domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

Pontevedra lleva casi una década sin muertos en vías urbanas

Atropello el pasado mes de septiembre cerca del puente de Os Tirantes. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Atropello el pasado mes de septiembre cerca del puente de Os Tirantes. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
En 2020 hubo 351 accidentes, 163 menos que en 2019 ► El Concello lo vincula al descenso del tráfico por el confinamiento
 

La ciudad de Pontevedra lleva casi una década sin muertos en sus vías urbanas. La última víctima mortal fue un octogenario que cruzaba por un paso de peatones en el puente de Os Tirantes cuando fue atropellado por una furgoneta de reparto. Era el 18 de febrero de 2011.

"Os accidentes non poden evitarse, pero Pontevedra encontrou o camiño para reducilos hai xa anos. E dan resultados importantes", destacó ayer la concejala de Protección Cidadá, Eva Villaverde, que valoró el último informe de siniestralidad elaborado por el Concello a través de los datos de la Policía Local.

El documento revela que en la capital hay cada vez menos accidentes y de menor gravedad. En 2020 se registraron 351 siniestros, 163 menos que un año antes, lo que equivale a una disminución del 31,71%. De ellos, 270 se saldaron solo con daños materiales y los 81 restantes con heridos: 77 leves y cuatro graves. La mayoría ocurrieron en agosto.

La ciudad cerró el año pasado con cuatro heridos graves. En 2019 eran 21. 'Son cifras de resistencia', destaca Eva Villaverde

"Falar de catro feridos graves en todo 2020 é falar de cifras de resistencia. E non é o primeiro ano. Xa vén de atrás", destaca la edil del BNG. Según las estadísticas municipales, los heridos de gravedad de 2019 ascendían a 21, mientras que los de 2018 se situaban en 14 y los de 2017 en cinco, la cifra más baja de la última década.

El Concello vincula la baja siniestralidad vial al descenso del tráfico por la pandemia del coronavirus, especialmente durante los primeros meses de confinamiento. Aún así, también defiende sus políticas en favor de la seguridad vial, basadas en la reducción de la velocidad en las carreteras de titularidad municipal, y en otras medidas de calmado de la circulación, situando como prioritario al eslabón más débil de esta cadena: el peatón.

ATROPELLOS. El informe del Concello también recoge que el año pasado se produjeron 18 atropellos en la ciudad, todos leves salvo dos, por lo que no precisaron atención hospitalaria.

Según las mismas estadísticas, la mayor parte de los arrollamientos tuvieron lugar los viernes, durante el mes de diciembre y a la hora de comer, entre las 13.00 y las 15.00 horas. Además, las mayoría de las víctimas fueron peatones de entre 51 y 60 años que cruzaban la calle a través de algún paso sobreelevado.

Los primeros lombos del municipio se instalaron en 2004 en la avenida de Bos Aires, en Orillamar, debido a la presión de los vecinos de Monte Porreiro por la velocidad a la que circulaban los coches que subían al barrio.

En 2016, un informe municipal situaba el número de badenes en 353. Y el año pasado esta cifra se incrementó hasta los mil.

El único atropello con dos peatones heridos (uno leve y otro grave) del año pasado tuvo lugar en Padre Gaite. El resto de los incidentes tuvieron lugar en Loureiro Crespo, Benito Corbal, Manuel del Palacio, Paseo de Colón, Rúa Grecia, Xeneral Rubín, Alexandre Bóveda, María Victoria Moreno, A Peregrina, Praza de España, Xosé Malvar, Rosalía de Castro, Xoán Bautista Andrade, Eduardo Pondal y en las avenidas de Lugo y Bos Aires. Según estos registros, en el rural no hubo ningún arrollamiento que precisase intervención policial.

En cuanto a los vehículos implicados en los 18 atropellos, doce eran turismos, dos motocicletas, otros dos autobuses y una bicicleta. Doce de los siniestros tuvieron lugar en pasos de peatones (diez de ellos sobreelevados), cuatro en zonas de prioridad peatonal y dos en la calzada.

'Os accidentes non poden evitarse, pero Pontevedra encontrou o camiño para reducilos hai xa anos', dice la edil de Protección Cidadá

VELOCIDAD. El Concello ha aprobado nuevas medidas para reducir accidentes. Tras implantar la zona 30 en todas las vías urbanas en 2010 y de extenderla en 2012 a todo el viario municipal, Pontevedra limitó en 2019 la velocidad a diez kilómetros por hora en todo el casco histórico y el ensanche.

La nueva ordenanza de movilidad, aprobada el año pasado, también limita a seis kilómetros por hora el tránsito por áreas de prioridad peatonal. Pero esta restricción no se ha aplicado porque no se han instalado las señales de tráfico.

Más de la mitad de los implicados en siniestros tenían entre 18 y 40 años
Pontevedra despidió 2020 con 351 accidentes de tráfico en el que se vieron implicadas 97 personas. De ellas, 60 eran conductores, 19 ocupantes y las 18 restantes peatones.
Más de la mitad de las víctimas de estos siniestros, 50 en total, tenían entre 18 y 40 años.

Atendidas in situ
De los 97 heridos, 93 no precisaron asistencia hospitalaria frente a los cuatro que sí tuvieron que ser atendidos en algún centro sanitario como consecuencia del accidente de tráfico. La cifra es notablemente inferior a la del año anterior, cuando la cifra de heridos se situaba en 188. En la mayoría de los casos, las víctimas fueron atendidas in situ por los servicios de emergencia.

Pontevedra lleva casi una década sin muertos en vías urbanas
Comentarios
ç