Pontevedra prohibirá llenar piscinas, lavar coches y hacer riegos por la sequía

Las medidas, que se aplicarán desde este miércoles, incluirán la reducción del riego de jardines y la limpieza de calles para ahorrar agua

Presa del río Lérez, este lunes. GONZALO GARCÍA
photo_camera Presa del río Lérez, este lunes. GONZALO GARCÍA

Pontevedra cerrará el grifo a los consumos particulares innecesarios para hacer frente al escenario de prealerta por escasez de agua en el Lérez, uno de los dos puntos desde los que se abastece la capital provincial y los concellos de la ría. Un bando del Concello aprobado este martes en Xunta de Goberno local prohibirá llenar piscinas, lavar coches y realizar riegos a través de la traída municipal.

Las medidas se aplicarán a partir de este miércoles, tal y como confirmó la concejala del Ciclo da Auga, Carme da Silva, que admitió que la puesta en marcha de este protocolo tiene como objetivo prevenir posibles escenarios de escasez. "Queremos anticiparnos ao escenario de alerta porque é fundamental que a poboación se conciencie", recordó la edil. De momento, el suministro a la ciudad y a las localidades próximas está garantizado.

El bando elaborado por el Concello sitúa a la capital provincial en el nivel uno, lo que significa que el abastecimiento a la población y a las industrias está garantizado

El plan antisequía también afectará a los consumos municipales. Se reducirán "ao mínimo" el riego de zonas verdes y el baldeo de espacios públicos. En este último caso, la limpieza de calle se reducirá. Eso sí, teniendo siempre en cuenta que esta situación no derive en un problema sanitario.

El bando municipal, elaborado por los técnicos del Concello y los de Viaqua, la empresa concesionaria del servicio del agua, establece cuatro niveles que determinarán el estado de las reservas del Lérez. El primero de ellos es en el que se encuentra Pontevedra en la actualidad. Supone que el caudal del río es superior a 1,82 metros cúbicos por segundo. En este nivel, que se denomina de "normalidad", coincide con la actual situación de "prealerta por escasez" que la Xunta define en su Plan da Seca. En estos casos no serían necesarias ningún tipo de restricciones, ni domésticas ni industriales, por lo que Ence podría mantener su actividad.

El segundo nivel, que se define como de "prealerta", se activaría cuando el caudal del Lérez se situase entre 1,17 y 1,182 metros cúbicos por segundo. En este escenario, se impulsarían medidas de concienciación y de reducción de agua tanto a nivel público como privado y Ence tendría que reducir consumos o cesar su actividad.

El tercer nivel, de "alerta", es el que fijaría restricciones al estar el río con un caudal de 0,87 y 1,17 metros cúbicos por segundo. Se prohibiría usar la traída para lavar coches, llenar piscinas y regar y se limitarían el baldeo de calles y el riego de jardines y zonas verdes. Celulosas tendría que parar máquinas. En caso de que no se cumpliesen estos requisitos, se abriría el régimen de sanciones. Aunque Pontevedra no se encuentra en este escenario, el Concello aplicará ya estas medidas desde este miércoles, aunque sin multas por incumplimientos.

El último nivel del protocolo antisequía se define como de "escaseza grave" o "emerxencia", que es el que conllevaría que el caudal del Lérez marcase registros por debajo de los 0,87 metros cúbicos por segundo. En esta situación, Pontevedra dejaría de captar del río y pasaría a abastecerse directamente del embalse de O Pontillón do Castro. En este caso se establecerían medidas alternativas para tratar de reducir consumos de agua entre los concellos de la ría, de modo que las reservas siempre estuviesen garantizadas a un mes vista para toda la población de la comarca.

La Xunta buscará "respuestas unánimes" en la reunión 

La conselleira de Infraestructuras e Mobilidade, Ethel Vázquez, ha indicado que la Xunta buscará "respuestas unánimes" en la reunión que se celebrará este miércoles con los municipios del área de Pontevedra –Pontevedra, Poio, Marín, Bueu, Sanxenxo y Ponte Caldelas– para tratar la situación de "prealerta por escasez" de agua de la cuenca del Lérez. 

Tal como ha indicado Vázquez en declaraciones de los medios de comunicación, el objetivo del Gobierno gallego es garantizar la "máxima coordinación, colaboración y ordenación" entre los ayuntamientos que tienen las competencias de abastecimiento de agua a la población y garantizar ese abastecimiento. 

"Si Sanxenxo restringe los lavapiés de las playas, todos los ayuntamientos de la zona de Pontevedra deberían de hacer lo mismo"

La titular de Infraestructuras ha reconocido que esta prealerta "significa que puede haber un riesgo de abastecimiento a la población", por lo que la reunión pretende dar "respuestas unánimes" para garantizar el acceso al agua de la población. 

"Las administraciones debemos de dar ejemplo sobre la sensibilización y concienciación del uso racional del agua. Estamos en sequía prolongada desde el mes de febrero, en prealerta por escasez en la cuenca del Lérez, por eso en este contexto la escasez del agua hay que tomarla muy en serio", ha reivindicado Vázquez, insistiendo en que se pedirán medidas de ahorro para que las administraciones "den ejemplo", así como también se pondrán en marcha medidas de concienciación y de sensibilización. 

"Si el Ayuntamiento de Sanxenxo restringe lo que son los lavapiés de las playas, todos los ayuntamientos de la zona de Pontevedra deberían de hacer lo mismo", ha indicado a modo de ejemplo. Tras ello, ha hecho un llamamiento a la "sensibilidad y a la concienciación" con el ahorro del agua, solicitando a los municipios que restrinjan el uso innecesario de agua para priorizar el abastecimiento de la población.

La Xunta ha convocado a los municipios del área de Pontevedra a una reunión "urgente" para tratar la situación de "prealerta por escasez" de la cuenca del río Lérez. El encuentro se llevará a cabo este miércoles a las 17.00 horas en la Delegación del Gobierno gallego en la ciudad de Pontevedra. 

Así, representantes de Augas de Galicia y de los ayuntamientos buscarán medidas para "garantizar la máxima coordinación, ordenación, cooperación y colaboración" entre los municipios que se abastecen del sistema de Pontevedra. 

El pasado jueves 21 de julio, la Oficina Técnica da Seca elevó el nivel de alerta a prealerta por escasez. Esto debido a la situación de sequía del Lérez, donde se ha producido –en menos de 20 días– una disminución del caudal medio de casi un 75%. 

El informe dictaminó que las temperaturas "anormalmente" elevadas y la falta "prolongada" de lluvia provocaron que la situación se agravase en la zona. Además, la no existencia en la cuenca del río de reservas de aguas embalsadas podría "comprometer" el abastecimiento. 

Sanxenxo no asiste a la reunión

Precisamente, este mismo martes se ha celebrado una reunión entre municipios que captan el agua en alta del río Lérez para "poner conocimientos en común y acordar un seguimiento conjunto". Al encuentro, celebrado en el Ayuntamiento de Pontevedra, han acudido responsables de Bueu, Marín y Poio. 

No han asistido Ponte Caldelas –su captación es baja– ni tampoco Sanxenxo, que declinó participar por "falta de confianza" en el gobierno de Miguel Anxo Fernández Lores, organizador del encuentro. 

En dicha reunión, según explicó la concejala responsable del Ciclo del Agua en Pontevedra a la salida, se pusieron en común la "enorme preocupación" que tienen los ayuntamientos "por la situación del abastecimiento y porque haya que tomar en algún tiempo más medidas restrictivas". 
 

Comentarios