Un presunto secuestro para robar cocaína, a la Audiencia

La Boa Vila acoge la vista oral por uno de esos 'vuelcos' en los que presuntos narcotraficantes pretendían quedarse con el dinero y la droga
undefined
photo_camera La vista oral tendrá lugar en el Pazo de Xustiza de la calle Rosalía de Castro de Pontevedra. DAVID FREIRE

Los llamados vuelcos, robos de sustancia estupefaciente entre grupos criminales, están cada vez más extendidos en toda la geografía española, y Galicia no se queda al margen de tan violenta práctica. Armadas, muchas veces con el secuestro, la amenaza, la coacción y la agresión física como elementos clave para el delito, las organizaciones que se dedican a esta práctica suelen irse de rositas por un motivo: las víctimas no denuncian, pues si lo hacen se delatan a sí mismas como narcotraficantes. Sin embargo, en la mañana de este martes, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra acoge un juicio por hechos de este tipo, en el que dos personas decidieron acudir a la nave de una tercera bajo el pretexto de adquirir una partida de cocaína pero con otras intenciones: quedarse con la droga y con el dinero.

El fiscal explica en su acusación que los dos investigados se abalanzaron sobre la víctima, "lo tumbaron en el suelo boca abajo y lo ataron de pies y manos, con bridas y cinta aislante, que en este último caso sujetaba los cargadores de taladro que le habían colocado como peso en las piernas. A continuación, los procesados le colocaron una funda de almohada cubriéndole totalmente la cabeza, lo que le impedía su visión, mientras le pisaban la cabeza y se la golpeaban. Después los procesados le colocaron una soga alrededor del cuello y tiraron fuertemente de ella, mientras le colocaban los pies sobre su espalda, sintiendo con ello que perdía el aire por momentos". En esas circunstancias le exigían a la víctima la entrega de "el dinero y la mercancía", en alusión a la cocaína, algo que, según parece, no acabaron consiguiendo.

Por los hechos, los acusados se enfrentan a sendas penas de diez años de cárcel por los presuntos delitos de detención ilegal y robo con violencia e intimidación.

Comentarios