Pontevedra lidera las indemnizaciones por el cártel de los coches en España

Las devoluciones decretadas por las últimas sentencias llegan al 10% del coste del vehículo ▶ El fraude afecta a unas 400 flotas gallegas de transporte, de las que una decena ya ha iniciado acciones
Empresas especializadas en reclamación al cártel de los coches, como Cartel.es, ofrecen revisiones gratuitas para analizar posibles compensaciones. DP
photo_camera Empresas especializadas en reclamación al cártel de los coches, como Cartel.es, ofrecen revisiones gratuitas para analizar posibles compensaciones. DP

Las sentencias más recientes por el conocido como cártel de los coches (pacto fraudulento entre los 25 principales fabricantes para fijar sobreprecios a los vehículos) revela que las indemnizaciones más cuantiosas se están fijando en Pontevedra, con un 10% del precio del coche, el máximo de España.

Es decir, quien hubiera adquirido un vehículo entre 2006 y 2013 (periodo que abarcó la irregularidad) y pagase 25.000 euros por él -es el coste medio de un turismo en España- tendrá derecho a que le reintegren 2.500 euros.

Pese a ser significativos, estos importes no se ajustan al sobreprecio que pagaron en su día los compradores, estimado alrededor de un 15% del precio final, pero es el porcentaje que está estableciendo la Justicia.

"Y no está nada mal, porque en otras provincias la indemnización se ha fijado mucho más a la baja, entre el 3 y el 5%", apunta Gonzalo García de Diego en nombre de Cartel.es, empresa dedicada a asesorar a los afectados por el cártel de los coches.

Resalta que este fraude no solo afectó a los particulares que en su día adquirieron un vehículo nuevo, sino también a las empresas dedicadas al transporte. En este sentido, el bufete madrileño apunta que, hasta el pasado mes de marzo, en Pontevedra había censadas 4.730 empresas de transportistas (solo la supera A Coruña), si bien se trata de un sector muy atomizado, con medias de entre uno y cinco empleados y entre uno y dos vehículos.

Generalmente, se considera flota a un grupo de diez o más vehículos, por lo que según el listado proporcionado por Estadista, en la comunidad habría unas 400 empresas con flotas afectadas. Se estima que solo un 2% de los perjudicados se han animado a emprender acciones judiciales para reclamar una indemnización, por lo que la cifra de beneficiados por la Justicia rondaría la decena.

MUCHA RETICENCIA. Los distintos bufetes especializados en el cártel de los coches coinciden en que, a pesar de que la inmensa mayoría de las sentencias son favorables, todavía existen mucha reticencia a plantar una demanda.

El principal motivo es económico, puesto que no basta con presentar un escrito en el Juzgado, sino que debe acompañarse de un peritaje externo, certificados de compra -que muchos propietarios han extraviado-, contratar un abogado... En definitiva, una suma de gastos que no todos los bolsillos pueden soportar. 

Para superar esa barrera, empresas como Cartel.es, especializada en reclamaciones contra el cártel de coches, advierten de que muchas compañías españolas poseedoras de flotas de vehículos pudieron haber sido afectadas entre los años 2006 y 2013 por la fijación de precios acordada por los 25 principales fabricantes de vehículos. Por ello, ofrecen a estas entidades una revisión gratuita de sus automóviles para saber si han sido afectadas por este fraude empresarial.
Cartel.es pone a disposición de cualquier compañía su tecnología SaaS. Para ello, las empresas interesadas tan solo tendrán que enviar un listado de los vehículos adquiridos en el mismo período en el que el cartel de coches actuó (entre 2006 y 2013). 

Con esta información básica, la plataforma determinará en primer lugar qué vehículos forman parte de la sentencia del cártel y, a continuación, cuantificará la posible compensación que podrían recibir dichas empresas.

Partiendo de que una furgoneta pequeña cuesta unos 45.000 euros de media, una flota de 10 de estos vehículos percibiría justamente esa cantidad como indemnización. Es decir, con lo que recuperan las empresas, les daría para adquirir un vehículo nuevo.

El tercer parque móvil más vetusto de España circula por la provincia
Las reclamaciones contra el cártel de los coches tiene relación directa con la edad media de los vehículos, puesto que los más veteranos todavía están a tiempo de sumarse a la avalancha de demandas para reclamar una indemnización, teniendo en cuenta que el fraude se cometió entre 2006 y 2013.

A este respecto, Faconauto presentó este miércoles su último estudio sobre la antigüedad de los vehículos en España, que desvela que Pontevedra es la segunda provincia de la península con los coches más viejos todavía en circulación.

La media del parque móvil pontevedrés es de 15,9 años, la misma que la gallega, y solo por detrás de Ceuta y Melilla (17,2 años) y de Castilla y León (16,4 años).

La relevancia de este envejecimiento se acentúa al comparar la media gallega con la nacional, que es de 13,1 años, es decir, casi tres años más. Y según los datos de los últimos años, la tendencia es que cada vez circulen vehículos más viejos por nuestras carreteras.

Detrás de este mal dato, está el hecho de que el 57,7% del mercado de ocasión esté protagonizado por modelos de más de diez años. Sin embargo, los modelos de entre cero y siete años, atendidos por concesionarios y profesionales, sólo suponen el 34,8% del total.

Este dato, según Faconauto, muestra que el mercado del vehículo de ocasión está copado por el cliente particular, que se ve forzado en su mayoría a adquirir ese vehículo de más de diez años para resolver su movilidad. 

Por ello, la patronal ha propuesto un Pive "sin complejos", que incluya vehículos de hasta un año, así como un plan de "descarbonización social" para que, precisamente, las rentas más bajas puedan adquirir un vehículo de hasta cinco años a cambio de achatarrar un vehículo de más de quince.

Respecto a la evolución del mercado, Faconauto destaca que, tras el anómalo comportamiento del precio del vehículo de ocasión por el desabastecimiento del mercado y ante la mejora del stock, los próximos meses serán muy propicios para tener en cuenta al vehículo usado como primera opción de movilidad.

En los próximos tres años se mantendrán los crecimientos, pero hasta 2025 el mercado no volverá a registrar las cifras prepandemia.

Comentarios