El puente salvará un mes de escasa ocupación en los alojamientos locales

El tirón de las luces de Vigo explica que hoteles y viviendas turísticas manejen previsiones que rozan el lleno en los primeros días del mes ► Cada pontevedrés se gastará una media de 745 euros en Navidad
Dos jóvenes, ayer, paseando por el centro con maletas. JAVIER CERVERA-MERCADILLO (2)
photo_camera Dos jóvenes, paseando por el centro con maletas. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Resta algo menos de un mes para zambullirnos de lleno en la Navidad pero los pontevedreses se han apresurado a aligerar la cartera, tanto en lo que a compras se refiere como a los posibles desplazamientos, aprovechando el puente de la Constitución. Un fenómeno que también se detecta a la inversa, como lo prueba la ocupación hotelera prevista para los primeros días de diciembre.

Los distintos negocios consultados refieren una ocupación de entre el 80 y el 90%, casi rozando el lleno. El perfil de los inquilinos es el de una familia con uno o dos hijos, mayoritariamente nacional, y procedente de fuera de Galicia.

Paula Lourido, presidenta de la Asociación de Hoteleros de Pontevedra, destaca que "este año el puente coincide mejor con las fechas, arrancando en un miércoles y acabando en fin de semana. Eso facilita que muchas personas aprovechen el viaje para pernoctar varios días".

Tal y como ya había adelantado el portal especializado en viajes eDreams, la visita a las luces navideñas de Vigo es uno de los principales polos de atracción de foráneos, que aprovechan la estancia para recorrer otros rincones de las Rías Baixas.

Partido de España. "También tenemos buenas cifras de reservas para este fin de semana, con motivo del partido de la Selección Femenina de Fútbol", puntualiza Lourido. En este caso, los viajeros refrendan sus intenciones de acercarse hasta Vigo durante el fin de semana.

Portales especializados en reservas online, como Booking, certifican esta elevada demanda de habitaciones en la Boa Vila. Algunos hoteles han colgado el cartel de completo en esta web y en aquellos que todavía disponen de camas libres, el alojamiento del 5 al 9 de diciembre cuesta entre 439 y 820 euros.

Algo similar ocurre en los negocios de los concellos limítrofes. Alojarse en Poio durante esas fechas supone un desembolso a partir de los 600 euros.

Estos positivos datos económicos se trasladan igualmente a las viviendas turísticas. Dulcinea Aguín, presidenta de Aviturga, apunta que "el puente supone un pico importante, aunque en nuestro caso es difícil hablar de previsiones de ocupación porque las reservas se suelen cerrar justo en la víspera". A este hábito de los clientes se suma que en esta época del año solo está operativa la mitad de la oferta de este tipo de alojamientos.

En lo que sí coinciden tanto particulares como hoteles es que a partir del puente, los niveles de ocupación descienden drásticamente, hasta ni siquiera alcanzar el 20% en algunos establecimientos. "Es una tendencia habitual en diciembre. El resto del mes acostumbra a ser muy flojo y solo se ha animado en los últimos años por las luces de Vigo o eventos puntuales en la ciudad", destaca la presidenta de los hoteleros.

Gasto en Navidad

El alojamiento durante una posible escapada en diciembre es solo una parte del gasto que se realiza en estas fechas, que en la mayoría de las economías domésticas acostumbra a ser el más elevado del año.

La tradicional encuesta que realiza la Organización de Consumidores y Usuarios al respecto indica que el desembolso medio se situará en los 745 euros, 10 euros más que el pasado año.

El análisis es de ámbito estatal pero la Ocu asegura que es perfectamente aplicable a Pontevedra. De sus conclusiones destaca el notable aumento del presupuesto para cenas y comidas con familiares, amigos y compañeros de trabajo (150 euros, por los 138 euros de 2022) y el gasto en viajes y vacaciones (112 euros frente a los 101 euros del año pasado). Mientras que se mantiene elevado el de lotería de Navidad (71 euros) y, sobre todo, los regalos (396 euros).

A este respecto, Internet sigue siendo el canal prioritario para uno de cada tres encuestados, frente al 30% que prefiere comprar en tiendas físicas. El resto, combinará en igual medida ambos canales.

Además del gasto, llama la atención el aumento de las salidas típicas de las fechas navideñas: un 68% visitarán los mercadillos de Navidad (62% el año pasado), el 60% saldrá a ver la Cabalgata de Reyes (56% en 2022) y el 50% saldrá a comer o cenar con los compañeros de trabajo (44% el año pasado). Es decir, se prevé una mayor movilidad ciudadana y, consecuentemente, un mayor ataque a la cartera. A mayores, el 86% de los consultados asegura que acudirá a cenas con no convivientes.

La encuesta también revela frecuentes excesos en las compras de Navidad: el 55% de los consumidores cree que gastará más de lo previsto; y eso que hasta un 26% reconoce que prefiere dar sus regalos en enero para aprovechar posibles descuentos.

En cualquier caso, un 35% advierte que las compras de regalos le causa un importante estrés.

El bum del Black Friday da paso a unos días de tregua

Los juguetes no se libran de la fiebre consumista del Black Friday y desde hace varios años es habitual que las cadenas y establecimientos especializados intenten enganchar al cliente con jugosas promociones. En los casos más ambiciosos, las campañas comienzan ya el 1 de noviembre.

La encargada de Juguettos en Pontevedra explica que el fenómeno del viernes negro arrancó en vísperas de la pandemia, hace tres o cuatro años, "y ahí fue un auténtico boom. Desde entonces, se ha amortiguado bastante, pero sigue siendo la época más fuerte de ventas".

Este volumen de compras compulsivas da paso a un periodo de tregua, en el que el gasto se contiene bastante, "hasta la víspera mismo de Navidad o Reyes, donde vuelve a incrementarse notablemente".

Juguetes preferidos. En líneas generales, los compradores acuden a las jugueterías "con la carta ya hecha" y tienen claro lo que buscan. El gasto medio por niño se ha reducido en los últimos tiempos hasta llegar a una media de 50 euros.

Desde Juguettos explican que este descenso se debe a que el binomio juguete-chaval ha reducido su franja de edad hasta llegar a los 10 años. "A partir de ahí, los niños prefieren otro tipo de regalos, como móviles, tabletas, consolas..."

Todas las Navidades hay un juguete que se lleva la palma y en esta ocasión los reyes indiscutibles de las compras son el Wild Tigerbot de Superthings y la Nancy Aitana, que casi está agotada. Sus precios: 50 y 40 euros, respectivamente.

Juegos de mesa. La responsable de Juguettos destaca otra preferencia que está arrasando este año: los juegos de mesa. Los más demandados son los que se pueden jugar en familia o con amigos, pero con dos características fundamentales: que sean cómodos y fáciles de trasladar (para poder jugarlos en cualquier lugar) y que las partidas sean rápidas y no se eternicen. "Nos piden mucho de cartas, de habilidad, de inteligencia... Los precios son muy variados, dependiendo de la complejidad de cada uno, pero en líneas generales los pontevedreses están conteniendo bastante el gasto", agrega.

Comentarios