El precio de la luz pasa factura al mercado de los vehículos eléctricos e híbridos

Con la subida de tarifas eléctricas, cargar la batería de uno de estos automóviles cuesta cerca de dos euros más, aunque sigue saliendo mucho más barato que circular con gasolina o con diésel
Una 'electrolinera' en el entorno de la ciudad de Pontevedra. J.L. OUBIÑA
photo_camera Una 'electrolinera' en el entorno de la ciudad de Pontevedra. J.L. OUBIÑA

La nueva tarificación eléctrica que entró en vigor el pasado 1 de junio no ha dejado a nadie indemne y los propietarios de automóviles eléctricos e híbridos enchufables no son una excepción. Recargar la batería de uno de estos vehículos cuesta ahora en media cerca de dos euros más y esto es algo que no pasa desapercibido para quienes están pensando en cambiar de coche, si bien circular a base de kilowatios sigue resultando muchísimo más barato que hacerlo con diésel o gasolina.

"Al precio que tiene ahora el kilowatio, ya con la subida de la luz, con un euro puedes recargar la batería para que te permita una autonomía de 50 kilómetros. Recorrer esa misma distancia en un diésel hoy en día sale por algo más de tres euros", explica uno de los profesionales del equipo de ventas de Kia Rías Motor.

Aún así, el encarecimiento del precio de la electricidad es algo que tienen en cuenta los clientes de los concesionarios a la hora de elegir vehículo y que preocupa a quienes ya tienen un automóvil enchufable.

"Es algo que comentan mucho, sobre todo la gente que tiene uno de estos coches y que está notando el incremento del recibo de la luz, pero también suben los carburantes, así que...", añade el mismo comercial, quien indica que este encarecimiento de la electricidad puede haber supuesto un cierto freno en las ventas de este tipo de coches.

"Los clientes que vienen al concesionario convencidos de que quieren un eléctrico o un híbrido, lo van a comprar sin que les influya la subida de la electricidad, porque es algo que ya traen meditado. Otra cosa es cuando el vendedor le ofrece un coche de este tipo a alguien que aún no tiene claro lo que quiere. Entonces sí que preguntan si no les va a salir muy caro con el precio que tiene ahora la luz. Es algo que en un principio los puede echar para atrás, aunque no tiene mucho sentido porque los carburantes también se han encarecido y siguen haciéndolo", afirma el responsable de ventas de Galmotor y de Celtamotor en Pontevedra.

AL ALZA. Con todo y a pesar de la zancadilla que supone el encarecimiento del kilowatio hora, los coches eléctricos e híbridos continúan alcanzando cada vez mayor cuota de mercado y, mientras que las ventas de los diésel y gasolina están en horas bajas, las de los vehículos "recargables" no dejan de subir. Según los datos publicados por ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), el pasado mes de agosto se matricularon en la provincia de Pontevedra 174 híbridos y 38 eléctricos (un 81% más y un 90% más, respectivamente, que en el mismo mes de 2020). Analizando los datos acumulados de todo el año, entre enero y agosto se vendieron 1.350 híbridos nuevos en el territorio pontevedrés y 307 eléctricos, lo que supone entre un 80 y un 86% más que en el mismo período de 2020.

"Los híbridos siguen teniendo mucha más salida que los eléctricos", confirman en Aelsa, el concesionario de Opel en la capital del Lérez.

Los datos de Pontevedra son similares a los del resto de Galicia y en el conjunto de España también se da la misma tendencia: desde enero, la matriculación de automóviles de gasóleo se redujo un 17,6% con respecto al ejercicio anterior y en el caso de los de gasolina el descenso fue del 0,34%; mientras que eléctricos se matricularon un 54% más y en los híbridos enchufables el incremento fue de un espectacular 178,33%.

"Este tipo de vehículos se venden cada vez más. Es una tendencia que crece desde hace tiempo y lo seguirá haciendo", apunta el responsable de ventas de Ford y BMW en Pontevedra. "No es de extrañar que eso suceda. Puedo poner mi propio ejemplo: yo ahora tengo un eléctrico y gasto una cuarta parte de los que gastaba antes con uno de gasóleo recorriendo las mismas distancias", precisa.

Eso sí, sobre todo desde que han entrado en vigor las nuevas tarifas de la luz, los profesionales del sector de la automoción recomiendan enchufar los vehículos por las noches, para aprovechar la denominada tarifa valle que se aplica en horario nocturno y los fines de semana y en la que la electricidad sale más barata.

"Lo que se aconseja siempre es acostumbrarse a enchufar el coche a diario, igual que se enchufa el móvil al llegar a casa, porque es bueno que la batería esté siempre por encima del 80% de carga, y hacerlo por la noche para que resulte más económico", indica el mismo profesional.

De hecho, precisa que la carga doméstica sale bastante más barata que recurrir a los puntos de recarga de estaciones de servicio y otro tipo de negocios. Tal y como recoge la web motorpasion.com, el precio medio en las electrolineras es de unos 0,50 euros por kWh recargado, aunque hay variaciones dependiendo de cada establecimiento. Así, una recarga de 40 kWh arrojaría un coste de 20 euros.

POCAS ELECTROLINERAS. A esto se añade el hándicap de que en la provincia de Pontevedra, al igual que en el resto de Galicia, todavía son muy pocos los puntos habilitados para enchufar coches. España es, de hecho, uno de los países europeos con menos estaciones de recarga y esta sigue siendo una asignatura pendiente para la iniciativa privada y también para las Administraciones Públicas si realmente quieren fomentar el uso de vehículos menos contaminantes.

"En la zona de Pontevedra, por poner un ejemplo, se cuentan con los dedos de una mano los puntos que hay disponibles", lamenta el jefe de ventas de Galmotor.

Es por ello que la mayoría de usuarios de este tipo de automóviles llenan las baterías en sus propios domicilios. "El 90% de nuestros clientes recargan en casa y por la noche", señalan en el concesionario de Kia.

Enchufar el coche de noche ahorra hasta 300€ al año
Con las nuevas tarifas eléctricas, existe la posibilidad de reducir la potencia contratada en una franja horaria y aumentarla en la otra, con vistas a consumir más corriente en el período barato (por las noches) y menos en el caro (durante el día).

Esto afecta a quienes tengan un coche eléctrico o híbrido enchufable y recarguen la batería en horario nocturno, pues necesitarán más potencia en ese período ‘valle’. En este caso, el consumidor podría contratar una potencia menor en las horas más caras y otra mayor en las más baratas. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, conectar un vehículo eléctrico en horario nocturno tiene un coste de peajes y cargos estimado de 24 euros al año.

La diferencia entre cargarlo a cualquier hora del día o por la noche supera los 300 euros al año, ya que el precio de la electricidad en el tramo horario más económico es hasta un 95% más barato que en el más caro.

Desde el mismo organismo se recomienda ir a un punto de recarga público si hay que enchufarlo en horario diurno.

Comentarios