Un proyecto pontevedrés premiado en  'Repensando la participación en los espacios educativos'

La iniciativa 'El mundo que queremos: Reto Cinturón Verde' del CEIP Valle-Inclán ha sido galardonada en este certamen impulsado que premia acciones dirigidas al ámbito educativo tras la crisis causada por la pandemia
Anuncio del premio. TWITTER
photo_camera Anuncio del premio. TWITTER

Un proyecto de docentes del CEIP Valle-Inclán de Pontevedra ha sido reconocido en el concurso Repensando la participación en los espacios educativos de Educación Conectada, una iniciativa impulsada por BBVA y Fad que comprende un conjunto de acciones dirigidas al ámbito educativo tras la crisis causada por la pandemia.

En la modalidad para docentes ha resultado ganadora la idea Activa tu recreo presentada por Daniel Gómez Merino –del CEIP El Arcipreste de Hita de El Espinar–, Vanesa Domínguez Calderón –del CEIP la Pradera de Valsaín– y María Peinador Ramírez –del colegio Nuestra Señora de la Fuencisla de Segovia–, basada en la creación de una red de centros en la que cada uno plantea distintos desafíos individuales a los alumnos para realizar en el patio y, después, compartir estos desafíos con el resto de centros escolares a través de vídeos.

El segundo premio ha sido para la propuesta El mundo que queremos: Reto Cinturón Verde, presentada por Paula Rey Silva junto con el resto del equipo docente del CEIP Valle-Inclán de Pontevedra, y consistente en un vivero de 1.000 árboles, que cuidaron los diferentes grupos burbuja para reforestar los montes del entorno.

Por último, Proyecto Casas, una idea presentada por Héctor Fernández Bahíllo junto con nueve docentes más del IES Basoko de Pamplona, ha obtenido la mención de honor de esta modalidad. La iniciativa está dirigida a la integración del alumnado de los diferentes programas lingüísticos para favorecer las relaciones más allá del grupo-clase y crear "un clima de convivencia inclusivo, respetuoso y saludable".

El proyecto El bosque de los sentidos presentado por Aránzazu Macho Arconada, del colegio Salesianos Deusto de Bilbao, ha obtenido el tercer premio en la modalidad para docentes. Según ha explicado desde BBVA y Fad, "esta idea permitió habilitar los espacios exteriores del centro como aulas de Infantil, donde los alumnos tuvieron la oportunidad de aprender en la naturaleza a través del juego y disminuir las posibilidades de contagio".

El objetivo del concurso Repensando la participación en los espacios educativos es ofrecer a docentes y estudiantes universitarios –grado y posgrado– la oportunidad de presentar soluciones a centros escolares sobre cómo establecer medidas que potencien las habilidades relacionales del alumnado manteniendo la distancia de seguridad requerida para la contención del virus.

LAS PROPUESTAS DE JÓVENES UNIVERSITARIOS. En la categoría dirigida a estudiantes universitarios, la idea ganadora ha sido la de Amelia Guede Rodríguez, estudiante del Grado de Filosofía y Antropología Social y Cultural de la UNED y residente en Ourense. Su propuesta integra el teatro en las aulas como herramienta de aprendizaje, participación y relación de manera segura, representando distintas situaciones a las que los jóvenes deben hacer frente.

Beatriz Balseiro Campoamor, estudiante del Grado de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad Complutense de Madrid, se ha alzado con el segundo premio con ContagiArte, que propone que niños y niñas profundicen durante diez días en actividades artísticas que no forman parte del currículo escolar, como la danza o el teatro.

La propuesta de José Porrero Fernández, estudiante de Grado de Arquitectura en la Universidad Francisco de Vitoria, ha obtenido el tercer premio, con una iniciativa centrada en los talleres abiertos creativos que buscan potenciar el espíritu del trabajo en equipo a través del debate sobre temáticas que se adaptan a las edades del alumnado y que pueden realizarse en pequeños grupos y al aire libre.

La mención de honor en esta categoría ha sido para Cristina Alós Belda, estudiante de Máster en Educación Bilingüe en la Universidad Internacional de Valencia. Su propuesta, El puzzle de Aronson, alude a la técnica de aprendizaje cooperativo y "permite trabajar en un ambiente seguro para el alumnado, favorece la interacción y posibilita que puedan practicar sus habilidades sociales y comunicativas".