Pontevedra tiene más terrazas que nunca

El censo oficial contabiliza 2.025 veladores en la ciudad, la cifra más alta desde que existen registros ► El número de locales con este servicio, que ahora son 326, aumentó desde que se declaró la pandemia del covid ► El Concello prevé recaudar 218.000 euros a través de esta tasa
undefined
photo_camera Ambiente en la Praza de Ménde Núñez, en la que se organizaron espacios veladores. OUBIÑA

El terraceo vive su época dorada en Pontevedra. Las mesas y las sillas de los locales de hostelería han ido ganando terreno al espacio público, especialmente en algunas plazas del casco histórico. El censo oficial del Concello contabiliza 2.025 veladores en la ciudad, la cifra más alta desde que existen registros.

Nunca antes hubo tantas terrazas ni tampoco tantos negocios con este servicio. El número de establecimientos que se dedican a esta actividad ha aumentado desde que se declaró la pandemia del coronavirus. En 2020 y en 2021 había 300 negocios con terraceo. En la actualidad son ya 326, siempre según los datos del padrón municipal.

El repunte del número de recibos y de mesas también repercutirá de forma positiva en las arcas públicas locales. Los servicios fiscales del Concello prevén recaudar 218.774,51 euros este año, una cifra muy superior a la percibida durante los dos últimos años de crisis sanitaria, en los que Pontevedra aplicó una rebaja del 36,35% a la tasa de veladores. El dinero cobrado en 2021 a través de este tributo ascendió a 130.030,41 euros.

La tarifa anual por colocar una mesa, barril o elemento similar con cuatro o menos sillas es de 75,23 euros, la misma que viene aplicándose en los últimos ochos años gracias a la congelación fiscal impulsada por Pontevedra desde entonces.

La tarifa anual por colocar una mesa, barril o similar con cuatro o menos sillas es de 75,23 euros, la misma desde hace ocho años

Aunque el importe del recibo se mantendrá igual a lo largo del presente ejercicio, el Concello sí prevé aumentar los controles para que se cumpla la ordenanza que regula las terrazas, que fue actualizada en 2018. Hasta ahora, y como consecuencia del impacto negativo que el covid ocasionó en el sector de la hostelería, se había relajado la aplicación del reglamento.

La ocupación de espacio público, que se aumentó para garantizar el distanciamiento social y romper así posibles cadenas de contagios de coronavirus, tiene los días contados. Al menos así lo trasladan desde el Concello, que ya ha tomado medidas previas para que las terrazas dejasen más espacio para los peatones.

Uno de estos puntos de intervención fue la Praza de Méndez Núñez. Allí se reordenaron los veladores después de que uno de los cuatro bares de la zona solicitase espacio para colocar más mesas, lo que obligó a los técnicos municipales a elaborar una propuesta para resolver posibles conflictos territoriales.

Este servicio de mediación, que se puso en marcha hace cuatro años, con la entrada en vigor de la normativa que regula el terraceo, estableció un tope de veladores: 42. De este modo, La Gramola, Chirala y La Botica podían colocar doce mesas cada uno y La Marujita otras seis.

La ocupación de más metros por la crisis sanitaria tiene los días contados. El control municipal aumentará para que la ordenanza se cumpla

El uso privativo del espacio público en Méndez Núñez está sujeto a condicionantes: habilitar lugares de tránsito frente a las fachadas de los edificios que rodean la plaza y dejar libres la escultura de Valle Inclán y las cuatro sillas fijadas al suelo que hay en la zona más cercana al entronque con la calle Don Gonzalo.

La reorganización del terraceo también se extendió a otras zonas del casco viejo, como la Praza a Verdura o la Praza do Teucro, en donde se instó a propietarios de algunos locales a garantizar corredores seguros para la circulación de personas.

undefined
Terrazas en la Praza do Teucro, que tiene más veladores. OUBIÑA

¿Qué dice la norma?. La normativa de las terrazas de Pontevedra prohibió los toldos en el casco histórico, así como la ambientación musical, los futbolines u otros elementos "perturbadores do descanso".

El reglamento tampoco permite las pizarras o paneles informativos en el exterior o que las mesas luzcan publicidad.

Comentarios