Las prestaciones de los Erte "parecen haber caído en una especie de agujero negro"

CC. OO. denuncia que "una parte importante" de las solicitudes están bloqueadas y que los canales de atención del Sepe están inoperativos
2020051612323633580
photo_camera Un camarero trabajando ayer en una terraza. RAFA FARIÑA

83.339 trabajadores de la provincia se han visto afectados por un Expediente de Regulación de Empleo (Erte) desde el inicio de la pandemia, una cifra que no ha parado de crecer y que corona a Pontevedra como la más castigada por este tipo de ajustes de plantilla. En A Coruña hay constancia de 67.553 asalariados afectados, en Ourense de 18.123 y en Lugo de 15.495.

La Administración autonómica asevera que está poniendo todos los medios a su alcance para agilizar los procedimientos y que hasta la fecha ya ha resuelto "o 97% dos Erte presentados". En cambio, muchos de los afectados siguen sin recibir las prestaciones por desempleo que les corresponden, incluidos los de empresas que presentaron el expediente en marzo, al poco de ser declarado el estado de alarma.

El retraso se debe, según denunció este viernres la unión comarcal de CC OO a la actuación del Servicio Público de Empleo Estatal, Sep,e el ente al que las empresas y particulares deben presentar las solicitudes de las prestaciones una vez es aprobado el expediente. Según el sindicato "una parte importante" de las peticiones !parecen haber caído en una especie de agujero negro", dado que hay muchos Erte "de los que nadie sabe nada y quienes forman parte del mismo están todavía a la espera de que se le abone algo de la prestación que le corresponde. En algunos casos han pasado más de dos meses y no no han recibido ni un euro, y el Sepe no les da información".

CC OO afirma que los canales de atención "están prácticamente cerrados" y que, "mientras en otras provincias se atiende a la ciudadanía y se le resuelven los problemas cuando es posible, en Pontevedra no". Por ello demanda un "trato digno" y canales para solicitar anticipos a los bancos.

"Hace 62 días que no ingreso nada y tengo que dar decomer a mis hijas"

La burocracia y la situación de emergencia han dejado a esta pontevedresa totalmente desamparada ante un sistema que "no me aporta ninguna solución". Yasmina Reguera trabaja como camarera en un establecimiento hostelero pontevedrés, que hace 62 días ha tenido que entrar en un Erte. Son los mismos días que Yasmina lleva sin percibir ningún tipo de sueldo. "Mi empresa se portó muy bien con nosotros, nos pagó los 15 días del mes trabajados al momento y nos tramitó todo, incluso la ayuda de la Xunta, que a mí nunca me llegaron a facilitar desde mi banco", cuenta. El problema ha venido a la hora de cobrar el paro. "En el Sepe nos dijeron que el Erte estaba aceptado desde el 8 de abril, pero que no estaba tramitado. El último día que llamé fue el 29 de abril, me dijeron que la documentación estaba bien, pero que estaban colapsados. Si no entrábamos el día 30 ya no íbamos a cobrar hasta junio, y está claro que no hemos entrado. No hay manera de solucionar esto, ni desde la página web ni por teléfono. En la oficina de Empleo de Pontevedra me dijeron que para que me contesten tengo que tener suerte", explica Yasmina atónita.

"Pues si tengo que tener suerte para darle de comer a mis hijas no sé lo que haré, llevo 62 días sin ingresar nada y los ahorros no duran más de unos meses". A pesar de encontrarse en una situación complicada, junto a otros cuatro compañeros, asegura que no busca "ningún tipo de caridad ni de ayuda". "Lo que quiero es que me paguen por lo que me pertenece, por mi trabajo y por lo que yo he cotizado todo este tiempo. Lo que sea que me corresponda. Pero eso lo he trabajado yo", dice. "Estoy por coger la pancarta y sentarme delante de la sede del Gobierno, es lo que me queda".