Los pontevedreses se debaten entre pisos más pequeños o viviendas de lujo

La polarización de la sociedad está repercutiendo en el mercado inmobiliario, con una población que apuesta por los extremos en cuanto a pisos ► Las viviendas colectivas registran un "alza de precios imparable" ► La construcción de casas se está potenciando en concellos como Cerdedo-Cotobade, donde la concesión de licencias es más ágil y menos costoso
Imagen de un edificio en construcción en Eduardo Pondal. RAFA FARIÑA
photo_camera Imagen de un edificio en construcción en Eduardo Pondal. RAFA FARIÑA

El parque de viviendas de la provincia de Pontevedra creció un 28,82% en los últimos 20 años, pasando de 412.113 hogares en 2002 a los 530.880 que se contabilizaron en el 2022, según los datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística). En la ciudad del Lérez, el dato actual asciende a 42.646.

Las cifras no es lo único que ha cambiado en las últimas décadas. También lo hizo el tipo de vivienda más demandada por la población pontevedresa. Y es que la polarización de la sociedad también está teniendo una importante repercusión en el mercado inmobiliario y en los pisos escogidos por los pontevedreses.

Tal y como explica Anselmo Villanueva, el presidente del Colegio de Arquitectos en Pontevedra (COAG), "los extremos están cada vez más presentes". "Actualmente hay más diferencia entre clases y eso se traduce en que cada vez hay más viviendas más pequeñas, con uno o dos dormitorios, pero también hay una gran tendencia por las viviendas de alto standing o de lujo, y también se están haciendo promociones de este tipo en la ciudad. Esto se produce, no solo porque estas familias con mayor poder adquisitivo sean más grandes, que también, sino porque quieren vivir en más metros cuadrados y obviamente pueden permitírselo".

Entre los que solicitan hogares más reducidos, Villanueva asegura que hay dos razones "muy obvias" detrás. "Por un lado que la población está envejeciendo, y, por otro, que las nuevas familias no tienen hijos". "Esta es la realidad con la que nos encontramos ahora, con más personas que viven solas, o parejas sin hijos o familias monoparentales, y todos ellos no tienen esa necesidad de viviendas amplias", recalca. Por no hablar, añade el presidente del COAG en Pontevedra, del coste por metro cuadrado, "que sigue subiendo".

Pisos en Pontevedra

Cuando Anselmo Villanueva habla de los precios, hace una clara diferenciación entre las viviendas colectivas, los pisos, y las unifamiliares, las casas. En el caso de las primeras, el portavoz de los arquitectos reconoce que "el alza de precios continúa y, actualmente, es imparable".

Villanueva apunta que en este sector la situación "varía mucho en función del lugar", ya que no es lo mismo, por ejemplo, "lo que ocurre en Pontevedra ciudad que en los municipios limítrofes".

En la ciudad del Lérez, señala, "hay mucha oferta y se está vendiendo a muy buen ritmo porque se está considerando que es una buena inversión, es decir, que ya no solo se compra para vivir". Sin embargo, reflexiona, "en otros ayuntamientos como en Marín no hay proyectos de viviendas nuevas y todo lo que hay a día de hoy es oferta de segunda mano".

Por ello, y refiriéndose a la Boa Vila, "aquí no podemos hablar de burbuja inmobiliaria pero sí de que tenemos unos precios que o bien se mantienen o bien suben, y eso quiere decir que hay una consolidación en el mercado. Al final esto es un síntoma bueno porque dentro de lo alto que están las hipotecas actualmente, el hecho de que se siga vendiendo, siempre es buena señal".

Casas en Pontevedra

En el sector de las viviendas unifamiliares, explica Villanueva, la situación es "opuesta", ya que hay "una homogeneidad en la demanda en todos los lugares: en Pontevedra, Marín...", de hecho, "hay incluso más movimiento en otros concellos".

Uno de los ejemplos donde más demanda hay de este tipo de hogar es en el ayuntamiento de Cerdedo-Cotobade. ¿El motivo? La agilidad y el poco coste que supone conseguir una licencia.

"Este es el único ayuntamiento en la provincia de Pontevedra, y de los pocos de Galicia, que no tiene un impuesto municipal. Es decir, que no se paga absolutamente nada por construir ahí. Gracias a eso y gracias también a la agilidad en la concesión de la licencia, estos concellos se están dinamizando más y están fijando más población", asegura el presidente, que insiste en que "la gente que construye en este municipio se ahorra, por lo menos, un 4%, que es lo que cuesta el impuesto en Pontevedra". "Todo son ventajas", concluye.

El Instituto Galego de Estatística (IGE) ha publicado el último informe sobre la evolución de la actividad de la construcción y rehabilitación de edificios residenciales y no residenciales. En él se confirma como en Galicia se concedieron, el pasado mes de enero, un total de 268 licencias de obras en edificios, de las cuales 148 correspondían a edificios a rehabilitar y 122 eran hogares de nueva construcción.

Licencias en la provincia de Pontevedra

En lo que respecta a la provincia de Pontevedra, en enero se concedieron 101 licencias (80 para edificios residenciales), lo que supone un descenso de casi un 6% con respecto al mes de diciembre (donde hubo 107) y un incremento de casi un 19% con respecto a enero de 2023 (con 85).

En el municipio pontevedrés solo se registró una licencia y entre los concellos más cercanos destacó Marín (con una), Sanxenxo (con dos) y Cangas (con siete).

Comentarios