martes. 12.11.2019 |
El tiempo
martes. 12.11.2019
El tiempo

Pontevedra reduce la deuda a mínimos históricos y podrá amortizarla en 2023

Comparecencia del edil Raimundo Gonzalez Carballo. JAVIER CERVERA
Comparecencia del edil Raimundo Gonzalez Carballo. JAVIER CERVERA
El dinero que el Concello debe a los bancos pasará de 12,2 a 7,9 millones de euros al cierre del ejercicio. Se usarán 4,2 millones del superávit para liquidar tres préstamos y parte del otro

El Concello podrá alcanzar la deuda cero a finales del mandato, esto es, en 2023. Para lograrlo, el bipartito deberá seguir destinando la mitad del superávit municipal a liquidar préstamos con los bancos. La posibilidad está encima de la mesa, pero el concejal de Facenda, Raimundo González Carballo, prefirió este jueves no adelantar acontecimientos. "Non é que sexa o desexable debido á lexislación actual, que é moi perversa", señaló.

Las leyes estatales a las que hace referencia el edil del BNG dan poco margen de maniobra. Si un ayuntamiento cierra un ejercicio con beneficios, estos solo pueden ser empleados para amortizar deuda o para inversiones financieramente sostenibles. Esta regla de gasto, con la que no está de acuerdo González Carballo, impediría, por ejemplo, utilizar estas partidas económicas para asfaltar una carretera.

A pesar de esta situación, Pontevedra avanza en el saneamiento de su economía. La deuda municipal se reducirá este año a mínimos históricos gracias a una nueva modificación de crédito de 4.263.000 euros. Este dinero se usará para liquidar tres préstamos (los de 2009, 2014 y 2016) y parte de otro (de 2015). Todos ellos son los que tienen los intereses más altos.

"Será unha débeda similar á de mediados dos anos 80"

Con esta operación, el dinero que el Concello debe a los bancos pasará de los 12,2 millones de euros actuales a 7.995.000 euros al cierre del ejercicio. "Será unha débeda similar á de mediados dos anos 80", afirmó González Carballo, que explicó que el último dato digitalizado por la Administración pontevedresa, el de 1991, el mejor hasta la fecha, situaba la cifra de endeudamiento municipal por encima de los 11,68 millones de euros.

CRÉDITOS. El concejal de Facenda indicó, por otra parte, que los créditos pendientes de pago serán la parte pendiente del de 2015 y otros cuatro más: los de 2019, 2018, 2017 y 2008. Este último es el que tiene el tipo más bajo, del 0,30%.

El último préstamo solicitado por el Concello fue adjudicado a Unicaja Banco. La entidad financiera fue una de las ocho empresas que se disputaron la operación, cuya cuantía ascendió a 1.980.000 euros.

Además de presumir de arcas saneadas, González Carballo informó de que Pontevedra cerró 2018 con un superávit mayor del previsto. En total, el balance positivo de ingresos sobre gastos fue de 6.270.981,05 euros. A esta cuantía habría que sumarle los "sobrantes" de adjudicaciones de obras como la reurbanización de la calle Cruz Vermella, la rehabilitación integral de Virxe do Camiño y del concurso desierto de para la iluminación de varios puentes sobre el río Lérez.

IMPUESTOS. La relación entre gastos e ingresos de la capital provincial estará marcada de forma notable por el cobro de tasas e impuestos. El Concello ha anunciado su intención de congelar todos los tributos en 2020. Será el sexto año consecutivo que lo haga y la medida afectará a las 27 ordenanzas fiscales que tiene la ciudad. Entre ellas, al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que es el tributo que más ingresos genera en las arcas locales. De hecho, casi cuatro de cada diez euros que entran en la Administración local provienen de la denominada contribución.

El del año que viene será el primer ejercicio completo en el que se cobre una tasa a las empresas de telefonía móvil por ocupar espacio de dominio público. También se activarán los cambios para que los contribuyentes solo paguen por el agua que consuman.

Las arcas locales pagaron 8,6 millones a proveedores en el tercer trimestre
Las arcas locales pagaron 8,6 millones de euros a proveedores durante el tercer trimestre del año. El período medio de abono de facturas por parte del Concello entre julio y septiembre fue de 43,12 días, casi siete días por debajo de lo que permite la Ley, que establece un máximo de 60 jornadas para que los ayuntamientos cumplan con este tipo de obligaciones. "Cumprimos cunha marxe ampla", destacó el concejal de Facenda, Raimundo González Carballo.

Se pagaron 1.920 facturas. Durante el citado período, la Administración local pagó 1.920 facturas. En lo que va de año, las arcas municipales han desembolsado 35,5 millones de euros para hacer frente a deudas con sus proveedores.

41,7 millones de euros. El último balance anual de morosidad, el de 2018, revela que Pontevedra abonó algo más de 41,78 millones de euros a terceros. El gasto municipal aumentó en un 14,2% respecto a 2017, cuando se desembolsaron 35,8 millones.

Pontevedra reduce la deuda a mínimos históricos y podrá amortizarla...
Comentarios