sábado. 23.11.2019 |
El tiempo
sábado. 23.11.2019
El tiempo

Las primeras vacunas contra la gripe no se hacen esperar

Felisa García vacunando este lunes a un paciente. DP
Felisa García vacunando este lunes a un paciente. DP
Los centros de salud del área sanitaria recibieron un goteo constante de pacientes demandando protección frente al virus ▶ Pese a todo, el inicio de la campaña de vacunación fue menos multitudinario que otros años a causa del mal tiempo

No era muy difícil encontrarse este lunes con algún pontevedrés recién vacunado contra la gripe. Los centros de la salud del área sanitaria recibieron un goteo constante de pacientes demandando la oportuna inyección con motivo de la apertura de la campaña de vacunación. En algunos casos a través de citas programadas ex profeso para protegerse frente al virus más temido del invierno. Y en otros casos de forma imprevista, a raíz de otras consultas ordinarias. Fue el caso de Ada Martínez Couto, una vecina de Pontevedra, de 60 años de edad, a la que propusieron vacunarse en la consulta de enfermería concertada para su madre. "Le dijeron a mi madre que tenía que vacunarse y de paso me preguntaron si yo también quería. Dije que sí, pero vaya, normalmente acudo todos los años a ponerme la vacuna". En 2014 una gripe de libro le afectó con fuerza y, desde entonces, es una de las participantes más fieles en las campaña de vacunación. "No me arriesgo, porque además soy fumadora. Y algún catarro cojo, pero nada que ver con lo que está pasando ahora mi marido, que una gripe en toda regla con fiebre alta", indicaba a la salida del centro de salud Virxe Peregrina.

Por primera vez se suministrarán tres vacunas diferentes, diseñadas para tres franjas de edad distintas

250 PUNTOS. Hace una semana el Sergas abrió la veda para la vacunación del personal sanitario y este lunes fue el turno de dar el pistotelazo de salida para la población en general, prestando especial atención a los colectivos de riesgo.

En el centro de salud Virxe Peregrina la coordinadora de enfermería, Felisa García, era la encargada de dirigir el plan. Desde primera hora comenzó a desenfundar inyectables y aunque percibió la asistencia de "mucha gente", también tuvo la sensación de que la lluvia restó fuerza al inicio de la campaña. Otros años el primer día es una auténtica avalancha. "Siempre que empieza la campaña recibimos a un montón de gente, pero hoy (por este lunes) la lluvia hizo que vinieran menos. De hecho, tengo a gente citada para vacunarse que no ha venido", comentaba en su consulta.

Pese a todo, la caída de la afluencia no es motivo para alarmarse. Al menos, de momento. La campaña estará activa hasta el próximo 27 de diciembre y solo en la provincia de Pontevedra habrá 250 puntos de vacunación, repartidos en centros de salud, hospitales, consultas médicas privadas, centros para la tercera edad, unidades asistenciales de drogodependencias, centros penitenciarios y unidades de atención a discapacitados.

MÁS DOSIS. Bajo el lema A Gripe vai chegar... Vacínate, la campaña emprendida por la Consellería de Sanidade ha comprendido la adquisición de 615.000 dosis de vacunas antigripales, valoradas en 3.466.632 euros. El volumen implica un aumento de 7.000 dosis y un incremento del presupuesto en de 1.283.412 euros más respecto a 2018.

Una de las principales novedades es que este año se usarán tres tipos de vacuna: la vacuna tetravalente de cultivo en huevo, que puede ser utilizada en la población infantil con determinadas patologías de base (entre los seis meses y los 14 años de edad); la vacuna tetravalente de cultivo celular, que se empleará por primera vez en personas con factores de riesgo de entre 15 y 64 años (así como en embarazadas); y la vacuna trivalente adyuvada, dirigida a las personas mayores de 65 años.

El Sergas pretende llegar a una cobertura mínima del 35% en la población de entre 60 y 64 años y a una del 65% en los mayores de 65. Además, espera conseguir que la mitad de los trabajadores sanitarios (para los que está recomendada la vacuna de forma explícita) se vacunen y que el 55% de las embarazadas hagan caso de esta misma recomendación.

En la procura de estos porcentajes, el Sergas volverá a activar a partir de la cuarta semana de la campaña el programa de promoción da vacinación antigripal, de modo que los profesionales de enfermería llamarán o enviarán mensajes a la población diana, especialmente a los mayores de 65 que a esas alturas no estén vacunados y cuyos teléfonos estén registrados en el sistema sanitario.

El año pasado en el área sanitaria se administraron 85.808 dosis, de las que 38.354 fueron suministradas a mayores de 65 años, en los que se alcanzó una cobertura del 56,69%. Como ha ocurrido en los últimos años, Sanidade ofrecerá información actualizada sobre la campaña en web temática gripe.sergas.gal.

PRIMEROS PACIENTES EN VACUNARSE FRENTE A LA GRIPE

Manuel Casás, vecino de Pontevedra
"No evita que pueda aparecer la gripe, pero si lo hace, es más leve"

Manuel Casás. DP - Primeros pacientes en vacunarse frente a la gripe

Manuel Casás fue uno de los pacientes que se vacunaron el lunes contra la gripe en el centro de salud Virxe Peregrina. Lo hace "desde hace años" y con motivo de una artritis, una de las dolencias consideradas como factor de riesgo. De hecho, tiene 66 años y lleva diez protegiéndose contra el virus más temido del invierno. "Ya tenía la cita concertada desde la semana pasada y, aunque no evita que la gripe pueda aparecer, si lo hace, lo hace más leve", señalaba al salir de la consulta.

María Evangelina Soto, vecina de Pontevedra
"Me lo recomendó el cardiólogo hace muchos años"

María Evangelina Soto. DP - Primeros pacientes en vacunarse frente a la gripe

María Evangelina Soto acudió este lunes al ambulatorio Virxe Peregrina y, según señaló a este periódico, es una de las pacientes que solicitará cita para vacunarse contra la gripe en los próximos días. Su edad "es un secreto", pero esta vecina lleva más de dos décadas protegiéndose frente al virus gripal a causa de una cardiopatía considerada como un elemento de riesgo. "Me lo recomendó el cardiólogo hace muchos años, unos 20, y desde entonces vengo siempre a vacunarme".

Eduardo Silva, vecino de Pontevedra
"Es bueno para evitar la gripe y no noté ningún efecto secundario"

Eduardo Silva. DP - Primeros pacientes en vacunarse frente a la gripe

Eduardo Silva fue de los más prevenidos y, aprovechó su cita con el Sintrom para vacunarse contra la gripe, exactamente igual a lo que hizo el año pasado en el centro de salud Virxe Peregrina. Tiene 63 años y, una vez más, siguió la recomendación de su doctora de protegerse frente al virus. Según traslada a los más pacientes reticentes que todavía muestran recelo frente a la inyección, "vacunarse es bueno para evitar la gripe" y, además, "en mi caso no noté ningún efecto secundario".

Las primeras vacunas contra la gripe no se hacen esperar
Comentarios