Del pub al ropero de Cáritas

El propietario de un local de copas de Pontevedra dona a la caridad las prendas que su clientela se deja y no reclama. Entre los olvidos hay de todo: desde paraguas, cazadoras y bufandas hasta pantalones
Carlos Sierra entregando esta semana en Cáritas las bolsas con ropa y complementos que la clientela ha dejado en The Groove House. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Carlos Sierra entregando esta semana en Cáritas las bolsas con ropa y complementos que la clientela ha dejado en The Groove House. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"Me harté de recoger ropa en el pub. La gente, cuando bebe un par de copas, se olvida de las cosas". Lo asegura Carlos Sierra Rodríguez, el propietario de un local de copas de Pontevedra, que ha decidido convertir estos olvidos en actos altruistas. ¿Cómo? Donando a la caridad las prendas que su clientela se deja y no reclama.

En The Groove House, el negocio que dirige desde hace seis años en la Rúa Real, en pleno corazón del casco histórico, se ha encontrado casi de todo. "Hay ropa buena. Pero aquí la gente se deja de todo. Hemos encontrado todo tipo de ropa: cazadoras, sudaderas, camisetas, bufandas o fulares. Lo más raro que me he encontrado en esta vez fueron pantalones. Me quedé bastante sorprendido. ¿Quién se olvida de un pantalón?", se pregunta esbozando una sonrisa.

La semana pasada, él y su equipo reunieron las prendas sin dueño que han ido acumulando en los últimos cinco meses. "Siempre anunciamos en nuestras redes sociales cuando la gente se deja algo atrás. Si nadie lo reclama en meses, lo donamos", explica.

La entidad elegida para entregar la ropa fue la sede que Cáritas tiene en la ciudad, concretamente en la calle Joaquín Costa. Hasta allí se desplazó el pasado viernes el propietario de The Groove House para depositar tres grandes bolsas llenas de sudaderas, chaquetas, bufandas, paraguas y hasta una mochila. "Es ropa buena. Y de gente joven, por eso pensamos que podría serles útil", comenta.

Ropa expuesta en el pub antes de ser donada a Cáritas. D.P.
Ropa expuesta en el pub antes de ser donada a Cáritas. D.P.

Carlos dejó todos los artículos en la ONG parroquial un día después del último intento de encontrar a sus propietarios, vía convocatoria en su perfil de Instagram. "Es la tercera vez que traemos la ropa a Cáritas. Al haber mucha cantidad, lo que hacemos es traerla directamente aquí y no dejarla en los contenedores, porque las bolsas son muy grandes y no caben", expone.

A pesar de que estos descuidos son habituales, el hostelero reconoce que la mayor parte de las personas que se dejan algo en su pub suelen recuperar sus pertenencias. "La gente no solo deja ropa, también llaves, pendientes, pulseras o móviles. Aquí, cuando recogemos, encontramos de todo", señala.

En Pontevedra hay diez contenedores de ropa y calzado
Cáritas Interparroquial dispone de una red de contenedores para la recogida de ropa y calzado en Pontevedra. En total dispone de diez puntos de este tipo repartidos entre el centro, los barrios y algunas parroquias del rural.

La tienda Arroupa
Los artículos que se depositan en este contenedor rojo son clasificados y se distribuyen a través de la tienda Arroupa, que Cáritas tiene en Eduardo Pondal. Las personas beneficiarias obtienen las prendas a través de vales que emite la propia entidad. A mayores, la ONG tiene un servicio de ropero en Joaquín Costa para atender emergencias.

Comentarios