Pontevedra gana desplazamientos a pie

Siete de cada diez participantes en los sondeos del PMUS aseguran que caminan más desde que se promocionan formas de movilidad alternativas al uso del coche ► Otro 85% considera que reducir el tráfico motorizado mejora la calidad de vida ► En las encuestas participaron 82 personas
Gente caminando este verano por la calle Michelena, en Pontevedra. RAFA FARIÑA
photo_camera Gente caminando este verano por la calle Michelena, en Pontevedra. RAFA FARIÑA

El Concello aprobará este mes su Plan de Mobilidade Urbana e Sostible, el denominado PMUS. El pasado 31 de agosto se cerró el plazo para realizar aportaciones al documento que está llamado a guiar las políticas de movilidad en Pontevedra durante los próximos diez años. Un total de 82 vecinos han participado en este proceso, 48 a través de las encuestas colgadas en la página web municipal y las 34 restantes por medio de los talleres informativos impartidos en distintos puntos de la ciudad.

"A conclusión é que a maioría das persoas están de acordo coas opcións do PMUS", señaló este martes el concejal de Mobilidade, Demetrio Gómez Junquera, que considera aceptable el nivel de participación del muestreo. "Foi unha cifra moi interesante para un documento deste tipo, que é árido, teórico e frío", dijo sobre el PMUS, que condensa en unas 500 páginas distintas acciones que el Gobierno local desarrollará para tratar de mejorar la ciudad.

Al ser preguntados sobre esta cuestión, el 85,3% de los encuestados aseguró que la reducción del tráfico motorizado "é unha vantaxe" para mejorar la calidad de vida. Además, casi siete de cada diez admitieron que han aumentado los desplazamientos a pie desde que se han tomado medidas "que promocionan a mobilidade activa".

Otro 77,5% de los participantes apoyó que la implantación de zonas de bajas emisiones en la ciudad no repercuta en el bolsillo de la ciudadanía. En este sentido, el Concello defiende que el modelo urbano pontevedrés debe ser tenido en cuenta por la Ley del Cambio Climático, que obligará a las urbes de más de 50.000 habitantes a crear estas áreas con menos tráfico a partir de 2023.

Pontevedra sostiene que su alternativa, la de reducir la circulación a los tráficos necesarios, es suficiente para cumplir la legislación sin tener que implantar las dos opciones que ahora hay encima de la mesa: la del pago de un peaje para acceder con el coche a determinadas zonas urbanas o que la entrada se limite a aquellos vehículos menos contaminantes.

Los muestreos también se han interesado por la opinión vecinal sobre las peatonalizaciones. "Pensas que hai suficientes espazos par a mobilidade peonil no municipio de Pontevedra?". El 76,6% piensa que sí. "Isto indica o grao de satisfacción da cidadanía", interpretó Gómez Junquera.

El edil del BNG también hizo referencia a otra de las preguntas que figuran en los sondeos del PMUS. "Pensas que se debe reducir o tráfico na zona da cidade na que resides?". En este caso, la opción mayoritaria fue la del "no". El 52,4% de los encuestados eligió esta respuesta. Según el responsable de Mobilidade, dicha contestación está relacionada con que la calle o la zona en la que residen las personas que participaron en el estudio ya están reformadas. "Pero este dato hai que estudalo con moita calma", precisó.

PP. El perfil de los participantes en la fase de exposición del PMUS en la web municipal es el de hombres, de entre 36 y 65 años de edad, que viven en el casco urbano y que se desplazan a pie.

El Plan de Mobilidade de Pontevedra ha recibido alegaciones de partidos como el PP, lo que es visto por el Concello como un ataque al modelo urbano. "Con estas alegacións, Pontevedra retrocedería un cuarto de século. Queren que os coches volvan ocupar os espazos que agora ocupan as persoas", lamentó Gómez Junquera.

Comentarios