domingo. 07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo

El pulso del emprendedor resiste, pero muta

Jóvenes en la feria de emprendimiento Pont-Up Store organizada por la UVigo en colaboración con el Concello de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Jóvenes en la feria de emprendimiento Pont-Up Store organizada por la UVigo en colaboración con el Concello de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El municipio pontevedrés alcanza los 5.467 autónomos, una cifra que se mantiene estable en la última década ►Lo que cambia es el perfil: el comercio y la hostelería acusan "las mayores bajadas de la historia", mientras repuntan las altas de emprendedores en otras áreas, como actividades profesionales, sanitarias, educativas y de transporte

El emprendimiento goza de buena salud en la ciudad del Lérez. Es la primera conclusión que uno extrae cuando examina las cifras que facilita la Unión de Profesionales y Trabajadores Autonómos (UPTA), las cuales advierten de que el municipio alcanzó el pasado mes de octubre los 5.467 autónomos.

El cómputo arroja una bajada de 30 afiliados en el último año, pero sigue estando dentro de una franja que, en los últimos diez ejercicios, ha oscilado entre los 5.000 y los 5.500 autónomos. De hecho, solo hubo cuatro excepciones en las que el total se situó por debajo de este intervalo: en 2012, 2013 y 2014, coincidiendo con los coletazos más fuertes de la crisis en el mercado laboral local.

UPTA calcula que en el último año se han dado de baja 400 autónomos de la provincia en el sector comercio, para el que urge medidas

Por tanto, en términos de volumen, la flota de autónomos resistió a las zancadillas de la macroeconomía. Otra cosa es el perfil del emprendedor que, a tenor de lo que arrojan las estadísticas y los expertos, sí ha mutado.

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, advierte de que "el comercio y la hostelería están sufriendo las mayores bajadas de autónomos de los últimos años", y que Pontevedra no ha logrado escapar de esta tendencia. El desglose no llega a escala municipal, pero Abad incide en que "en el último mes han desaparecido en Galicia 500 autónomos" y en que "casi un 35% proceden del comercio tradicional, un porcentaje que se podría extrapolar a Pontevedra".

En el último año, la asociación ha contabilizado el cierre de 3.500 comercios gallegos que eran regentados por autónomos y la desaparición de casi 400 autónomos de la provincia pontevedresa dedicados al comercio (que han dejado el cómputo final de esta rama en los 18.181). En paralelo, Abad subraya que la hostelería sigue estando "ceñida" a una demanda "estacional", de forma que "a finales de agosto o principios de septiembre desaparecen los autónomos que surgen a partir de mayo". Las hojas de cálculo le dan razón. La provincia terminó octubre con 7.216 trabajadores por cuenta propia del sector hostelero, casi 500 menos de los que se contabilizaban en agosto.

La mitad de los autónomos son mileuristas
El 50% de los autónomos de Pontevedra ronda o apenas supera el salario mínimo, según los cálculos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autonómos (UPTA). Además, el 83% cotiza la base mínima (944,40 euros) y, por extensión, se jubila con una pensión de mínimos, de 672,16 euros.

Consumo responsable
Al margen de los deberes que encomienda al colectivo de autónomos, el presidente de UPTA emplaza al consumidor a "empezar a tomarse en serio que hay que empezar a tener pautas de consumo responsables y que esto también pasa por consumir en el comercio de proximidad". Aparte, insta a la Administración a reformular la tarifa plana de los autónomos. "No sirve emprender por emprender, sino que debemos meter en el mercado a emprendedores de calidad".


MEDIDAS. Abad atribuye el descalabro de los autónomos en ambos sectores a un "problema coyuntural de la situación económica que vivimos en la provincia" y a la "atomización del comercio, que ha acabado sobredimensionado por encima de la demanda que existía". Por este motivo, recomienda e incluso urge a los emprendedores de estas áreas "hacer esfuerzos" y "cambiar los hábitos comerciales". "Hemos dejado de ser atractivos para el nuevo consumidor, que compra por Internet a cualquier hora y que le gusta recibir el producto en casa. Por eso tenemos que llevar a cabo una modernización real y poner en marcha actividades conjuntas que permitan competir con las grandes empresas de comercialización, Amazon o Alibaba, que son las que están capitalizando el consumo minorista". Por si quedaran dudas, Abad añade: "La creación de actividades por parte de autónomos ha bajado más de un 23%".

