 494 vecinos y vecinas más.
Lugo. La capital lucense sujeta bien su padrón local. En los últimos diez años, únicamente perdió 547 habitantes. Y el año pasado su población aumentó en 1.003 personas.
Lugo. La capital lucense sujeta bien su padrón local. En los últimos diez años, únicamente perdió 547 habitantes. Y el año pasado su población aumentó en 1.003 personas.
Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
Ferrol. Sin duda es el gran municipio gallego más castigado en su población. En diez años perdió 7.342 vecinos y el pasado año, también bajó población, con 268 habitantes menos.

Domínguez asocia el descenso demográfico del último año al "deterioro" de los servicios básicos y de la economía local

El presidente y portavoz municipal del Partido Popular de Pontevedra, Rafa Domínguez, valoró ayer negativamente las cifras oficiales del Gobierno sobre el descenso demográfico que padece la ciudad: "Pontevedra lleva tres años consecutivos perdiendo población. Hace 12 años que no teníamos el padrón municipal tan bajo. Lamentablemente, se asocia a un deterioro económico".

El líder de los populares lamentó que la pérdida de 293 ciudadanos en un año, descendiendo a los 82.535 habitantes, es "un síntoma del deterioro" de una ciudad que, según aprecia el portavoz popular, "no está aprovechando el tirón de Galicia y está perdiendo el tren, al que otros ayuntamientos limítrofes se han subido, para conseguir un aumento de su población, en detrimento de Pontevedra".

Domínguez considera "prioritario, para revertir esta tendencia a la baja, que se mejoren sustancialmente servicios básicos como la recogida de la basura y la iluminación nocturna que dan a Pontevedra la imagen de una ciudad con las calles sucias y mal iluminadas, con focos de trapicheo que han vuelto al centro urbano y con gente pasando miedo por las noches".

Otra de sus propuestas consiste en reivindicar que "los barrios y las parroquias dejen de estar abandonados" por el Gobierno municipal.

Comentarios