A nivel provincia, el balance de octubre cerró con 66.800 autónomos, 91 menos que los que se contabilizaban hace un año, y una vez más las bajas (10.023) superaron a las altas (9.643). Aparte del comercio y la hostelería, destaca la caída de los autónomos dedicados a industrias manufacturadas, al sector financiero y a la agricultura. ¿Y cuáles aumentan? Hay varios ejemplos, pero es llamativo el aumento de emprendedores dedicados a actividades profesionales (5.226), actividades sanitarias (2.241), actividades ligadas a la educación (2.035) y transporte (3.775). Según el último recuento de UPTA, Galicia acabó octubre con 209.308 autónomos, 565 menos que hace un año. Y, según los datos del Ministerio de Empleo, España llegó en ese mismo mes 3.271.976 trabajadores por cuenta propia, un 0,41% más que en 2018, gracias al repunte del emprendimiento en siete únicas comunidades: Madrid, Valencia, Murcia, Extremadura, Canarias, Baleares y Andalucía.

TESTIMONIOS


Fabio Puertas Durán. Emprendedor
"Tenía ganas de recuperar mi oficio y disfrutar de más tiempo con la familia"

Fabio Puertas Durán, emprendedor. RAFA FARIÑA - Peluquería

Fabio Puertas Durán, de 34 años de edad, abrió este miércoles al público su propia barbería en la calle Joaquín Costa, en un local muy próximo a la Policía Nacional. El negocio lleva su nombre y significa un importante punto de inflexión en su vida laboral, en la que ha pasado de ser empleado a empleador en potencia.

Lleva 17 años en la profesión y dice haber dado el paso por dos motivos. Uno de ellos es que se vio "preparado" para tomar las riendas de su propia empresa. Y otro, que ya era incapaz de contener las ganas de lograr "más tiempo con la familia".

En los últimos cuatro años se dedicó a seleccionar y formar a los peluqueros de una importante empresa del sector de Pontevedra, lo que implicaba "muchos viajes" y largas estancias fuera de casa. La distancia con los suyos y la experiencia acumulada empezaron a alimentar poco a poco las ganas de montarse por su cuenta, hasta que llegó un punto en el que decidió aventurarse en la travesía del emprendimiento. "Sé cómo funciona el sector y, además, tenía ganas de recuperar mi oficio, porque me gusta tratar con la gente. Por eso me animé", relata a este periódico.

La apertura del negocio le ha supuesto una inversión "media", a la que ha destinado fondos propios y el paro único. De momento trabaja solo, pero su idea es "crear uno dos puestos de trabajo", todo depende de cómo respire la empresa. "El primer día está yendo muy bien, la agenda de la tarde se quedó completa, pero hay que ir viendo como evoluciona. Puede ser un espejismo, porque este suele ser un mes movido para nuestro sector". Ante todo, Fabio aboga por la prudencia.

La barbería está especializada en la peluquería masculina y en el tratamiento de barbas, algo que "hoy en día está muy de moda".


Uxía Arias García. Emprendedora
"Emprender no es para todo el mundo, pero recomiendo que nadie se quede con la duda"

Uxía Arias García, emprendedora. CEDIDA - Meraki

Uxía Arias García, de 28 años de edad, lleva dos años trabajando en su casa de Seixo, donde pilota los mandos de Meraki, un pequeño estudio de diseño desde el que ayuda a otros emprendedores y a "empresas conscientes" a alcanzar "una imagen de marca acorde a lo que son".

Su negocio va especialmente dirigido a "sociedades que, además de velar por la sostenibilidad de su economía, tienen en cuenta la parte social y ambiental" de sus "acciones". Y en su caso es un detalle importante, porque uno de los detonantes que le llevó a emprender con 26 años fue que "no estaba en sintonía" con las firmas a las que iba destinado su trabajo cuando era empleada en una empresa de Pontevedra. "Era algo que me frustraba mucho, hasta el punto de que llegué a plantearme si me había equivocado de profesión. Luego vi que había algún estudio que lo hacia en España, pero tenía que irme de Galicia y a mí me gusta vivir aquí. Por eso decidí probar y, la verdad, es que por ahora va bastante bien".

Uxía trabaja para empresas de todo el país, sobre todo de Madrid, y de diversos sectores, desde firmas de cosmética ecológica a otras dedicadas a eventos que quieren apostar por el producto local o rural. Su rutina como emprendedora es de todo menos rutinaria, y lidia entre "días de subidón, en los que te parece todo una maravilla y te preguntas por qué no has hecho esto antes, y otros días de bajón", en los que cambia la perspectiva.

Lo que más echa en falta es la relación con otros trabajadores y lo que más añoró en su día es "más información sobre la parte legal de la empresa". Hoy, si tuviera que dar un consejo, diría: "Emprender no es para todo el mundo, pero si tienes una semilla que dice que lo pruebes, recomiendo que nadie se quede con la duda. Además, si son menores de 30, hay ayudas".

El pulso del emprendedor resiste, pero muta
Comentarios